Caleta Olivia - Santa Cruz - Argentina
"Portal a los Hielos Eternos"

Bandera de la Provincia de Santa Cruz, Argentina.
Mapas
Página Principal
Mapas
Bandera de la República Argentina.

2020 - ¡Feliz Aniversario Caleta! - 2020


Buscador Interno



en la Web
en caletao.com.ar
en elchenque.com.ar

Indice Temático

Accesorio Arte y Cultura
Accesorio Biblioteca
Accesorio Culto
Accesorio Deportes
Accesorio Ecología
Accesorio Economía
Accesorio Educación
Accesorio Enlaces
Accesorio Fauna
Accesorio Flora
Accesorio Fotografías y Videos
Accesorio Geografía
Accesorio Historia
Accesorio Org. No Gubernamentales
Accesorio Política y Gobierno
Accesorio Primeros Habitantes
Accesorio Salud
Accesorio Turismo

Accesorio Artículos
Accesorio Colaboraciones
Marca. Efemérides Patagónicas
Accesorio Videos

Accesorio Webmaster
 


Servicios

Accesorio Estado del Tiempo
Este enlace lo llevará a conocer el Estado del Tiempo de Cañadón Seco proporcionado por la Administración General de Vialidad Provincial (AGVP).


Aspectos Técnicos

Este Sitio está en:
Permanente Construcción.

Actualizado al:
27 de Noviembre de 2020

Resolución:
Sin resticción.

Optimizado para:
1366 x 768 px.

Publicadas desde el:
27 de Junio de 1999


Correo Electrónico

E-Mail: gonbal@gmail.com

Enlace al Sitio de Comodoro Rivadavia, Chubut, Argentina.
Enlace al Sitio GonBal.
Enlace al Sitio de Cañadón Seco, Santa Cruz, Argentina.
 
3074 Páginas - Año XXI - 1968 Imágenes
Actualizado al: 27 de Noviembre de 2019 - Próxima Actualización: 05 de Diciembre de 2020

Temas de la Semana

Salud:

"Prótesis PIP,
10 años después"

Nuevo.
El escándalo de las prótesis mamarias de la compañía francesa PIP salió a la luz en marzo de 2010, cuando se supo que la empresa utilizaba un gel de silicona no homologado para uso médico, en vez del gel Nusil autorizado que declaraba emplear. Se estima que medio millón de prótesis fraudulentas PIP fueron fabricadas y vendidas en el mundo entre 2001 y 2010, valiéndose de los ineficaces controles por parte de la empresa certificadora TU¨V Rheinland. En la Argentina, se estima que alrededor de 15 mil mujeres recibieron estas prótesis mamarias, que se comercializaron..
Entrar (www.o-12.com.ar)

Educación y Formación:

"A 50 años del Premio Nobel a
Luis Federico Leloir"

Nuevo.
Sus hábitos eran espartanos. Fuera del trabajo en sus escasas salidas o en el trayecto hacia el laboratorio, Leloir vestía con extrema pulcritud. Trajes a medida, camisas planchadas con precisión arquitectónica, zapatos siempre lustrados y del mejor cuero, una buena corbata.
Pero en el trabajo su aspecto era otro. Una imagen icónica, rescatada por el ojo del fotógrafo de la revista Gente en esa jornada de 1970, condensó su figura para siempre. El delantal de trabajo gris, gastado, mezcla de colegial con portero, los hombros encorvados sobre la mesa (la tarima, para...
Entrar (www.caletao.com.ar)

Historia:

"Día de la Tradición:
Juegos gauchos"

Nuevo.
Diadema Argentina, también nominada en Comodoro de forma simple «Diadema» y de modo más simple «km 27», es un barrio dedicado al petróleo y la energía eólica en el departamento Escalante, provincia del Chubut, Argentina. Aunque no integra el aglomerado de la ciudad petrolera, sí es parte del municipio de Comodoro Rivadavia. Por su distancia a 27 kilómetros del centro del aglomerado es considerado una localidad rural. Su principal vía de conexión es la Ruta Provincial 39. El barrio posee una forma única...
Entrar (www.elchenque.com.ar)

Historia:

"KM 27
Estación Diadema"

Nuevo.
Estación Diadema Argentina o Kilómetro 27 es una ex estación ferroviaria del Ferrocarril de Comodoro Rivadavia que unía a esta localidad con Colonia Sarmiento, ambas en la provincia de Chubut (Argentina). A partir de esta estación creció un pequeño poblado que posteriormente comenzó a formar parte de la ciudad de Comodoro Rivadavia. Toma su nombre del poblado petrolero fundado por la Shell. En tanto su otro nombre fue tomado del kilómetraje de las vías desde la estación matriz hasta aquí, que ...
Entrar (www.elchenque.com.ar)

Salud:

"Autismo"
Nuevo.
Información y manual sobre «Autismo» para Padres de niños ...
Entrar (www.caletao.com.ar)

«Wallpaper» de 2019:

"Imágenes de Patagonia"
Nuevo.
A partir de este Mes podrán elegir los «Fondos de Pantalla» ...
Entrar (www.caletao.com.ar)

Arte y Cultura:

"Ivana Adzija"
Un Nuevo récord mundial sin precedentes en el Mundo estableció ...
Entrar

«Artículo»
 



Caleta Olivia
 


Cartel ingreso norte por la Ruta Nacional N° 3.

  • Más videos y fotos: GonBal.

  • A fines del siglo XIX, bajo el estímulo de las leyes especiales del gobierno nacional, comenzó el interés por la región austral, que sería con el correr de los años y por el trabajo de verdaderos pioneros, una de las zonas más ricas del país: la Patagonia.
    Corría el año 1898, y el entonces presidente de la Nación, general Julio Argentino Roca, quien asumía por segunda vez la presidencia, dispuso solucionar una de sus principales preocupaciones: el problema limítrofe con Chile.
    Así, como parte de la política de conquista e incorporación de los territorios nacionales y también por razones de soberanía, como consecuencia de las continuas incursiones de habitantes chilenos, en el año 1899 el presidente de la Nación dispone la extensión de la línea telegráfica desde Río Negro hasta Cabo Vírgenes, en el extremo sur de la provincia de Santa Cruz.

    El gobierno nacional se dedicó de lleno a proyectar e iniciar trabajos de infraestructura básica de comunicaciones ferroviarias, marítimas y telegráficas en la Patagonia.
    Esta política contribuyó a la radicación en la Patagonia de aldeas debido a la necesidad de contar con desembarcaderos de materiales propios para la obra, así como también de abastecimiento para el personal.
    Cada sección de línea sería entregada por lo menos cada 100 kilómetros y se consideraría como concluida desde el día en que la Dirección General de Telégrafos recibiera el primer telegrama.
    La construcción de esta línea no fue tarea fácil. Se trataba de llevar el progreso de aquel sistema de comunicaciones a lugares remotos, y cruzar con la línea de postes y de alambre lugares por donde nunca había transitado persona alguna.

    El encargado de esta ardua empresa fue el ingeniero don José Olivera, el inspector y jefe constructor de líneas más capacitado que recorrió nuestras estepas plantando millares de palmas y tendiendo millones de metros de alambre.
    A fines de abril de 1901 las obras avanzaban penosamente hacia Comodoro Rivadavia. Ese año el otoño y el invierno se destacaron por su crudeza. Noticias de la época comentaban que el personal de las obras encontraba obstáculos insuperables ya que tenía que efectuar sus trabajos entre la nieve, pero confiaban que pronto los hilos estarían instalados hasta Rada Tilly si no descargaba otra gran nevada.

    El vapor de la Armada «Guardia Nacional», bajo el mando del teniente de navío Ezequiel Juan Julio Guttero, tenía a su cargo la tarea de desembarcar los materiales para la construcción de la línea telegráfica en bahía Lángara.
    Cuando el navío arriba al lugar y reconoce toda la bahía en lancha a vapor se encuentra con la imposibilidad de atracar con ninguna clase de embarcación debido al placer de piedra que bordea toda la playa, por lo que resuelve zarpar y recorrer la costa hacia el lado de bahía del Fondo, ubicada frente al cerro Pan de Azúcar para encontrar un desembarcadero.

    Las condiciones climáticas y marítimas no le permitieron avanzar, por lo que el navío tuvo que fondear en la costa y su tripulación enfrentar sobre la máquina la adversidad de la noche que acaeció.
    El día 26 de mayo de 1901, reconociendo la costa, el teniente de navío Ezequiel Guttero divisa un paraje abrigado entre dos restingas a pocas millas de punta Murphy en el golfo San Jorge, que resultó ser una caleta pequeña pero muy abrigada y profunda que permitió en muy buenas condiciones realizar el desembarco de 800 palmas y 700 rollos de alambre.

    Este fue el primer marino que reconoció nuestra caleta. Según versiones generalizadas, Ezequiel Guttero bautizó a esta caleta con el nombre de Olivia en homenaje a la única dama de su tripulación en el viaje. Pero ésta es una versión que nunca se ha podido comprobar ni refutar.
    Avanzando con la obra del tendido de la línea telegráfica, el ingeniero Olivera, al retirar el cargamento en Caleta Olivia que le dejó el buque “Guardia Nacional”, premió la corazonada del teniente de navío Guttero y estableció allí su oficina.
    Junto a la casilla de correos y telégrafo se levantaron las barracas para el contingente de recién arribados y se conformó de esta manera el primer caserío.
    En junio de 1901 quedó oficialmente inaugurada la línea telegráfica en Comodoro Rivadavia, Chubut. Finalmente, el 20 de noviembre de 1901, el Ministerio del Interior autorizó a la Dirección General de Correos y Telégrafos para librar al servicio público la oficina telegráfica denominada “Caleté Olivié”.
     


    Oro blanco

    Los primeros hombres que poblaron con hacienda ovina la provincia de Santa Cruz provenían, casi en su totalidad de las islas Malvinas, donde habían adquirido experiencia en la cría de ésta, en regiones cuyas condiciones climatológicas y agrícolas se asemejan mucho a las de este territorio.
    Para el año 1879 el Ministerio del Interior señalaba que no resultaba posible mandar familias a este punto tan lejano y aislado sin antes reunir los elementos indispensables para la vida y el trabajo. Hubo intentos frustrados de traer ganado por vía marítima, pero las condiciones de transporte aún no estaban dadas.
    En otro intento por poblar los campos de animales y encontrar un modo idóneo de llevar los ganados, el gobierno encargó a Carlos María Moyano que realizace un viaje de carácter exploratorio con el fin de hallar un camino para transportarlos vía terrestre.

    Su itinerario propuesto no fue considerado conveniente y se optó por la solución de adquirir lanares en las islas Malvinas. Así, en el año 1895, Moyano visitó el archipiélago para adquirir 2.000 cabezas de ovinos, ofreciendo como pago tierras en campos santacruceños.
    Esta iniciativa fue exitosa y comenzaron a arribar colonos procedentes de Malvinas, trayendo consigo algunas cabezas.
    El desconocimiento de la tierra enajenada, la falta de cumplimiento de las obligaciones tanto de las empresas de colonización como de los particulares, la concentración de la propiedad y la especulación llevaron a la suspensión de la entrega de lotes en 1900 y a la revisión y ordenamiento del régimen legal.

    La nueva ley 4.167 denominada Ley General de Tierras fue promulgada en el año 1903 y las modificaciones más relevantes que incorporó fueron las siguientes:

    • Se pone mayor énfasis en la exploración previa, en las reservas de las áreas apropiadas para el trazado de pueblos y colonias y en la subdivisión adecuada a las condiciones del terreno y el destino otorgado.
    • Se elimina la colonización a través de las empresas y se crean colonias estatales. En el caso de Santa Cruz, de carácter pastoril, se hace entrega de un lote de 2.500 hectáreas por persona y a los primeros pobladores gratuitamente.

    • Se aumentan las exigencias e inversiones en animales y poblaciones.
    • Se destinan a la venta en remate público lotes de 2.500 hectáreas de buena calidad agronómica y cercanos a vías de comunicación.
    • Los terrenos restantes se arrendarían, con derecho a adquirir en propiedad el 50 % a la finalización del contrato, reduciendo a 20.000 hectáreas la superficie máxima.
    Entre 1900 y 1914 el 91 % de los casos de acceso a la propiedad a la tierra fue por arrendamiento, el 7 % por ocupación y el 2 % por propiedad. En esos años se forman los establecimientos pequeños, de menos de 10.000 hectáreas, característicos de la zona norte de Santa Cruz.
    Ernesto Romberg, en los primeros días del siglo XX trae un arreo de hacienda ovina desde Choiquerilahue, para poblar la zona de bahía Lángara, acompañándolo en la tarea Francisco Rodrigo Melero.
    Este sería el primer arreo conocido que se realizara en la zona de Caleta Olivia. Muchos fueron los pobladores que posteriormente introdujeron lanares a esta región de la misma manera y con gran esfuerzo se dedicaron al mejoramiento de razas.
    La presencia de establecimientos rurales y sus necesidades generan el surgimiento de centros urbanos donde comenzarán a funcionar algunos organismos estatales junto a aquellas organizaciones necesarias para el acopio de materiales y salida de mercaderías y productos.

    La lana de Santa Cruz se vendía principalmente en dos mercados: Buenos Aires y Londres, y además en los puertos del territorio donde las casas exportadoras poseían sus sucursales. Las carnes se vendían en los frigoríficos de la región.
    Paralela a esta incipiente actividad de transporte de lanas al puerto se establecieron algunos transportes de materiales y negocios para el abastecimiento de los primeros pobladores ganaderos.
    Habiéndose establecido Caleta Olivia como puerto alternativo para realizar las operaciones de los ganaderos, a los pobladores les interesó montar la infraestructura y fue así que por un período de 15 años se convirtió en el lugar mejor equipado para embarcar la lana de los campos situados en la región.
    Prueba de esto fue el establecimiento en el puerto de varias empresas para comprar la producción, dando de este modo auge comercial al lugar.

    En la segunda década del siglo XX las localidades de Puerto Deseado y Comodoro Rivadavia merecieron la atención especial del fomento patagónico, ya que ambas en 1915 se constituyeron en cabeceras de los ramales ferroviarios patagónicos que llegaban a la costa desde Las Heras y Sarmiento, por los que se despachaba la producción.
    La preponderancia de Puerto Deseado y del puerto de Comodoro Rivadavia relegó al fondeadero de Caleta Olivia a la sola actividad de embarque de lana en verano.
    Al disminuir la importancia de Caleta Olivia como puerto alternativo, las empresas levantaron sus establecimientos. Este pequeño poblado tuvo una mínima significación por muchos años.
    La línea del ferrocarril le restó toda importancia y vitalidad, convirtiéndolo en un paraje aislado y a contramano.

    El censo poblacional realizado en el año 1912, arrojaba la cifra de 82 habitantes y el censo territorial de 1920 una cantidad de 130 habitantes, cifras que representan la paralización que sufrió el pueblo como consecuencia del ferrocarril.
    Fue por el decreto del 11 de julio de 1921 que el entonces presidente de la Nación, don Hipólito Yrigoyen, dispuso que la Dirección de Tierras del Ministerio de Agricultura previera reservas para futuras formaciones de pueblos y colonias en las diferentes regiones de nuestro país.
    A Caleta Olivia, que figuraba como población estable, se le asignaron 600 hectáreas y en una operación de rutina con motivo de amojonar los lotes pastoriles arrendados a los colonos Demetrio Martínez y Juan Madroñal, el agrimensor Florencio Puchulú en los años 1924 y 1925 delimitó la reserva de tierras para el posible pueblo, no realizándose ningún otro acto para crearlo en base al caserío existente.

    De esta manera, el aniversario fundacional de Caleta Olivia es celebrado por un largo tiempo en esta fecha.
    En el año 1971, bajo la intendencia del escribano don Guillermo Palacios, se realizaron investigaciones que permitieron encontrar vestigios, de los inicios de nuestro pueblo en un telegrama supuestamente emitido desde nuestra ciudad, inaugurando el telégrafo un 20 de noviembre de 1901.
    Desde ese año se cambió la fecha de conmemoración del aniversario del pueblo de un 11 de julio al 20 de noviembre.

    Sin embargo, cabe destacar que el acto considerado como la primera manifestación administrativa pública, tomándose por válido como fecha de fundación es la autorización otorgada por el Ministerio del Interior a la Dirección General de Correos y Telégrafos para librar al servicio público la Oficina Telegráfica denominada “Caleté Olivié” de fecha 20 de noviembre de 1901.
    Esta fecha ha sido refrendada por el decreto provincial 209 de fecha 13 de febrero de 1975, donde se establece como feriado fundacional.
     


    Pioneros y familias

    • Don Ernesto Romberg (antes de 1901).
    • Don Francisco Rodríguez Melero (antes de 1901).
    • Don Manuel Rodríguez Melero (1901).

    • Don Juan Madroñal, casado con doña María Rodríguez Melero (entre 1904 y 1905).
    • Don Pedro Flue Laberé y doña Edelmira San Juan (1904).
    • Don Eugenio Siekmann y su esposa Catalina (1905).
    • Don Pedro Etchechurry y doña Luisa Altuna (1904).

    • Don Juan Fontan Salaberry y doña Adela Maimo (aproximadamente 1910).
    • Don Magnus Fratzscher Evert (1908) y doña Hedda Brandt.
    • Don Max Kleine (aproximadamente 1909).
    • Familia Wasmuth.

    • Don Esteban Mantecon (1910).
    • Don Bernardino Del Hoyo (aproximadamente 1909).
    • Don Gabino Rebanal y doña Teodocia Andrés (1909).
    • Don Urbano Alonso Calvo y doña María Murillo (1909). En la que era su estancia La Adelaida se halla ubicado el pozo O-12.

    • Don José María Rivera (1908) y doña Dolores Miragaya.
    • Don Pedro Maimo y doña Magdalena Avila; y don Juan Maimo y doña Eduviges Avila (fines de 1911).
    • Don Ceferino Ardura (entre 1910 y 1912).
    • Don Saturnino López y María Díaz (a partir de 1919).
    Y tantas otras familias que hicieron tanto por nuestro pueblo, nuestro homenaje y respeto.
     


    El renacimiento de Caleta Olivia

    El factor a partir del cual este pequeño poblado se transforma rápidamente en una zona de asentamiento de nuevos migrantes, es el descubrimiento del petróleo. De aquí en más esta ciudad comenzaría a vivir una nueva etapa: el «oro blanco», factor económico fundamental en esta primera etapa, sería suplantado por el «oro negro».
    El 3 de junio de 1922 se creó la Dirección General de Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF), acontecimiento que repercutiría favorablemente en Comodoro Rivadavia donde se había realizado el hallazgo de petróleo el 13 de diciembre de 1907, y como consecuencia en Caleta Olivia, ya que se incrementó el interés en las zonas aledañas a Comodoro Rivadavia, centrándose en toda la franja costera lindante al golfo San Jorge.
    De simple puerto intermediario Caleta Olivia pasó a ser una ciudad con movimiento propio, todo ello como consecuencia de la radicación de capitales que a partir de 1943 se instalaron en la localidad, entre ellos YPF, quien sería el principal gestor de este crecimiento poblacional incipiente.

    En el año 1943 esta empresa comienza con los trabajos de exploración. El 26 de marzo de 1944, en el área de Cañadón Seco, se inicia la perforación del emblemático Pozo O-12 de acuerdo a las directivas dadas por la División Geológica del Departamento de Exploración de YPF.
    Tres meses después, a una profundidad de 1.613 metros, fluyó el tan preciado tesoro, iniciándose con el O-12 –declarado monumento provincial histórico– la explotación del llamado flanco Sur.
    El domingo 29 de septiembre de 1946 se procedió a la inauguración oficial del yacimiento Caleta Olivia, que comprende la zona de Cañadón Seco.

    Esto generó un apreciable cambio en la población de esta ciudad, embarcadero y cabecera comercial de la región petrolera santacruceña, que comenzó a crecer vigorosamente.
    La explotación del petróleo cambió la composición de la población. Arribaron raudamente los obreros de otras zonas a hacerse cargo de las tareas más duras y riesgosas.
    Del noroeste argentino llegaron catamarqueños, riojanos, salteños, jujeños, santiagueños. Algunos no se adaptaron a las duras condiciones de vida y decidieron regresar; otros, trabajadores y capaces de sacrificio, expatriados que suspiraban por el lejano terruño, decidieron quedarse, sembrar aquí sus semillas y cuidar con recelo sus frutos, aquellos que con mucho esfuerzo hicieron germinar en estas áridas y lejanas tierras como aquellos primeros pobladores que, a principios de siglo, apostaron al futuro de esta tierra.
     


    El Gorosito

    Una figura emblemática de Caleta Olivia es «El Gorosito», el monumento al trabajador petrolero que se erigió orgulloso el 13 de diciembre de 1969.
    A don José María Cifuentes, en ese momento topógrafo de la empresa YPF, se le encargó el estudio de la ejecución técnica.
    Bajo la dirección del escultor Pablo Daniel Sánchez se llevó a cabo su construcción en el galpón del Club Ingeniero Knudsen; al respecto cabe destacar que entre uno de los fundadores de este club figura una persona muy querida que ya no se encuentra entre nosotros: don Ernesto Amancio Mora, “Don Mora”, constructor.

    El monumento tiene aproximadamente 13 m. de altura y está colocado sobre un pedestal de un metro y medio de altura en el que se fijaron las placas alusivas en homenaje a los pioneros del petróleo en la Patagonia, José Fuchs y Humberto Beghin, a los caídos en cumplimiento del deber, a las instituciones que posibilitaron la obra, a las colectividades extranjeras, a las asociaciones provincianas y centros vecinales.

    La figura está representada por la ciclópea y hermosa estampa de un hombre que al pie del pozo en producción, inicia la dinámica energética de la cual está pendiente permanentemente al abrir la válvula que pone en vigencia la producción controlada.
    Queda implícita toda la actividad y esfuerzo del hombre que en la boca de perforación asume la responsabilidad de extraer esa riqueza.
    A ello se debe su torso desnudo, digno de mostrar el supremo esfuerzo que realiza el hombre. Se observa el frente del monumento hacia el norte, y la actitud del obrero expresa que la Patagonia entrega al país la riqueza de su suelo con la satisfacción del deber cumplido.

    El 20 de noviembre de 1995 el monumento fue sometido a un proceso de restauración bajo la supervisión del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) y la entidad Monumentos y Obras de Arte de Buenos Aires (MOA) que le devolvieron las líneas escultóricas originales.
    Estos son los comienzos de la ciudad de Caleta Olivia, ubicada al nordeste de la provincia de Santa Cruz, en el departamento Deseado, sobre la costa del golfo San Jorge.
    Ella es la encargada de abrir paso desde el norte a una provincia que se caracteriza por sus paisajes desérticos, la riqueza de su suelo y la fuerza de sus vientos.  


    Crédito:

  • Fundamentación del Proyecto de declaración 2987-S-03 por el 102 aniversario de la fundación de la ciudad de Caleta Olivia de Carlos A. Prades.
    La mayoría de los datos históricos que fundamentan esta iniciativa fueron extraídos del libro «Lo que el viento no llevó». Caleta Olivia 100 años, escrito por Rosa López de Bucci y sus hijos, edición de autor.


    Video relacionado:


     


    «El Gorosito con barbijo -COVID-19 Caleta Olivia 2020-» : 01:25
    No fue fácil la tarea de colocar el tapaboca simbólico ya que el primer intento en el monumento de algo más de 13 metros de altura que representa al Obrero Petrolero fue fallido. Grandes maquinarias se pusieron a disposición del mensaje de prevención.
    Desde las 16.00 del 14 de mayo, la emblemática escultura que identifica Caleta Olivia, no quedó exenta de las recomendaciones del uso de tapabocas, en su caso para fortalecer la conciencia comunitaria de tomar prevenciones contra la expansión del COVID 19.
    Pero no fue fácil la tarea ya que el primer intento de colocar un paño de acetato al rostro de este monumento de algo más de 13 metros de altura que representa al Obrero Petrolero, se vio frustrado porque el brazo de una de las dos grúas que se necesitaban (la de Telefónica Municipal) ,no alcanzó para acercar la caja en la cual se ubican los operarios.
    Si bien la perteneciente a Servicios Públicos Sociedad del Estado (SPSE) era más que efectiva para el operativo, se requería que un operario pudiera sujetar las gruesas cintas por detrás del cuello utilizando otro equipo similar.
    Finalmente, la gerencia local de la empresa provincial envió otra unidad que disponía de un brazo con la suficiente extensión para lograr el objetivo.
    Vale señalar que la iniciativa de colocarle un tapaboca a este monumento al cual se lo conoce como Gorosito, surgió del vecino Roberto Jaime.
    El mismo comentó a El Patagónico que así como siempre lo utilizó para disimiles disímiles campañas sanitarias, cuando no para eventos políticos, gremiales, deportivos o sociales, ahora más que nunca la imponente escultura debía ser motivadora de medidas de protección por la pandemia que asola el mundo. (Créditos: Diario El Patagónico).
    19 de Mayo de 2020. Caleta Olivia, Santa Cruz, Argentina.

    Mas videos de COID-19:
    http://www.gonbal.com.ar/gb/especiales/covid19/index-ecov19.htm

    Créditos:

     



    Las claves del INTA para el manejo y prevención de la tucura sapo
     


    Este insecto está atacando a los pastizales patagónicos debido a las sequías que están afectando a la región.

  • Más videos y fotos: GonBal.

  • La tucura sapo es una especie endémica de la Patagónica Argentina y, por sus características, solo es posible encontrarla desde el sur de Río Negro hasta el sur de Santa Cruz. Sin embargo, el aumento poblacional y el avance del insecto derivaron en la declaración de la emergencia fitosanitaria en toda la región. Por esto, investigadores del INTA advierten sobre la necesidad de realizar un manejo integrado para disminuir su densidad poblacional a niveles inofensivos.
    “La tucura sapo es un insecto nativo, que juega un rol importante dentro del ecosistema y que no hay que eliminarla, sino saber manejarla”, señaló Valeria Fernández Arhex, especialista del Instituto de Investigaciones Forestales y Agropecuarias Bariloche (IFAB).

    En este sentido, la especialista del INTA destacó la conformación del comité interinstitucional de emergencia en Cushamen (Chubut) y una mesa interinstitucional sobre manejo y prevención de tucuras en Río Negro para trabajar en la difusión de herramientas y minimizar el impacto en los cultivos y en los pastizales.
    “El comité en Chubut y la mesa en Río Negro, son significativos porque están constituidos por representantes técnicos del Senasa, del Ente de la Región Sur, del Conicet, del INTA, agricultores e integrantes de las comunidades de pueblos originarios de Chubut”, indicó Fernández Arhex.

    “En la Argentina, las explosiones demográficas de algunas especies de tucuras son un fenómeno recurrente”, explicó la especialista y agregó: “Es probable que este aumento de la población se vincule con las condiciones climáticas, como la sequía”.
    El aumento en la cantidad de individuos provocó daños en cultivos hortícolas, pasturas y pastizales naturales y amenaza la capacidad productiva de los campos.

    “La alta densidad poblacional de la tucura sapo ha ocasionado perjuicios productivos significativos a las actividades de agricultores y comunidades de pueblos originarios de agricultura en pequeña escala y de subsistencia”, describió la especialista del INTA.
    En esta línea, Fernández Arhex destacó la importancia de trabajar en conjunto para la prevención.

    “Es importante que los técnicos y productores que manipulen productos químicos utilicen los elementos de protección personal adecuados para cada producto”. Y agregó: “Resulta clave cuidar el ambiente y trabajar conforme a las buenas prácticas agrícolas y al uso responsable de productos fitosanitarios”.

    Para mayor información, el INTA recomendó contactarse con Valeria Fernández Arhex, del IFAB, o con Sergio Binda, de la Agencia de Extensión Rural El Maitén, Esquel.
     


    Características de la tucura sapo

    Conocida como tucura sapo (Bufonacris claraziana), es un insecto nativo de la Patagonia argentina. Puede medir hasta 5 centímetros en estado adulto, no posee alas (áptera) por lo que no vuela y se desplaza caminando o saltando.
    Si bien es una especie herbívora que se destaca por su voracidad y capacidad de comer todo el material verde que encuentre a su paso –desde los tiernos pastos de los mallines hasta los más duros de la estepa–, la tucura sapo no representa un peligro directo para las personas. Sin embargo, frente a la falta de alimento, puede alimentarse de individuos muertos de la misma especie.

    Estos insectos tienen una generación por año y poseen una amplia capacidad para adaptarse a distintos ambientes. De hecho, en la Patagonia, el ciclo de vida de las ninfas y los adultos va desde septiembre hasta fines de marzo; mientras que los meses más fríos permanece en estado de huevo bajo tierra–.
    “El aumento en la población que se registró este año, probablemente sea consecuencia de la sequía que afecta a la zona”, anticipó la especialista del INTA y analizó: “Los depredadores naturales –hongos y bacterias– se encuentran bajo tierra y necesitan suelo húmedo para desarrollarse. Frente a la falta de agua, los huevos continuaron su desarrollo con una alta tasa de supervivencia, hasta eclosionar y dar origen a una elevada población de ninfas”.

    A los depredadores naturales, se suman enemigos como aves insectívoras –Loica común, tero, Becasina común, Sobrepuesto común, Bandurria, Cachirla común, Pico de plata, Choique, Gaucho serrano– y también lagartijas que actúan como controladores biológicos.
    “Cuando la tucura sapo tiene condiciones muy favorables para crecer, el abanico de controladores naturales no alcanza para contenerla”, señaló Fernández Arhex y afirmó: “Se debe tener en cuenta que la etapa perjudicial del ciclo está próxima concluir”.
     


    Créditos:

    «Video de GonBal»

    Transporte urbano de Caleta Olivia -2008-
     



     


    «Transporte urbano de Caleta Olivia -2008-» : 00:15
    Transporte urbano de Caleta Olivia.
    08 Febrero 2008. Caleta Olivia, Santa Cruz, Argentina.

    Créditos:

    «Defensa Civil»
    Administración General de Vialidad Provincia de la Provincia de Santa Cruz.l

    Administración General de Vialidad Provincial Dependiente del
    Ministerio de Economía y Obras Públicas (M.E. y O.P.) de la Provincia de Santa Cruz

    Parte diario de Transitabilidad de Rutas Provinciales y Nacionales del Distrito vial Puerto Deseado

    «Artículos»
     



    Comunicación no verbal: cómo habla el cuerpo en la pandemia
     


    Taparnos la boca y no poder abrazar, besar ni saludar al otro se ha transformado en disparadores cotidianos de angustias y/o ansiedades.

  • Más videos y fotos: GonBal.

  • Taparnos la boca y no poder abrazar, besar ni saludar al otro se ha transformado en disparadores cotidianos de angustias y/o ansiedades.
    A partir de la crisis mundial que generó la presencia pandémica del COVID-19, la humanidad toda se ha visto sometida a un cambio abrupto en sus códigos comunicacionales, en el ámbito de sus relaciones interpersonales.
    Tapar la mitad de nuestro rostro, lo que conlleva a no poder expresar con nuestra boca nuestros estados de ánimo, por ejemplo, a través de una sonrisa, o guardar distancia social más allá de la empatía latente a la hora de relacionarnos con otras personas son parte de los grandes desafíos que afrontamos en nuestra dimensión social. Esta suerte de veda afectiva se ha transformado en disparadores cotidianos de angustias y ansiedades.

    El cuerpo se expresa sin pausa con su propio lenguaje en gran medida inconsciente y se encuentra, a raíz de las restricciones pandémicas, con obstáculos que obligan a visibilizar imposibilidades de contacto físico inimaginables hace apenas unos meses.
    Los seres humanos hemos quedado jaqueados en nuestra capacidad comunicacional con restricciones que atentan contra nuestra naturaleza gregaria de movernos en manada y con nuestra capacidad de intercambiar información afectiva mediante nuestra percepción háptica, tocándonos unos a otros con simples muestras de amabilidad en un saludo, por ejemplo.

    Desde hace al menos tres meses, nos vemos obligados a prescindir de códigos y de comportamientos propios de nuestra especie, tales como estrechar la mano, darnos un abrazo, una palmada amigable o simplemente acotar la distancia proxémica enviando un mensaje sutil a nuestro interlocutor acerca del bienestar que nos causa su presencia.
    En otras palabras, desde la presencia del coronavirus y su expansión mundial, hemos tenido que reformular nuestra manera de interactuar y comunicarnos. Basta salir al supermercado o a la farmacia para asombrarnos al notar que el contacto visual ha disminuido considerablemente.

    Ya casi no nos miramos al cruzarnos con otras personas; y, si lo hacemos, será solo por un segundo para volver a quitar a nuestros pares de nuestro campo visual. Entre las góndolas de los supermercados, se aprecia que los cuerpos se ladean sutilmente como si intentaran evitarse: un clásico comportamiento humano y de casi todos los mamíferos al percibir al otro como una amenaza. Evitar la mirada en nuestra especie se correlaciona con emociones de valencia negativa.
    Las tres más comunes que nos atraviesan en esta pandemia a miles de millones de personas al mismo tiempo son culpa (mirada abajo y al costado), vergüenza (mirada abajo y al centro) o miedo.

    Esta última, una de las siete emociones básicas que se expresa en nuestro rostro de modo universal sin importar donde nacimos ni en qué lugar geográfico nos encontramos, es más contagiosa que cualquier virus conocido. El miedo se expande rápidamente y se percibe claramente aunque tengamos barbijo, ya que nuestros ojos la revelan con tensión en el párpado (catalogado como la Unidad de Acción 5) aunque el barbijo alcance para ocultar la contracción de las comisuras labiales hacia los costados. (la Unidad de Acción 20).
    Ante este escenario, ¿qué nos queda para compensar esta alteración de nuestra forma de comunicarnos? Los ojos y las manos cobran mayor preponderancia para comunicar de modo asertivo: ojos entrecerrados para expresar sonrisas, levantamiento de cejas para revelar asombro, guiños para transmitir complicidades, movimiento de brazos y manos para gestos ilustradores, pulgares arriba para señalar aceptación.

    Estos y otros recursos gestuales y kinésicos se tornan indispensables para que nuestro mensaje impacte favorablemente. Un modo de mantener abierto nuestro puente afectivo con nuestros prójimos, al menos por estos canales de emergencia hasta que la “nueva normalidad” nos permita retomar parcial y paulatinamente otras posibilidades.  


    Créditos:

    • Por Hugo Lescano. Artículo publicado en el Sitio MinutoUno. (30/06/20).
     



    El soldado formoseño que con dos disparos en el abdomen siguió peleando contra los Montoneros “para defender la celeste y blanca”
     


    Rogelio Mazacotte en la actualidad. Continúa viviendo en Formosa y, junto con sus compañeros del servicio militar, mantiene viva la memoria de lo que vivió en octubre de 1975.

  • Más videos y fotos: GonBal.

  • El jueves 2 de octubre al mediodía Rogelio salió de franco y debía regresar el domingo temprano porque le tocaba estar de guardia. Pero no quería hacerlo. Su mamá Petrona fue quien lo convenció de que se presentara. “Es que no te van a dar más un franco”, le advirtió. Luego del desayuno que ella le preparó, a las cuatro de la mañana partió de su casa de Villa Jardín, donde vivía con ella y sus hermanas. Bordeando el río Paraguay, debía caminar dos kilómetros hasta el Regimiento de Infantería de Monte 29 Coronel Ignacio Warnes, porque no había colectivos que cubrieran el trayecto. Llegó pasadas las 5 y nunca pudo imaginar que menos de doce horas después sería uno de los heridos en el ataque montonero que marcaría, para siempre, la historia de Formosa.

    Rogelio Mazacotte se recuerda como un soldado muy activo, cumplidor, que obedecía cada orden al pie de la letra. Había nacido en Pirané, una ciudad del sudeste formoseño el 4 de junio de 1954, y trabajaba como changarín en una fábrica de tanino. Cuando llegó al cuartel ya estaba mordisqueando uno de los tortillones que su mamá le había preparado para matar el hambre que se hacía sentir a mitad de la mañana.
    A las siete de la mañana de ese domingo 5 de octubre de 1975, que nunca olvidaría, salió junto a los otros soldados de la compañía A y en perfecta formación recorrió los 200 metros que lo separaban de la guardia. Como era el cuarto relevo, no estaba ocupado. A hacer fajina, entonces. “¿Vos sabés hacer asados?”, le preguntó el subteniente Jorge Ramón Cáceres. “Andá al casino de oficiales y que te den todo. Y traé el vino también”.

    Le llamó la atención verlo a mitad de la mañana al soldado Luis Roberto Mayol dando vueltas por la guardia, yendo de un lado para el otro. Había pedido permiso para ir a la compañía a buscar un pulover. “El venía a investigar, ¿viste?”, remarca ahora frente Infobae. Mayol, que había llegado castigado desde Santa Fe, su provincia natal, sería el traidor. Y algo ya en el regimiento se sospechaba.

    En el casino de oficiales le dieron la carne y las achuras y Rogelio -obediente- tomó tres botellas de vino, dos para el almuerzo y la restante para él y los muchachos. Con la ayuda de otro soldado, empezó a hacer el asado. Cáceres quería almorzar a las 12, no más tarde.
    Los soldados armaron la mesa en la galería del casino de oficiales, donde comieron los oficiales y suboficiales. Los soldados debieron conformarse con el rancho habitual. Luego de comer, el subteniente Cáceres reunió a los oficiales. Alejó a los soldados, pero Mazacotte se quedó cerca para escuchar de refilón lo que el subteniente Massaferro decía: “Me los corto si hoy a la noche no nos atacan; reforcemos la guardia con una ametralladora más”. Cada soldado recibió cuatro cargadores, uno más que lo habitual. En el regimiento había, ese domingo, alrededor de 70 soldados.

    “Mazacotte, andá a dormir”, le ordenó Cáceres. “No tengo sueño”, respondió. “Andá, te digo, porque esta noche vamos a tener baile”. Fue de mala gana, porque no estaba cansado.
    En la guardia, compartió con los soldados el vino, “que apenas alcanzó para mojarse los labios” y se recostó. Vio que el soldado Juan Pablo Torales, el petiso que le gustaba cantar, se había acomodado sobre el techo del placard de hormigón.

    Habrá dormitado unos quince minutos cuando lo sobresaltó el sonido de disparos. “¿Quién es el que está jodiendo?”, protestó. Lo que Mazacotte ignoraba es que había comenzado el ataque: peronistas que baleaban a otros peronistas durante un gobierno constitucional peronista. No se sabía, pero en esa acción hacía su aparición el ejército montonero, con uniforme azul, aunque algunos de ellos vestían camperas de lona y pantalones vaqueros. Dieron en llamar el ataque “Operación Primicia”.

    Los terroristas perseguían dos objetivos: obtener armamento y provocar un impacto psicológico político y en la opinión pública.
    “¡Salgan y dejen el armamento!”, se escuchó que los atacantes ordenaban a los soldados que estaban en la guardia. Nadie obedeció. Mazacotte nunca supo cómo ni cuándo descubrió que había sido herido en el abdomen. A su lado, su compañero Antonio Arrieta agonizaba. Había que salir.
    De pronto vieron cómo un montonero pretendía arrojar una granada hacia el interior por la ventana. Y Torales, desde la altura del placard, lo abatió con su FAL. Al atacante le explotó la granada en la mano.

    Dejaron la guardia por una ventana, luego de quitar el mosquitero. Los soldados se la rebuscaron para hallar una posición desde donde defenderse. La encontraron detrás de un timbó, un árbol grande con una amplia sombra que era apreciada en el calor formoseño. Mazacotte no entendía el porqué del ataque.
    “No podía imaginar por qué un paisano le disparaba a otro; el soldado no está preparado para pelear entre hermanos. Ellos creían que como éramos soldaditos negros, íbamos a entregar el regimiento”.
    Tampoco puede explicar cómo, pero por segunda vez fue herido en el abdomen. Todos disparaban, a pesar de los pedidos de rendición de los atacantes. “Al que se asomaba, lo volteábamos”, relata a Infobae.

    Cuando vieron a Mayol salir al descubierto con una ametralladora, todos le tiraron. “No se quién lo mató, pero todos le disparamos”.
    Mazzacote, entonces, recibió un tiro en la pierna derecha, arriba de la rodilla, quedó fuera de combate.
    También se peleaba en otros puntos del regimiento, como en la compañía A, en la comando y servicio y en el casino de oficiales, lugares donde se multiplicaron los hechos de valentía de aquellos soldados clase 54.
    Quizá, lo que más se ha destacado fueron las últimas palabras del soldado Hermindo Luna al enfrentarse a montoneros: “¡Acá no se rinde nadie, mierdas!”.

    La resistencia de los soldados tomó de sorpresa a los atacantes. En el relato que hicieron en el número 8 de “Evita Montonera”, puede leerse: “Los soldados -armados o desarmados en algunos casos- desobedecieron la orden de rendición, en todos lados presentan fuerte resistencia y en algunos lugares esa resistencia fue suicida. Ninguno suelta el fusil y una vez a distancia buscaban parapetarse para iniciar el fuego”.

    Mazacotte calculó que el ataque habrá durado entre veinte y treinta minutos. Recordó que llegaron oficiales y suboficiales, que vivían en el barrio militar, vestidos con lo primero que encontraron; todos gritaban su nombre para evitar que les disparasen.
    Luego de abandonar el cuartel, los Montoneros secuestraron un avión de Aerolíneas Argentinas, en el que terminarían aterrizando en un campo en Santa Fe. En el aeropuerto mataron al policía Nerio Argentino Alegre.

    Los 17 soldados heridos fueron trasladados al hospital de la ciudad. Mazacotte permaneció internado durante quince días. Ese domingo, en Villa Jardín, donde vivía, la gente festejaba a su santo, y ahí todos se enteraron. Cuando su mamá Petrona supo que su hijo no estaba en el Regimiento, fue corriendo al hospital, pero no le permitieron entrar. Recién lo vería a la tarde del lunes.
    Fue ese día cuando en el hospital Mazacotte le preguntó a Cáceres qué había pasado. “Fue un momento muy triste enterarme de los compañeros muertos”.
    En la defensa del cuartel fallecieron: el subteniente Ricardo Massaferro; el sargento primero Víctor Sanabria, y los soldados Antonio Arrieta, Heriberto Dávalos, José Coronel, Dante Salvatierra, Ismael Sánchez, Tomás Sánchez, Edmundo Sosa, Marcelino Torales, Alberto Villalba y Hermindo Luna. Todos fueron ascendidos post mortem. Según registros oficiales, fueron 13 los montoneros muertos.

    El 31 de ese mes, cuando se recuperó, obtuvo la baja. Volvió a la fábrica de tanino, pero las heridas que había recibido eran importantes, no podía hacer fuerza, y tuvo que dejarlo. Pasado un tiempo regresó y lo efectivizaron. A los tres años renunció y consiguió un trabajo en una estancia, a 30 kilómetros de su casa. En un encuentro casual con un capitán, éste casi le ordenó que renunciase, que lo haría entrar como empleado en el estado provincial. Mazacotte le hizo caso, pero ese capitán fue relevado y ese trabajo nunca llegó. Hasta el día de hoy se ganó la vida en la construcción.

    Se casó, formó una familia, tuvo cuatro hijos, y todos conocen, desde chiquitos, su historia. Y él exhibe orgulloso las dos medallas que le dieron, una al poco tiempo del ataque y la otra el año pasado. Pero Mazacotte, como el resto de sus compañeros, busca el reconocimiento de toda la sociedad y se indigna cuando cuenta que “esos criminales hijos de puta fueron indemnizados y a nosotros nos tiraron en un tacho de basura”. No entiende cómo los nombres de los atacantes muertos son recordados en el Parque de la Memoria.
    Tampoco le gustó cuando en uno de los tantos actos, escuchó al pasar que hablaban de ellos como “negros formoseños”. “Pusimos nuestra vida para defender la Constitución”, protesta. Y sintió que debía aclarar: “Jamás íbamos a rendirnos”.

    En octubre del año pasado, el entonces presidente Mauricio Macri firmó el decreto de necesidad y urgencia n° 829, reconociendo las indemnizaciones a los familiares de los soldados caídos y para los que hubieran sufrido heridas gravísimas o graves. Entre los fundamentos, se señala “...mitigar el dolor, la angustia, la tristeza y la impotencia sufrida por tantos años de olvido”, y destaca que “recordar y honrar a estos valientes hombres de la Patria es una responsabilidad y obligación del Estado Nacional”.
    El diputado nacional Mario Arce es un formoseño que nació justo un mes después del ataque. Su mamá, al escuchar esa tarde los primeros disparos, se había acomodado como pudo debajo de la cama. Arce, un abogado que había sido concejal, intenta cumplir lo que había prometido en la campaña: reclama que el Estado concrete el reconocimiento de las indemnizaciones tanto para los familiares de los caídos como de los que fueron heridos, y solicitó que dicho monto se incorpore al presupuesto 2021. “Lo del 5 de octubre de 1975 es el hecho histórico más importante y significativo que pasó en la provincia”, dijo.

    Arce pidió la reglamentación del artículo 5° de ese decreto que faculta al Ministerio de Defensa a arbitrar los detalles complementarios en cuanto a tiempo y recursos. También se busca lograr que este hecho sea conocido en las escuelas y que se arme un museo y un centro de interpretación en el Regimiento.
    Hará algo más de dos años que el gobierno provincial cedió un terreno en el Barrio Parque Urbano, cerca del mercado frutihortícola, y levantó una casa para que funcionase como centro de veteranos del 5 de octubre. Hasta el momento es una vivienda completamente vacía. Ni internet posee. “Si los políticos, que se pasan haciendo promesas, tienen un poco de dignidad, tendrían que pagarnos; tenemos derecho”, argumentó Mazacotte.

    Hay una denuncia presentada por Jovina Luna, hermana del soldado Hermindo para que se investigue a los funcionarios que autorizaron el pago de indemnizaciones a los familiares de los atacantes muertos. Fue caratulada como estafa y está en el juzgado del doctor Daniel Rafecas. Hasta aparecieron los nombres de dos soldados caídos, José Coronel y Dante Salvatierra en el Parque de la Memoria. Ya fueron retirados pero sospechan que alguien cobró las indemnizaciones correspondientes.

    Mazacotte tiene 66 años, vive en Formosa, va a todos los actos conmemorativos del ataque del 5 de octubre, porque fue uno de los hechos más importantes que le pasó en la vida. Justificó lo que esa tarde hizo: “Teníamos que defender la celeste y blanca".
    Y deja una advertencia: "Los héroes no se borran”.  


    Créditos:

    • Por Adrián Pignatelli. Artículo publicado en el Sitio Infobae. (05/10/2020).
     



    El apóstol (película de 1917)
     


    El Apostol 1917.

  • Más videos y fotos: GonBal.

  • El apóstol fue una película de animación muda de Argentina escrita, producida y dirigida por Quirino Cristiani, estrenada el 9 de noviembre de 1917 y considerada como el primer largometraje de animación hecho en el mundo.

    La película fue una sátira política sobre el entonces presidente argentino Hipólito Yrigoyen, quien quiere limpiar a Buenos Aires de la inmoralidad y la corrupción. Yrigoyen vuela al cielo y se encuentra con el dios del trueno, Júpiter. Usando sus rayos, Yrigoyen golpea a Buenos Aires, y la ciudad se ve envuelta en llamas, quemándose en cenizas, antes de que decida comenzar a reconstruir la ciudad. Luego despierta, descubriendo que todo lo ocurrido anteriormente era un sueño y se ve obligado a enfrentar la dura realidad de la política complicada.

    Fue un film del cual no quedan copias en la actualidad aunque sí se conservan algunas pocas imágenes ya que algunas se perdieron en un incendio en 1926, y otras al ser reciclado, como era habitual en la época, el celuloide para la fabricación de peines.

    Para el filme se utilizaron 58000 dibujos en 35 mm (a razón de 14 cuadros por segundo), además de varias maquetas que representaban edificios públicos como el Congreso de la Nación Argentina, la Aduana de Buenos Aires y el edificio de Obras Sanitarias de la Nación, además de anegar las calles de la ciudad.

    Los antecedentes a este film están en los cortos políticos de animación cuadro a cuadro que el autor realizaba para Actualidades Valle (producidos en los Laboratorios Valle y antecesores a su vez de la conocida serie de informativos cinematográficos Sucesos Argentinos de los años cuarenta).
    En estos cortos, Cristiani utilizaba una serie de figuras de cartón que fotografiaba en la azotea de su domicilio, para aprovechar la luz natural, como se hacía en la época. Intervinieron en la confección del filme Quirino Cristiani como dibujante, Andrés Ducaud como modelador y Diógenes Taborda como bocetista.

    Actualmente se lo considera como un filme perdido debido a la históricamente deficiente política de conservación de material fílmico y televisivo argentino, la cual intentó subsanarse a partir de abril de 2017, cuando fue creada la Cinemateca y Archivo de la Imagen Nacional.
     


    Créditos:

     



    Gustavo Giró Tapper
     


    Gustavo Giró Tapper.

  • Más videos y fotos: GonBal.

  • Gustavo Adolfo Giró Tapper (Córdoba, 22 de marzo de 1931-Ushuaia, 11 de enero de 2004) fue un explorador y militar argentino que participó en la fundación de las primeras bases antárticas.
    Gustavo Giró Tapper cursó sus estudios primarios y secundarios en su ciudad de natal. Llevado por su vocación ingreso al Colegio Militar de la Nación, de donde egresó como Subteniente de Infantería en diciembre de 1953. Posteriormente completó sus conocimientos y capacitación realizando cursos de paracaidismo, meteorología, gravimetría, esquí y supervivencia invernal. Fue jefe de tres bases antárticas y acumuló 18.000 kilómetros de patrullas antárticas. Entre sus actividades se destacan las patrullas de exploración que realizó desde la Base San Martín en 1958/9 y la Expedición Terrestre Invernal que comandó en 1962 entre las bases Esperanza y San Martín. Su desempeño en estas operaciones le valieron en 1965 su designación como segundo Jefe de la Operación 90, la Primera Expedición Terrestre Argentina al Polo Sur. El 30 de noviembre de 1971 se retiró con el grado de Mayor y se instaló en Ushuaia, en donde se transformó en uno de los mayores impulsores del turismo Antártico y fueguino. Allí formó una empresa comercial que llevaba contingentes turísticos internacionales a la Antártida, a los cuales acompañó anualmente hasta el año 1990.
     


    Exploración desde la Base San Martín

    Con el grado de Teniente, Giró Tapper se desempeñó como jefe de la Base San Martín en 1958, durante el Año Geofísico Internacional. Con su dotación de 20 personas apoyó el gran esfuerzo científico de la Argentina en la Antártida. Durante la invernada, condujo dos importantes patrullas con trineos tirados por perros: la primera 200 km hacia el sur, donde instala el 26 de septiembre el Refugio Nogal de Saldán y, la segunda atravesando la península Antártica de bahía Margarita al mar de Weddell. Las condiciones glaciológicas en 1959 impidieron el relevo y re abastecimiento de la Base San Martín, por lo que Giró Tapper permaneció un año más al frente de la misma, ahora con una dotación de seis personas y en situación de emergencia. No obstante, realizó dos importantes patrullas: una de 600 km sobre mar congelado hasta los islotes Henkes; y la otra, explorando hacia el sur, en la más larga marcha argentina con trineos tirados por perros, la cual recorrió 800 km entre ida y vuelta, hasta los 72° de latitud sur.
     


    Expedición Antártica invernal Esperanza - San Martín

    En 1962, siendo Teniente Primero, Giró Tapper regresa a la Antártida como Jefe de la Base Esperanza. Desde ella efectuó diversos reconocimientos terrestres que culminaron con una patrulla desde la Base Conjunta “Teniente Matienzo” hasta el Círculo Polar Antártico, totalizando 457 km de recorrido. Posteriormente, durante los meses más fríos y los menores períodos de luz diurna, comanda la primera Expedición Terrestre Invernal Antártica. Su misión principal es unir la Base Esperanza y la Base San Martín (desocupada desde el 28 de febrero de 1960).

    Sus misiones secundarias son: adquirir experiencia en el riguroso invierno, cumplir un programa científico-técnico, preparar parte del personal para integrar una expedición al Polo Sur y experimentar diferentes efectos en condiciones climáticas extremas, como así en terrenos de difícil transitabilidad. Para ello optó por hacerlo a través de la zona montañosa y de glaciares de la Península, cruzando los Antartandes, y a lo largo de la barrera de hielos Larsen, en una travesía que cubrió más de 1.800 km en 3 vehículos a orugas y 1.500 km con un trineo de perros, desde el 14 de junio al 25 de octubre, es decir en más de cuatro meses de invierno polar.
    Al respecto Giró Tapper escribió: “...la superficie helada del mar cuyo espesor no sobrepasaba los veinte centímetros... cubría las aguas de un océano...”. “Con vientos de 220 km/h de velocidad...”, “...43° bajo cero...horas en tinieblas y total silencio... en un desamparo total...; entre grietas profundas y mortíferas de bocas ocultas por tenues puentes de nieve”.
     


    Base Belgrano

    Durante 1965, el Capitán Giró Tapper se desempeñó como jefe de la Base Belgrano. Desde allí debía partir la denominada “Operación 90”, expedición terrestre al Polo Sur que se preveía ejecutar en el año 1966/67, una vez logrados los reconocimientos, equipos y abastecimientos necesarios. Su misión consistía en establecer una base secundaria de operaciones al sur de la barrera de hielos Filchner y abastecerla con cincuenta toneladas de suministros. La base debía ser operada por seis personas durante la noche polar de 1966, para efectuar observaciones y trabajos de carácter científico. Para esto contaba con nueve vehículos a oruga, dos jaurías de perros polares y un avión con patines.

    Entre el 19 de enero y el 2 de abril, los vehículos realizaron cinco viajes que totalizaron 4.000 km. Transitando peligrosas áreas de grietas, transportaron hasta el lugar seleccionado para la nueva base 110 toneladas. Por su parte el avión monomotor de la base voló 9.000 km y los catorce expedicionarios con Giró Tapper a la cabeza, movieron nueve toneladas de carga para construir la Base Científica Avanzada “Alférez de Navío Sobral”, a 420 km al sur de la Base Belgrano, donde permaneció su primera dotación de cuatro hombres. En sólo tres meses Giró Tapper y su dotación lograron cumplir la misión asignada para dos años, permitiendo comenzar antes del tiempo previsto la ansiada meta del Polo Sur.
     


    Operación 90

    El 2 de octubre de 1965, con la llegada vía área del Jefe de la Expedición, el entonces coronel Jorge Edgard Leal, el Capitán Giró Tapper pasó a ocupar su puesto de Segundo Jefe y Jefe de Tareas Científicas en la “Operación 90”.
    La marcha hacia el Polo Sur Geográfico se inició el 26 de octubre. El Sno-Cat “Córdoba” era conducido por Giró, quien además de las tareas específicas del comando y la exploración polar, tenía a su cargo realizar observaciones meteorológicas trihorarias en estación móvil durante todo el recorrido; mediciones glaciológicas de líneas de acumulación cada 10 km y mediciones gravimétricas, cada 20 km. Además debía registrar con cámara de cine las actividades de la expedición, cuyo producto final puede apreciarse en el documental a color “Operación 90”.

    Finalmente, el 10 de diciembre de 1965, el Polo Sur Geográfico es alcanzado con tres vehículos Sno-Cat en un ambiente de 30°C bajo cero. Allí izaron la bandera argentina en un mástil improvisado con una torre de antena que hoy constituye el Sitio y Monumento Histórico número 1 del Tratado Antártico. El 31 de diciembre, los expedicionarios ya se encontraban de regreso en el punto de partida, tras completar 2.892 km de recorrido en 66 días.
     


    Proyectos posteriores

    Antes de partir relevado de la Base Belgrano, el 12 de enero en 1966, junto a otro oficial saltó en paracaídas a 30 km al sur de la base, lanzando también con paracaídas tres perros, un trineo desarmable, víveres y elementos de supervivencia, logrando así una patrulla de trineo de perros aerolanzada, de clara utilidad para operaciones de búsqueda y rescate.
    Pocos días antes había presentado un proyecto para comandar una Expedición Científica Transpolar en los años 1969/70. Esta expedición debía unir los extremos opuestos más distantes del Continente Antártico a través del Polo de Inaccesibilidad, atravesando las zonas más inexploradas y desconocidas. De haber sido aprobado, esta expedición hubiera sido la más dura de toda la historia antártica.
     


    Fallecimiento

    El 11 de enero de 2004 falleció a los 72 años en la ciudad de Ushuaia, donde residía. fue cremado y sus cenizas fueron depositadas juntos a las del General Hernán Pujato en el Mausoleo de Paz de la Base San Martín.  


    Créditos:

     



    Guillermo Miller
     


    Grabado del General William Miller (1829).

  • Más videos y fotos: GonBal.

  • William Miller (Wingham, Inglaterra, 12 de diciembre de 1795 - † Lima, Perú, 1861, también llamado Guillermo Miller en Hispanoamérica), fue un militar británico que contribuyó de manera sobresaliente en la guerra de independencia de Chile y Perú.
    Nació el 12 de diciembre de 1795 en Wingham, condado de Kent en Inglaterra.
    Ingresó al ejército de su patria y en agosto de 1811 desembarcó en Lisboa como parte de las tropas que la corona británica enviaba a la península ibérica para combatir, junto a portugueses y españoles, a los ejércitos de Napoleón.

    El entonces joven oficial Miller combatió en los sitios de Ciudad Rodrigo, Badajoz y San Sebastían, tomando también parte en la decisiva batalla de Vitoria donde el general Wellington logró expulsar definitivamente a las tropas francesas de España. Posteriormente actuaría en la Guerra anglo-estadounidense de 1812. Tras viajar por Sevilla, Cádiz y Gibraltar se embarcó en este último puerto para el nuevo mundo.

    En 1817, como muchos de sus compatriotas, Miller emigra hacia América del Sur en busca de gloria y fama. Llega a Argentina donde inmediatamente se enrola en las huestes patriotas. Con el grado de capitán de Artillería atravesó la cordillera con el Ejército Libertador de los Andes, el cual lograría la independencia de Chile.
    En 1818, con la invasión de reconquista de Mariano Osorio, las fuerzas del Ejército de Chile y del Ejército Libertador de los Andes son atacadas en la Sorpresa de Cancha Rayada, donde el Coronel Miller se bate estóicamente contra las tropas realistas. Esto le valió el nombramiento de edecán del General San Martín con quien mantendría una larga amistad por el resto de su vida.

    Su brillante desempeño militar, y la escasez de marinos que vivía la recientemente creada Armada de Chile, le valió ser destinado al puerto de Valparaíso donde se le confirió el mando de la fragata Lautaro, y luego comandante de las tropas de infantería de marina y artillería de mar, que tenían el objetivo de proteger a la nueva escuadra que formó Chile para asegurar las costas del Océano Pacífico.

    Cuando el gobierno del Director Supremo, don Bernardo O'Higgins contrató al Almirante escocés Lord Thomas Alexander Cochrane para que se hiciera cargo del mando de la escuadra nacional, Miller fue nombrado jefe de las fuerzas de artillería y de la Infantería de marina. Como tal, tuvo una actuación sobresaliente al mando de las tropas que lucharon contra los realistas en la Toma de Valdivia. Pocos días después fue herido en una escaramuza a la entrada del Fuerte Agüi durante el intento fallido de anexión de Chiloé (Combate de Agüi).

    Cuando los aliados por la independencia (Argentina y Chile) organizaron la Expedición Libertadora del Perú, Guillermo Miller integró las filas del ejército expedicionario.
    Durante este periodo, el almirante Miller, enarboló en la ciudad de Tacna una bandera que buscó reunir a los peruanos independientes. Era una bandera azul marino con un sol dorado (tal vez el Inti) en su interior. Algunos autores consideran a esta enseña como la primera bandera del Perú aunque hay una controversia al respecto.

    Una vez que San Martín se retira del Perú, el general Miller siguió formando parte del ejército unido libertador, participando en diversas campañas de la guerra. En 1824 el Libertador Simón Bolívar lo nombró general en jefe de la caballería independentista, y con ese grado combatió en las batallas de Junín, Corpahuaico y Ayacucho.
    Su notable desempeño durante la guerra le valió ser ascendido al grado de Mariscal del Ejército del Perú. En 1821 había participado de la creación del regimiento de caballería Húsares de la Legión Peruana, los que, a consecuencia de haber intervenido heroica y decisivamente en la Batalla de Junín, fueron renombrados como "Húsares de Junín". Entre 1987 y 2012, ese regimiento constituyó la Guardia del Palacio de Gobierno del Perú.

    Tras la capitulación de Ayacucho fue nombrado gobernador de la Villa Imperial de Potosí pero en 1825 viaja de regreso a Inglaterra para reponer su maltrecha salud luego de casi 10 años de lucha continua contra el Imperio español. En 1828 por intermedio de su hermano John Miller publica en Londres la obra "Memorias del General Miller, al servicio de la República del Perú", publicación que tuvo gran acogida en las principales editoriales inglesas.

    Regresó al Perú en 1831 para cumplir diversas responsabilidades militares y diplomáticas. En 1835 se vio envuelto en la guerra entre Andrés de Santa Cruz y Felipe Santiago Salaverry apoyando al primero en su proyecto confederacionista pero tras la derrota y fusilamiento de Salaverry, por quien Miller había intercedido para que le fuera perdonada la vida, se exilió del escenario político y militar no tomando parte de la guerra entre la Confederación Perú-Boliviana con Chile, la Confederación Argentina y los restauradores peruanos.
    Por motivo de haber apoyado a Santa Cruz fue dado de baja y borrado del escalafón militar por las nuevas autoridades peruanas cuando la Confederación fue derrotada. Pasó varios años como cónsul británico en Hawái hasta que pasadas las pasiones de la guerra el gobierno peruano le devolvió su título de Gran Mariscal

    Pasó sus últimos años en Perú hasta que sintiendo la proximidad de su muerte solicitó ser llevado a un buque británico que se encontraba frente al Callao donde falleció poco después a la edad de 66 años.
    Después de su muerte se descubrió que todavía tenía (en su hígado) dos balas alojadas en su cuerpo, recuerdo de las más de veinte heridas que había recibido en sus batallas. Sus restos fueron enterrados en el Cementerio británico de Bellavista y luego, en 1926, fueron transferidos al Panteón de los Próceres, en el Parque Universitario de Lima, donde todavía descansa.  


    Créditos:

     



    Pachamama
     


    Ritual de la Pachamama en la Universidad Nacional de Lanús, UNLa. Remedios de Escalada, Buenos Aires, Argentina.

  • Más videos y fotos: GonBal.

  • Pacha Mama o Pachamama (Madre Naturaleza) es la diosa venerada por los pueblos indígenas de los Andes. En la mitologia inca, Pachamama es la diosa de la fertilidad que preside sobre la siembra y cosecha, personificando las montañas y provocando terremotos. Es una divinidad andina a la que se le realizan ofrendas en las ceremonias agrícolas y ganaderas. Está asociada a lo femenino y el espíritu de la Tierra. Es el núcleo del sistema de creencias de actuación ecológico-social entre los pueblos indígenas de los Andes, en América del Sur. Diferentes pueblos como los quechuas, aimaras, mapuches, nasa y otros en Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador y Perú han realizado y realizan rituales vinculados a esta deidad.

    No se debe confundir la Pachamama con la Ñuke Mapu, que es un concepto mapuche más filósofico que divino o religioso.
    La divinidad de la Pachamama (Madre Tierra) representa a la Tierra, pero no solo el suelo o la tierra geológica, como tampoco solo la naturaleza; es todo en su conjunto. No está localizada en un lugar, pero se concentra en manantiales, vertientes, o apachetas. Es una deidad inmediata y cotidiana, que actúa por presencia y con la cual se dialoga, ya sea pidiéndose sustento o disculpándose por alguna falta cometida en contra de la tierra y por todo lo que nos provee.

    No es una deidad creadora sino protectora y proveedora; cobija a los seres humanos, posibilita la vida y favorece la fecundidad y la fertilidad. A cambio de esta ayuda y protección, el pastor de la Puna Meridional está obligado a ofrendar a la Pacha parte de lo que recibe, no solo en los momentos y sitios predeterminados por el ritual sino, en todos los acontecimientos culturales significativos, configurándose así una suerte de reciprocidad. Sin embargo se la considera con una faz negativa: la Pachamama tiene hambre frecuente y si no se la nutre con las ofrendas o si se la ofende, provoca enfermedades.
     


    Historia de su culto

    El monolito Bennet de Bolivia o estela Pachamama el día de su redescubrimiento, en junio de 1932. Los quechuas, los aymaras y otras etnias de la región andina realizan ancestrales ofrendas en su honor, sacrificando entre otras cosas camélidos para derramar su sangre. Entre otros objetos se ofrecen hojas de coca, conchas marinas mullu y sobre todo el feto de la llama, según una creencia para fertilizar la tierra sin que faltara jamás la cosecha. Este tipo de ofertorio suele llamarse en los Andes centromeridionales «corpachada».

    La Pachamama, más las deidades Mallku y Amaru, conforman la trilogía de la percepción aimara sociedad-naturaleza; y sus cultos son las formas más antiguas de celebración que los aimaras realizan. Después de la conquista española y la llegada del Catolicismo, la figura de la Virgen María fue equiparada a la de la Pachamama por muchas de las comunidades indígenas.

    Se mantiene y conserva el sistema de creencias y rituales relacionados con la Pachamama, practicada por las comunidades quechuas y aimaras, y otros grupos étnicos que han recibido la influencia quechua-aimara, en las áreas andinas de Bolivia, Ecuador y Perú, en el norte de Chile y en el norte de Argentina. A través de los migrantes, se ha hecho conocida en otros lugares, y se ha expandido a numerosas ciudades y grandes metrópolis modernas como Buenos Aires, por este motivo se puede ver en tal ciudad (desde los años noventa) a gente que vuelca un poco del vino o la cerveza que está por beber diciendo: «Antes». Ceremonia de la Pachamama

    La ceremonia que muchos saben que es un ritual a la Pachamama o fiesta de la Madre Tierra. En Bolivia es llamada Challa o pago, que implica un acto de reciprocidad. Aunque se ha popularizado el primer día de agosto como día principal para su realización, de hecho se lo practica durante todo el mes, y en muchos lugares también el primer viernes de cada mes. Las ceremonias están a cargo de personas ancianas o de mayor autoridad moral dentro de cada comunidad. En el caso del pueblo aimara en Bolivia esta persona recibe el nombre de 'yatiri'.

    Se realizan ceremonias a la Pachamama en ocasiones especiales, como al partir de viaje o al pasar por una apacheta. Según Mario Rabey y Rodolfo Merlino (antropólogos argentinos que han estudiado la cultura andina desde los años setenta a los noventa), «el ritual más importante es el challaco». Challaco es una deformación de los vocablos quechuas ch'allay y ch'allakuy, que se refieren a la acción de ‘rociar con insistencia’, 'aspergar'; en el lenguaje de los campesinos del sur de los Andes Centrales, la palabra challar se usa como sinónimo de ‘dar de comer y beber a la tierra’. El challaco, como se practica en la zona estudiada, abarca una compleja serie de pasos rituales que comienzan en las viviendas familiares la noche de la víspera, durante la cual se cocina una comida especial, la tijtincha, y que culminan en un ojo de agua o la toma de una acequia donde se realiza el ritual principal a la Pachamama, con una serie de ofrendas que incluyen comida, bebida, hojas de coca y cigarros.
     


    Sincretismo religioso

    La religión centrada en la Pachamama se practica en forma paralela al cristianismo, al punto que muchas familias son cristianas y pachamamistas. En Bolivia, la Pachamama es identificada con la Virgen de Copacabana en La Paz, la Virgen de Urkupiña en Cochabamba, y la Virgen del Socavón en Oruro.
    Un antecedente artístico e histórico de este sincretismo lo constituye la representación de la Virgen Cerro del s XVIII, en la que el Cerro Rico de Potosí es antropomorfizado adquiriendo la imagen de la Virgen.
    En Puno, Perú, la Pachamama es identificada con la Virgen de la Candelaria.  


    Créditos:

     



    La carne de imitación se vende mejor al lado de la carne animal
     


    Se conoce como "carne de imitación" o también como "carne de origen vegetal".

  • Más videos y fotos: GonBal.

  • Lo que se conoce como "carne de imitación" o también como "carne de origen vegetal", viene experimentando fuertes subas en las ventas en el mercado norteamericano, con más del 260% de incrementos durante el confinamiento.
    Ahora, desde el marketing también analizan donde conviene ofrecer este alimento en los supermercados. Y un nuevo estudio de pautas de consumo indica que se vende mucho mejor cuando se coloca en la zona de carne de origen animal, por ser las zonas de alto tráfico en los grandes supermercados.

    Los consumidores compraron un 23% más de carne de origen vegetal de media cuando los productos se colocaron en el pasillo de la carne tradicional, según un estudio realizado por Kroger Co. y respaldado por la Asociación de Alimentos de Origen Vegetal.
    La conclusiones son una bendición para los productores de sucedáneos de la carne, cuyo objetivo es crecer seduciendo a los consumidores carnívoros, ya que los vegetarianos ya están convencidos. El estudio hizo un seguimiento de las ventas en 60 tiendas Kroger en Colorado, Indiana e Illinois durante 12 semanas.
    La carne de origen vegetal se colocó junto a las carnes de animales, reemplazando los artículos de temporada o de bajo rendimiento, y las ventas se compararon con las tiendas de control donde se mantenían en la sección vegetariana del pasillo refrigerado.

    La ubicación de los productos de sucedáneos de la carne en las tiendas ha sido durante mucho tiempo objeto de polémica.
    La colocación de productos es un aspecto planificado y controlado minuciosamente por los supermercados, y a medida que importantes actores como Beyond Meat Inc. y Impossible Foods Inc. introducen nuevas estrategias de venta minorista, el espacio en los estantes será un elemento clave en la forma en que los clientes eligen qué carne compran. La pandemia de coronavirus ya está inclinando la balanza.
    Los trastornos en la cadena de suministro de carne tradicional llevaron a los consumidores a comprar más alternativas a la carne.

    La venta de sucedáneos a la carne aumentó un 264% en EE.UU. en los primeros meses de confinamiento. Kroger registró un aumento en la cifra de clientes de carne de origen vegetal de más de 50% entre marzo y junio, frente al mismo período del año anterior, y los clientes compraron con mayor frecuencia y en mayores cantidades. Las ventas aumentaron más del 75%, según un comunicado. (Fuente www.perfil.com).  


    Créditos:

     



    Martín Miguel de Güemes
     


    "Gral. Martín Miguel de Güemes" Oleo sobre tela de Montellano T. - Colección Matassi.

  • Más videos y fotos: GonBal.

  • Martín Miguel Juan de la Mata de Güemes Montero Goyechea y la Corte (8 de febrero de 1785, ciudad de Salta - 17 de junio de 1821, Cañada de la Horqueta, provincia de Salta) fue un militar argentino que cumplió una destacada actuación en la guerra de la independencia y en las guerras civiles argentinas. Durante seis años ejerció la gobernación de la provincia de Salta y con muy escasos recursos libró una casi constante guerra defensiva, conocida como Guerra Gaucha, que mantuvo al resto del territorio argentino libre de invasiones realistas.

    Martín Miguel de Güemes se crió en el seno de una familia acomodada. Su padre, Gabriel de Güemes Montero, nacido en Santander, en la provincia española de Cantabria, era un hombre ilustrado y cumplía funciones de tesorero real de la corona española. Logró que su hijo tuviera una buena educación con maestros particulares que le enseñaron los conocimientos filosóficos y científicos de su tiempo. Su madre era María Magdalena de Goyechea y la Corte, de origen jujeño. Se casó en la Catedral de Salta con Carmen Puch, con quien tuvo tres hijos: Martín, Luis e Ignacio.

    Martín cursó sus estudios primarios en su ciudad natal, alternando la enseñanza formal con el aprendizaje de las labores campesinas en la finca donde vivía con su familia. A los 14 años se enroló en el Regimiento Fijo de Infantería, cuyo cuartel central estaba en Buenos Aires pero tenía un batallón en Salta a raíz de la rebelión de Túpac Amaru II desde 1781.

    En 1805 fue enviado con su regimiento a Buenos Aires, ya que el Virrey del Río de la Plata Rafael de Sobremonte temía un ataque inglés. Éste se produjo al año siguiente, iniciando las invasiones inglesas, participando Güemes en la Reconquista de Buenos Aires. Al año siguiente participó también de la Defensa de la ciudad y protagonizó una curiosa hazaña: al ver que un barco inglés había encallado por una bajante repentina del río, dirigió una carga de caballería y lo abordó. Fue una de las muy pocas veces en la historia que un buque de guerra fue capturado por una partida de caballería.

    En 1808 sufrió una enfermedad en la garganta, de la que surgió una seria deficiencia al hablar, una pronunciación gangosa de las palabras, que causaba la burla de sus compañeros. Todo indica que sufrió las complicaciones que suelen acompañar a la hemofilia, enfermedad que hasta ese momento no era conocida, y que dificulta mucho la cicatrización de las heridas externas e internas. Logró su traslado a Salta.

    Después de la Revolución de Mayo de 1810 la Primera Junta envió la Primera expedición auxiliadora al Alto Perú. Martín Miguel de Güemes, como integrante del Ejército del Norte, fue puesto al mando de un escuadrón gaucho en la Quebrada de Humahuaca (Jujuy) y en los valles de Tarija y Lípez, impidiendo la comunicación entre los contrarrevolucionarios y los realistas altoperuanos. En la batalla de Suipacha, librada el 7 de noviembre de 1810 y que fue el único triunfo de las armas patriotas durante esta primera expedición, la participación del capitán Güemes fue decisiva.

    Permaneció en la zona de la Quebrada hasta después de la derrota de los ejércitos de las provincias "de abajo" en la Batalla de Huaqui, el 19 de junio de 1811 y prestó su ayuda a los derrotados que huían; allí comenzó su famosa guerra de recursos, con la que posiblemente retrasó el avance de partidas realistas antes de la llegada del ejército principal, que mandaba el general Pío Tristán.
    Con su colaboración, el general Juan Martín de Pueyrredón logró atravesar la selva oranense y salvar los caudales de la Ceca de Potosí, que estaba en poder de los realistas.

    Güemes, siguiendo órdenes de Eustoquio Díaz Vélez, el 18 de enero de 1812 recuperó Tarija para los patriotas. La ciudad había caído en poder de los partidarios del virrey del Perú José Fernando de Abascal. Díaz Vélez le mandó reintegrarse al ejército -lo cual realizó- llevándose con él 300 hombres, 500 fusiles y dos cañones. Los revolucionarios fueron obligados a retirarse a San Salvador de Jujuy debido al avance de las tropas realistas numéricamente superiores que comandaba José Manuel de Goyeneche.

    Cuando el general Manuel Belgrano asumió el mando del Ejército del Norte e inició la Segunda expedición auxiliadora al Alto Perú ordenó su traslado por indisciplina, causada por un discusión sobre mujeres entre oficiales bajo su mando. Permaneció en Buenos Aires, agregado al Estado Mayor General.

    Al conocerse en Buenos Aires el desastre patriota de la batalla de Ayohuma, Güemes fue ascendido a teniente coronel y enviado al norte, como jefe de las fuerzas de caballería de José de San Martín, nuevo comandante del Ejército del Norte. En esta Tercera expedición auxiliadora al Alto Perú se hizo cargo de la vanguardia del ejército reemplazando en ese puesto a Manuel Dorrego, otro oficial brillante que había sido desterrado por problemas de disciplina.

    Se presentó en Salta como el protector de los pobres y el más decidido partidario de la revolución. Pero aun así, no logró nuevos aportes de recursos de parte de los sectores adinerados. Contó con su hermana María Magdalena "Macacha" Güemes como una de sus principales colaboradores.

    San Martín le encomendó el mando de la avanzada del río Pasaje (o río Juramento, porque en sus márgenes el general Belgrano había hecho jurar obediencia al gobierno de Buenos Aires, la Asamblea del Año XIII, y a la Bandera Nacional). Poco después, asumía también el mando de las partidas que operaban en el Valle de Lerma en el que está situada la ciudad de Salta. De este modo iniciaba la Guerra Gaucha, ayudado por otros caudillejos, como Luis Burela, Saravia, José Ignacio Gorriti o Pablo Latorre. Ésta fue una larga serie de enfrentamientos casi diarios, apenas cortos tiroteos seguidos de retiradas. En esas condiciones, unas fuerzas poco disciplinadas y mal equipadas pero apoyadas por la población podían hacer mucho daño a un ejército regular de invasión.

    Con sus tropas formadas por gauchos del campo, rechazó el avance del general Joaquín de la Pezuela y posibilitó el inicio de un nuevo avance hacia el Alto Perú. Bajo el mando del general José Rondeau tuvo un papel destacado en la victoria de batalla de Puesto del Marqués. Pero, indignado por el desprecio que mostraba éste por sus fuerzas y por la indisciplina del ejército, se retiró del frente hacia Jujuy. Daba por descontada la derrota del Ejército del Norte en esas condiciones y, en ese caso, necesitaría a sus hombres. Al pasar por Jujuy se adueñó del armamento de reserva del ejército; al enterarse, Rondeau -que era también el Director Supremo de las Provincias Unidas del Río de la Plata- lo declaró traidor.

    Güemes había conversado con San Martín sobre las ideas de atacar Perú desde Chile. Pero San Martín necesitaba tener las espaldas cubiertas, con fuerzas activas en la frontera norte de Salta, para mantener ocupados los ejércitos realistas muy lejos de Lima. La persona más indicada para dirigir esas operaciones era Güemes, y San Martín lo nombró General en Jefe del Ejército de Observación. El salteño estaba continuamente informado sobre los movimientos de San Martín en la campaña del Pacífico, y cuando éste desembarcó en la costa peruana, decidió avanzar hacia el Alto Perú.

    Pero ya no podía contar con el Ejército del Norte, del que sólo quedaba una pequeña división al mando del coronel Alejandro Heredia (que estaba a órdenes de Güemes), y algunas armas en Tucumán. Pero éstas estaban en poder del gobernador Bernabé Aráoz, que las estaba usando para tratar de volver a la provincia de Santiago del Estero a la obediencia a su gobierno.

    A principios de 1821, el gobernador de Santiago del Estero, Juan Felipe Ibarra, pidió auxilio a Güemes, y éste invadió Tucumán, más para apoderarse de las armas que necesitaba que por solidaridad. La expedición salteña se componía de 2.000 hombres provenientes de Salta, San Carlos y Rosario de la Frontera, saliendo rumbo a Tucumán en febrero; por la amenaza realista, las milicias de Jujuy no participaron en la acción. Pero el ejército salteño y santiagueño, al mando de Heredia (tucumano) e Ibarra, fue derrotado por el tucumano al mando de Manuel Arias (salteño) y Abraham González en la batalla de Rincón de Marlopa (3 de abril). Otra columna salteña tuvo éxito en expulsar a los partidarios de Aráoz de Catamarca, aunque el tucumano la recuperaría poco después su República de Tucumán desaparecería definitivamente en agosto.

    El cabildo de Salta, formado por las clases altas de la ciudad, cansadas de pagar las contribuciones forzosas que exigía Güemes, aprovechando la ausencia del caudillo, lo acusó de “tirano” y lo declaró depuesto. Muchos de sus miembros se habían puesto de acuerdo con el general español Olañeta para entregarle la ciudad. Güemes regresó sin prisa, ocupó pacíficamente la ciudad, y perdonó a los revolucionarios. Ésa fue la llamada "Revolución del Comercio"; aunque fracasada, dio inicio a un partido de oposición, conocido como "Patria Nueva", en oposición a la "Patria Vieja", es decir, al partido de Güemes.

    Pero no todo había terminado: Olañeta ya estaba en camino, y mandó al coronel “Barbarucho” Valdez por un camino desierto de la Puna, acompañado por miembros de la familia realista Archondo. El coronel Valdez era un español nativo de Valencia, radicado desde hacía décadas en la región y con experiencia en arriar y robar ganado, oficios que le permitieron conocer múltiples senderos poco transitados.

    El 6 de junio, Valdez ocupó la ciudad de Salta, y al salir a combatirlo, Güemes fue herido por una bala. Siguió a caballo hasta una hacienda a dos leguas de la ciudad. Pero su herida —como cualquier herida profunda de un hemofílico— nunca cicatrizó.

    Murió diez días después, el 17 de junio de 1821, a los 36 años de edad. En el momento de su muerte, en la Cañada de la Horqueta, cerca de la ciudad de Salta, yacía a la intemperie, en un catre improvisado por el Capitán de Gauchos Mateo Ríos, luego su cadáver fue inhumado en la Capilla del Chamical. Martín Miguel de Güemes fue el único general argentino caído en acción de guerra exterior.

    Desde que supo de la muerte de su esposo, Carmen Puch se encerró en su habitación, y se cree que se dejó morir de hambre.
     


    Créditos:

     



    Conoce a Doug Hurley y Bob Behnken, los astronautas, ingenieros y ‘rudos’ papás que hicieron historia con SpaceX
     


    Los astronautas de la NASA Bob Behnken y Doug Hurley llegan al Centro Espacial Kennedy en Cabo Cañaveral, Florida, 20 de mayo de 2020. Reuters/Joe Skipper.

  • Más videos y fotos: GonBal.

    • SpaceX lanzó su primera misión espacial tripulada por humanos el pasado sábado, lo cual no ocurría desde que Elon Musk fundó la compañía hace 18 años.
    • La nave espacial Crew Dragon de SpaceX fue piloteada por los astronautas de la NASA Bob Behnken y Doug Hurley durante en vuelo de prueba, llamado “Demo-2”.
    • Ambos hombres son pilotos de prueba militares, ingenieros, miembros de la misma clase de astronautas de la NASA y volaron en dos misiones de transbordadores espaciales. También se casaron con astronautas y tienen un hijo.
    • Los compañeros de los astronautas los describen como engañosamente inteligentes y que volarían con cualquiera de los dos en cualquier momento.
    • La forma en que la oficina de astronautas de la NASA elige a una tripulación de los miembros de su prestigiado cuerpo es algo misterioso.
    Sin embargo, con la selección de Bob Behnken y Doug Hurley en 2018 para volar la nave espacial Crew Dragon de SpaceX, en retrospectiva, el proceso parece obvio.
    Ambos se graduaron del mismo grupo de candidatos a astronautas en 2000. Además, los dos son ingenieros y volaron aviones militares.
    Otras similitudes que ambos tienen es que volaron al espacio en dos ocasiones a bordo de un transbordador espacial; se casaron con una compañera astronauta que también viajó al espacio; y tuvieron un hijo con su respectiva pareja.

    Tanto Behnken como Hurley pasaron años trabajando con SpaceX, fundada por Elon Musk en 2002, para perfeccionar la nave espacial comercial que logró llegar a la Estación Espacial Internacional (EEI) este domingo.
    Y ambos comparten la aspiración de cada piloto de prueba que se ha convertido en un astronauta: la oportunidad de volar un “pájaro nuevo”.
    “Si nos hubieras dado una cosa para incluir en nuestra lista de trabajos soñados que habríamos tenido algún día”, dijo Behnken a los periodistas el 20 de mayo, “habría sido estar a bordo de una nueva nave espacial y realizar una misión de prueba”.

    Este sábado, el dúo despegó del Centro Espacial Kennedy en Florida hacia la EEI a bordó de la cápsula espacial Crew Dragón, la cual fue impulsada por un cohete Falcon 9 de SpaceX.
    19 horas más tarde, ambos astronautas arribaron a la estación espacial donde lograron completar una maniobra de acople de manera exitosa. El plan es que permanezcan ahí por aproximadamente 110 días antes de regresar a la Tierra.
    La misión “Demo-2” tuvo muchas cosas en juego, ya que aunque SpaceX lanzó 85 cohetes Falcon 9 de clase orbital, ninguno de ellos estuvo tripulado por un ser humano.

    Por su parte, la NASA voló su último transbordador espacial en julio de 2011. Desde entonces, no ha tenido medios para llegar a la órbita, excepto pagando a Rusia por los asientos a bordo de su nave espacial Soyuz. Dicha dependencia es un problema para Estados Unidos, ya que ha hundido a la EEI en cerca de 100,000 millones de dólares (mdd) (1).
    Este momento histórico se logró gracias al Programa de Tripulación Comercial, un esfuerzo público y privado de 10 años y con un valor aproximado de 8,000 mdd (2). Fue así como la NASA otorgó a SpaceX alrededor de 3,140 mdd para desarrollar, construir y volar Crew Dragon.

    La unión de fuerzas fue diseñada para ayudar a ambas entidades a superar los obstáculos y obtener éxito propio.
    La NASA consiguió que la compañía de cohetes se convirtiera en un proveedor comercial confiable de vuelos espaciales y que podrá vender los boletos de la agencia para orbitar a sus astronautas.
    SpaceX, por su parte, está listo para terminar el programa con una nave espacial con calificación humana, lo cual le permitirá abrir una nueva era de vuelos espaciales comerciales para todo el mundo.

    “Desafortunadamente, estamos en medio de la pandemia de coronavirus. Nuestro país ha pasado por muchas cosas. Pero este es un momento único en el que todo Estados Unidos puede tomarse un momento y ver a nuestro país hacer algo impresionante nuevamente, y eso es lanzar a los astronautas estadounidenses en cohetes estadounidenses y desde suelo de Estados Unidos”, dijo Jim Bridenstine, administrador de la NASA, durante una conferencia de prensa el pasado martes.
    “Vamos a ir a la EEI. Y lo que hacemos allí, por supuesto, es transformar la forma en que hacemos los vuelos espaciales en general”, agregó.
     


    Hurley y Behnken son pilotos, astronautas y papás ‘rudos’

    Hurley, de 53 años, creció en Nueva York, cerca de la frontera con Pensilvania, se graduó como el mejor de su clase en preparatoria y obtuvo un título de ingeniero civil de la Universidad de Tulane.
    Al unirse al Cuerpo de Entrenamiento de Oficiales de la Reserva Naval, eventualmente se presentó como piloto de pruebas en el Cuerpo de Marines con el distintivo “Chunky”. Más tarde, se volvió miembro de la clase 2000 de astronautas de la NASA.

    Behnken, un nativo de Missouri de 49 años, siguió un camino similar. Obtuvo una licenciatura en ingeniería mecánica de la Universidad de Washington en St. Louis. Después estudió una maestría y un doctorado en Caltech sobre el tema.
    En medio de su vida académica, se unió al programa ROTC de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, que lo llevó a convertirse en piloto de pruebas y en miembro de la misma clase de candidatos a astronautas de la NASA.

    Ambos se hicieron amigos en el programa de la NASA, donde cada uno hizo dos misiones de transbordadores espaciales. La última misión de Hurley, a bordo del transbordador espacial Atlantis en julio de 2011, fue también el vuelo final de dicho programa.
    Garrett Reisman, un ex astronauta de la NASA que se unió a SpaceX en 2011 para ayudar a desarrollar sus naves espaciales, dijo que conoce bien a ambos hombres por trabajar con ellos. Incluso tiene varias similitudes con Behnken, con quien compartió el mismo asesor doctoral y practicó senderismo en la naturaleza.

    “A Doug le gusta jugar a ser un piloto tonto, pero en realidad es un tipo muy inteligente”, dijo Reisman a Business Insider. “Y el apodo de Bob es ‘Dr. Bob’”.
    Reisman agregó que Behnken “es muy equilibrado”, callado y que “trata de no dejar que su boca hable por él”.
    El ex astronauta compartió una historia sobre una reunión de SpaceX en la que estuvo con Behnken, a quien algunos empleados explicaron la teoría del control de vehículos como si fuera “un piloto tonto”, cuando en realidad ese fue el tema que él estudió para su doctorado.
    “Estoy sentado allí muriéndome de la risa porque sé que él sabe más sobre estas cosas que ellos”, dijo Reisman.

    La experiencia, el tenor y la atención al detalle de Behnken y Hurley los llevaron a que en 2015 la NASA los escogiera, junto con otros dos astronautas, como parte de un “Programa de Tripulación Comercial”.
    El objetivo de éste era trabajar con SpaceX y Boeing en nuevas naves espaciales comerciales. Esto también los aceleró en conseguir los codiciados lugares a bordo de Crew Dragon.
    Durante una conferencia de prensa el pasado 1 de mayo, Gwynne Shotwell, presidenta y directora de operaciones de SpaceX, describió a ambos hombres como padres, pilotos y astronautas “rudos”.

    Cuando más tarde se les preguntó a cada uno qué vuelve al otro “rudo”, Behnken dijo que Hurley “está listo para cualquier cosa todo el tiempo” y está «siempre preparado”.
    “Cuando vas a volar al espacio en una misión de prueba, no podrías pedir que una mejor persona o un mejor tipo de persona esté contigo”, añadió. “Estoy agradecido de que, haciendo algo como esto, lo estoy haciendo con Doug Hurley”.

    “No hay algo que se le escape o de que no tenga todas las eventualidades potenciales ya pensadas cinco veces antes que casi cualquier otra persona”, dijo Hurley. “No hay pregunta que pueda hacerle y que él no tenga ya pensada cuál es la mejor respuesta”.
    Los dos compartieron que sus primeros trabajos verdaderos fueron trabajar para sus padres y, aunque no fue divertido, los construyó.
    “Probablemente, el jefe más duro para el que trabajarás es tu padre”, añadió Behnken en un video de la NASA.
    Leroy Chiao, quien voló al espacio cuatro veces como astronauta de la NASA antes de retirarse, dijo que la reputación de Behnken y Hurley les precede.
    “Ciertamente volaría con ellos, ya sea con uno o con los dos, en un momento”, detalló a Business Insider.

    Behnken y Hurley hicieron más en la clase de astronautas de la NASA en 2000 que los vuelos de transbordadores espaciales. Ambos trabajaron para desarrollar las primeras naves espaciales privadas y conocieron a sus esposas.
    Megan McArthur, quien ayudó a reparar el telescopio espacial Hubble en 2009, se casó con Behnken. Años después, la pareja tuvo un hijo, Theo, que ahora tiene 6 años.
    Mientras tanto, la astronauta Karen Nyberg se casó con Hurley, con quien tuvo un hijo llamado Jack, que ahora tiene 11 años.
    Ambas mujeres e hijos viajaron a Florida para ver a Behnken y Hurley volar al espacio.

    En una entrevista con Christian Davenport de The Washington Post, McArthur expuso la dificultad de ver al padre de su hijo lanzarse al espacio.
    “Una de las cosas más difíciles es ver a la persona que amas lanzarse al espacio”, compartió.
    “Es mucho más difícil que hacerlo tú misma cuando estás en el cohete. Tienes el entrenamiento. Estás preparada para la misión. Cuando estás mirando, solo eres un espectador. Y pase lo que pase, no puedes hacer nada para contribuir a la situación”.
    De cualquier forma, tener un cónyuge que comprende los riesgos inherentes de viajar al espacio ayuda a las parejas a criar a sus hijos sobre qué esperar.

    Behnken dijo que los retrasos en el Programa de Tripulación Comercial —el primer lanzamiento de una nave espacial SpaceX o Boeing estaba programada para finales de 2017— fueron ventajas para la crianza de sus hijos.
    “Hemos tenido muchas conversaciones a lo largo de los años en lugar de tener que tenerlas todas en las últimas semanas”, dijo a Business Insider. “Es más rutinario, por así decirlo, en términos de expectativas de que eventualmente volaría en una nave de SpaceX desde la costa de Florida”.

    En la madrugada del 2 de marzo de 2019, Musk y algunos funcionarios de la NASA celebraron una breve conferencia de prensa tras el lanzamiento de la misión “Demo-1”.
    Esta consistió en un lanzamiento completo, atraque y reentrada de una nave espacial Crew Dragon con un maniquí llamado Ripley y un peluche. Behnken y Hurley se unieron al CEO de SpaceX en el estrado para responder algunas preguntas.

    Aunque Musk estaba radiante, rápidamente se sintió “emocionalmente agotado” del vuelo. También explicó todo el trabajo que estaba pendiente, incluido el atraque, el reingreso y el aterrizaje (lo más preocupante para él). La misión fue un éxito total, aunque la cápsula fue destruida accidentalmente meses después durante una prueba en tierra.
    Hacia el final de la conferencia, Business Insider le preguntó a Musk cómo, dados sus niveles de estrés, podría manejar la misión “Demo-2”, con los dos astronautas sentados a su izquierda a bordo.

    “Sospecho que será extremadamente estresante”, respondió mirando a Behnken y Hurley. Pero Musk agregó que el vuelo de prueba “Demo-1” “contribuirá en gran medida a sentirse bien durante el vuelo con Bob y Doug», en “Demo-2”.
    También señaló que Behnken y Hurley monitorearon los datos del lanzamiento desde la sala de control, incluida la separación exitosa de la nave Crew Dragon de su cohete y la inserción en la órbita terrestre baja.
    “Fui y les pregunté qué pensaban”, detalló Musk. «¿Cómo te sentirías al volar en él? ¿Te gusta la idea de volar en él?”.
    “Ustedes nos dijeron qué es lo que iba a pasar, y eso fue lo que pasó. Así es como nos gusta que sea”, intervino Behnken.

    SpaceX y la NASA intentaron realizar el lanzamiento el pasado miércoles, pero éste tuvo que ser cancelado por el mal tiempo. Afortunadamente, ambos astronautas pudieron hacer historia este sábado, cuando despegaron hacia la EEI.
     


    (1) Lease 100.000 millones de dólares.

    (2) Lease 8.000 millones de dólares.
     


    Créditos:

     



    Historia del Himno Nacional Argentino
     


    El Himno Nacional Argentino entonado en el salon de Mariquita Sánchez. Oleo de Subercaseaux. Detalle.

  • Más videos y fotos: GonBal.
  • El Himno Nacional Argentino, es la canción patriótica de Argentina. La letra pertenece a Vicente López y Planes, y la música es de Blas Parera. Fue oficializado en 1813, por la Asamblea Constituyente. La versión del himno, que se conoce actualmente, es el arreglo que hiciera en 1860, Juan Pedro Esnaola.
    Nuestro himno, es uno de los símbolos patrios, junto a la escarapela, el escudo y la bandera.
     


    Origen del Himno Nacional Argentino

    La historia del Himno Nacional Argentino se remonta a 1812. Más precisamente, se trata de lo que ocurrió la noche del 24 de mayo de ese año. En esa oportunidad, se representaba en el Casa de Comedia, frente a la Iglesia de la Merced, el melodrama de Ambrosio Morantes titulado El 25 de Mayo, con música de Blas Parera.
    Como parte de la representación, se veía al pueblo en la plaza cantando un himno a la libertad. Vicente Lopez y Planes espectador en la velada teatral, se sintió motivado y compuso algunas estrofas.

    Pero, Vicente Lopez, no fue el único impactado por la presentación teatral. También, motivó a la Asamblea. Ésta, ofició al Cabildo sobre la conveniencia de contar con una marcha patriótica, para ser entonada en escuelas y espectáculos públicos.
    Entonces, el Cabildo encarga a Manuel José Garcia, la gestión de una marcha patriótica. Garcia encomienda el trabajo a fray Cayetano Rodriguez. Pero, también, comisiona al mismo tiempo, a su amigo, poeta y cabildante Vicente Lopez y Planes, la realización de la letra para dicha marcha patriótica.
    Se aprobaron los versos de fray Cayetano Rodriguez, y el cabildo encargo que se les pusiera una música sencilla. Pero al mismo tiempo se hizo una demostración, a las puertas del Cabildo, de la marcha patriótica de Vicente Lopez con música de Blas Parera.

    Hay distintas teorías de lo sucedido, sobre si fray Cayetano Rodriguez retiró su versión, si cayó en desuso por falta de mérito, ó si coexistieron durante 1812 los dos himnos. Pero lo concreto, es que la marcha patriótica de Vicente Lopez y Blas Parera, fue entonada en noviembre de 1812 ante los miembros del gobierno, y que el Cabildo abonó 167 pesos por la música a Parera.
     


    El principio del Himno Nacional Argentino

    El 6 de marzo de 1813, la Asamblea encargó formalmente a Vicente Lopez, que preparase la canción patriótica y el 11 de mayo se aprobó la ampliación. La Asamblea de 1813, estableció por decreto, que esta marcha patriótica se entonara en todos los actos públicos. Pero en verdad, se dice que el Himno Nacional Argentino, ya había sido consagrado por el pueblo, que lo había hecho propio.
    La primera edición oficial del Himno Nacional Argentino, llamada en ese momento Marcha Patriótica, la realizó la Imprenta de los Niños Expósitos. El diseño era semejante al de la Gaceta ministerial y data del 14 de mayo de 1813.

    Entre las primeras memorables ejecuciones, está la interpretación por el coro de niños de la Escuela de Rufino Sánchez en la Plaza de la Victoria, al pie de la Pirámide Mayo. También la ejecución de Blas Parera, de la Marcha Patriótica en el piano de la casa de Esteban de Luca.
    Parera, además, le habría obsequiado a De Luca, una partitura original en 1813. Dicha partitura, habría sido donada por la familia De Luca en 1916, al Museo Histórico Nacional.

    El óleo de Pedro Subercaseaux Errázuriz, que actualmente se encuentra en el Museo Histórico Nacional, inmortalizó la velada en la cual se entonó el Himno Nacional Argentino en la casa de Mariquita Sánchez de Thompson.
    El 5 de mayo de 1813 la Asamblea establece la fecha del 25 de Mayo, como día de fiesta cívica en celebración de la Revolución del 25 de mayo de 1810. Ese día se cantó en el teatro la canción patriótica.
     


    Créditos:

    Temas de la Semana Anterior

    Arte y Cultura:

    "Día de la Tradición:
    Símbolo de la identidad argentina"

    Conviene comenzar dejando en claro que el gaucho es un hombre de campo, que trabajaba en las tierras en las afueras de Buenos Aires. Un jinete a caballo, un hombre rural independiente, y nómade. Los primeros gauchos aparecieron en la zona del Litoral a principios del siglo XVII y, en las desiertas llanuras pampeanas, había gran cantidad de vacas y caballos salvajes, sin dueños, denominados “cimarrones”. Así comenzó a configurarse la imagen del gaucho. Se dedicaba a la caza de ganado silvestre para su alimento, posterior extracción de cuero y comercialización. El gaucho, en..
    Entrar (www.o-12.com.ar)

    Arte y Cultura:

    "Día de la Tradición:
    Vestimenta y afines del gaucho"

    Toda indumentaria de gaucho usualmente es llamada pilcha (tal palabra de origen indígena luego ha pasado a ser parte del lunfardo). La vestimenta típica del gaucho tiene la impronta de la de los jinetes andaluces a la que suma un poncho (gran capa talar o capote tipo manta con un tajo en el centro para pasar la cabeza), un facón (cuchillo de gran tamaño), un rebenque o talero y pantalones amplios que no son los actuales del hombre de campo, que se llaman bombachas, sino unos pantalones tipo pijama, llamados calzoncillos, sueltos abajo, que sostenidos con un cinturón con..
    Entrar (www.caletao.com.ar)

    Arte y Cultura:

    "Día de la Tradición:
    Juegos gauchos"

    La prueba de riendas consiste en que el paisano tiene que pasar entre ocho o diez tambores separados por siete metros, comienzan sicsagiando los tambores y vuelven también zigzagueando y al final vuelven corriendo y el que primero llega gana. Queda descalificado el caballo que tire algún tambor o saltee alguno. Se juega por plata o simplemente porque les gusta. Las carreras cuadreras eran a caballo y se denominan cuadreras porque se toma una cuadra como medida de distancia a recorrer. Son carreras...
    Entrar (www.elchenque.com.ar)

    Arte y Cultura:

    "Día de la Tradición:
    Literatura, teatro, cine gaucho"

    La literatura gauchesca es un género propio, utiliza el lenguaje del gaucho y suele contar su manera de vivir. Se caracteriza principalmente por tener al gaucho como personaje principal, y trascurrir las acciones en espacios abiertos y no urbanizados (como la región pampeana [«la pampa»] argentina). Es importante destacar que, más allá de que este género tiene como eje principal al gaucho, generalmente es usado por escritores de alto nivel socioeconómico, ya que el gaucho era mayormente analfabeto. Esta...
    Entrar (www.elchenque.com.ar)


  •