Comodoro Rivadavia - Chubut - Argentina
"Capital del Viento"

Bandera de la Ciudad de Comodoro Rivadavia.
Mapas
Página Principal
Mapas
Bandera de la República Argentina.

1810 - ¡Viva la Patria! - 2024


Buscador Interno



en la Web
en caletao.com.ar
en elchenque.com.ar

Indice Temático

Accesorio Arte y Cultura
Accesorio Bibliotecas
Accesorio Culto
Accesorio Deportes
Accesorio Ecología
Accesorio Economía
Accesorio Educación
Accesorio Efemérides
Accesorio Fauna
Accesorio Flora
Accesorio Fotografías y Videos
Accesorio Geografía
Accesorio Historia
Accesorio Org. No Gubernamentales
Accesorio Política y Gobierno
Accesorio Primeros Habitantes
Accesorio Salud
Accesorio Turismo

Accesorio Artículos
Accesorio Colaboraciones
Accesorio Editoriales
Accesorio Enlaces Páginas Comodoro
Accesorio Enlaces Ciudades
Accesorio Enlaces Indice
Accesorio Galería Arte
Accesorio Galería Fotos Artísticas
Accesorio Libros y Escritores
Accesorio Libros Electrónicos
Accesorio MP3
Accesorio Videos

Accesorio Webmaster
 


Servicios

Accesorio Estado del Tiempo
Este enlace lo llevará a conocer el Estado del Tiempo de la Ciudad de Comodoro Rivadavia.


Aspectos Técnicos

Este Sitio está en:
Permanente Construcción.

Actualizado al:
27 de Mayo de 2024

Resolución:
Sin resticción.

Optimizado para:
1366 x 768 px.

Publicadas desde el:
03 de Abril de 2000


Correo Electrónico

E-Mail: gonbal@gmail.com

Enlace al Sitio de Caleta Olivia, Santa Cruz, Argentina.
Enlace al Sitio GonBal.
Enlace al Sitio de Cañadón Seco, Santa Cruz, Argentina.
 
4055 Páginas - Año XXIII - 2799 Imágenes
Actualizado al: 27 de Mayo de 2024 - Próxima Actualización: 05 de Junio de 2024

Temas de la Semana

Historia:

«El costado humano
de los héroes de la patria»

Nuevo.
Detrás del bronce que tiñe a los próceres nacionales hubo seres de carne y hueso lejanos a la perfección, como todos. En un nuevo aniversario del 25 de Mayo, una de las fechas patrias más salientes, resulta interesante hacer un recorrido por sus amores, sus odios y sus enfrentamientos. Dos personajes destacados entre los próceres...
Entrar (www.elchenque.com.ar)

Historia:

«A la Junta de 1810 le propusieron
fabricar un... submarino»

Nuevo.
En 1810, inmediatamente después de la instalación del primer gobierno patrio, el problema más grave que enfrentaba éste era la tenaz oposición de la Banda Oriental. El espionaje era moneda corriente en las dos orillas y no se descartaba un ataque de los realistas desde Montevideo. Por esos días arriba a Buenos Aires, procedente de...
Entrar (www.elchenque.com.ar)

Historia:

«El corsario albiceleste:
Hipólito Bouchard»

Nuevo.
Los primeros meses de los gobiernos revolucionarios de Buenos Aires fueron muy difíciles. Sólo en el frente marítimo, debían enfrentar a la poderosa flota que controlaba el Río de la Plata desde Montevideo (de hecho, Buenos Aires fue bloqueada y bombardeada en 1811). La primera e improvisada armada patria, confiada al mando del navegante maltés Juan Bautista Azopardo, había sido destrozada en San Nicolás...
Entrar (www.o-12.com.ar)

Historia:

«25 de Mayo de 1810:
Mitos y verdades»

Nuevo.
Lo que Saavedra intenta conciliar al mismo tiempo son los intereses de los pueblos que empezaron a llegar con sus representantes a Buenos Aires, muchos de los cuales estaban bastante lejos de coincidir con las posturas más jacobinas de Moreno", dice la doctora en Historia Marcela Ternavasio, profesora titular de..
Entrar (www.caletao.com.ar)

Salud:

"Autismo"
Información y manual sobre «Autismo» para Padres de niños ...
Entrar (www.caletao.com.ar)

«Wallpaper» de 2019:

"Imágenes de Patagonia"
A partir de este Mes podrán elegir los «Fondos de Pantalla» ...
Entrar (www.elchenque.com.ar)

Arte y Cultura:

"Ivana Adzija"
Un Nuevo récord mundial sin precedentes en el Mundo estableció ...
Entrar

«Artículo»
 



6 datos muy curiosos que no sabías de la Revolución de Mayo
 


Hay varias versiones sobre los cintillos que se repartieron el 25 de Mayo.

El 25 de mayo es una de las fechas patrias más emblemáticas de la Argentina, ya que se conmemora la gesta de la Revolución de Mayo en la cual se reemplaza al virrey de España por un Gobierno local. Constituye, en definitiva, el nacimiento de nuestra Nación, que culminaría con la declaración de la independencia el 9 de Julio de 1816. Los historiadores han revelado, con el correr de los años, algunos datos muy curiosos (y poco conocidos) de la Revolución de Mayo. Aquí te contamos 6 cosas muy curiosas al respecto.
 


1- $521 en gastos del Cabildo Abierto (mucho vino)

Un dato histórico poco conocido y por demás curioso quedó asentado en la lista de las actas de las deliberaciones del Cabildo Abierto respecto a los gastos que tuvo el mismo.
Según revela el historiador Felipe Pigna en su libro "1810", de acuerdo a dicho documento en total se gastaron 521 pesos. La lista registrada de gastos es la siguiente:

  • 2 pesos en chocolate
  • 13 libras de bizcocho
  • 6 libras de velas
  • 16 botellas de vino
  • 73 pesos se pagaron al fondero por el "catering" de los días 23 y 25.
  • 12 pesos en fletes y traslados
  • Como vemos, no faltó vino, chocolate y bizcocho...

 


2- ¿Llovió o no llovió el 25 de Mayo?

"El pueblo quiere saber de qué se trata" (una frase anónima atribuida a las manifestaciones de 1810) es también el nombre de una de las pinturas más famosas que retrata la fecha y muestra a las personas con paraguas frente al Cabildo.
La creación de esta obra -vale aclarar- es muy posterior a los hechos: data del primer Centenario. Pero en los tiempos actuales generó polémica respecto a si efectivamente llovió el 25 de mayo. No sólo eso: ¿existían los paraguas en esa época?.

Los historiadores aclaran esta polémica. "Sí, por supuesto. Toda la semana estuvo complicada", asegura Daniel Balmaceda, historiador, periodista, escritor, divulgador y miembro de la Academia Nacional de Historia, respecto a las precipitaciones registradas ese día.
¿Por qué, entonces, hay clubes que se llaman "Sol de Mayo"? "Eso es por la frase 'El sol del 25 viene asomando', que es de un tango canción que se hizo para la época del Centenario. Pero, en realidad, el sol hace referencia al nacimiento de la Patria.

Esa semana llovía tanto que era muy difícil salir de la casa. En Buenos Aires, en el 1800, con un poco de lluvia, preferías quedarte en tu casa", explicó el historiador. Según Balmaceda, la lluvia "fue un escollo. Querían tener gran participación de los vecinos en la Plaza y, en realidad, acudieron muy pocos.
Ahí surgió la frase 'El pueblo quiere saber', que no es como se suele decir. Mientras un grupo de vecinos esperaba, en el piso alto del Cabildo se estaba deliberando y, en medio de la lluvia, empezaron a gritar 'El pueblo quiere saber lo que se trata': querían saber qué temas estaban tratando, por qué no resolvían nada. No era 'de qué se trata': todos sabían de qué se trataba.

Finalmente, ya con menos lluvia, Saavedra y compañía se asomaron al balcón —ya en esa época teníamos asomadas al balcón— saludaron y se fueron del Cabildo porque ellos no gobernaban desde allí sino que lo hacían desde el fuerte, donde hoy está la Casa Rosada.
Cruzaron toda la plaza y se fueron a su primer día de trabajo", relata Balmaceda. Por su parte, Miguel Ruffo en '¿Llovió el 25 de Mayo de 1810 en la ciudad?', escribió:
“Respecto al 22 de mayo, cuando se realizó el Cabildo Abierto, en el Museo Histórico Nacional (MHN) se ha conservado un interesante testimonio escrito. Se trata de una de las esquelas de invitación cursadas por el propio Cabildo de Buenos Aires a los vecinos de la ciudad para que participaran del encuentro.

El vecino en cuestión era Pedro Díaz de Vivar, quien no asistió a la asamblea del 22 por estar el día lluvioso. En la esquela impresa que lleva por identificación la expresión: 'Invitación al Cabildo Abierto del 22 de mayo de 1810, extendida a nombre del Sr. Pedro Díaz de Vivar', se lee además, manuscrita a tinta, la siguiente explicación:

'Por aver llovido el 22/no fui al cavildo, teme/roso de la humedad, y/ frío. Fui con mi hijo/ Marco el 23 a las 9 ½ de/ la manana [sic], pasamos/...el/ hermano del Aguacil/Mayor Mancilla, y nos/respondió el Exmo. Cavil-/do que ya era tarde, porque/estaba cerrada el acta'".

El tema de los paraguas también generó debate. Hay quienes dicen que no había paraguas en el Río de la Plata en esa época. Pero no es cierto: en 1795, el inventario de una importante tienda porteña constató que había allí 27 paraguas de hule, que se vendían al precio de 4 reales.
Por lo tanto es creíble la tradicional imagen que muestra a los vecinos de la ciudad protegiéndose con paraguas frente al cabildo. De todos modos, hay dudas acerca de la cantidad de personas con paraguas en la Plaza, ya que se cree que era un artículo de lujo, no accesible para todos.
 


3- Belgrano no sabía cómo llegó a la lista de vocales para la Primera Junta

Manuel Belgrano ha sido uno de los principales dirigentes del proceso histórico que comenzó en 1810. Tal como es sabido, el 25 de mayo fue elegido vocal de la Primera Junta de Gobierno, embrión del primer gobierno patrio argentino.
Pero lo curioso es que, al parecer, según dejó asentado en su autobiografía escrita en 1814, Manuel Belgrano desconocía cómo apareció su nombre en la lista de vocales para la Primera Junta. Dice textual en dicha autobiografía:
"Apareció una junta, de la que yo era vocal, sin saber cómo ni por dónde, en que no tuve poco sentimiento"
 


4- ¿Había escarapelas el 25 de mayo de 1810?

La cuestión de las escarapelas también generó debate. La tradición considera que la escarapela argentina surgió, por lo menos, entre los días 22 y 25 de mayo de 1810. En esas fechas de la Revolución de Mayo, los patriotas llamados "chisperos" (apodo despectivo puesto por los realistas que querían seguir subordinados a España), cuyos jefes más notorios eran Domingo French y Antonio Luis Beruti, repartían cintas (cintillos) entre los adherentes a la revolución.

Es decir, no eran las escarapelas tal como las conocemos hoy en día. No se sabe exactamente qué colores tenían tales cintas, hay quienes suponen que eran rojas; blancas con la figura del rey depuesto; o celestes y blancas; otros dicen que eran rojo, blanco y azul claro, al parecer porque se inspiraban en los colores de la Revolución francesa.

La versión más sostenida señala que French y Beruti repartieron el 22 de mayo en la plaza de la Victoria cintas blancas con una estampa de Fernando VII, y el 25 de mayo le añadieron una cinta roja.
"Con las escarapelas ocurrió algo similar. En su Historia de la República Argentina (1883), Vicente Fidel López escribía que 'la plaza se llenó en un momento de damas y señoritas, con los colores celestes que distinguían el penacho tan popular de los Patricios'. Los textos de la época, en cambio, mencionaban la presencia de cintas, pero les atribuían distintos colores (rojo, celeste, blanco). Por otro lado, difícilmente fueran redondas, ya que esa forma era propia de los distintivos militares (y no común entre los civiles)".
El origen de los colores de la escarapela y las razones por las que fueron elegidos para simbolizar a la Patria no pueden establecerse con precisión. Hay diversas versiones y datos interesantes sobre la escarapela.

Una versión dice que los colores provenían de los colores de la Banda de Caballero con la Gran Cruz de la Orden de Carlos III establecida por el rey de España Carlos III, mediante real cédula de 19 de septiembre de 1771.
Otra versión dice que provenían de los colores borbónicos, de la casa de Fernando VII (entonces el rey de España). Se afirma también que los colores celeste y blanco fueron adoptados por primera vez durante las Invasiones inglesas (1806-1807) por el Regimiento de Patricios, el primer cuerpo de milicia urbana del Río de la Plata y que luego comenzaron a popularizarse entre los nativos.

Se dice también que fue utilizada por primera vez por un grupo de damas de Buenos Aires (entre las que se encontraba Casilda Igarzábal) al presentarse a una entrevista con el entonces coronel Cornelio Saavedra, jefe de los Patricios, el 18 de mayo de 1810.
Un manuscrito anónimo que cita el historiador Marfany expresa que el lunes 21 de mayo de 1810, los patriotas se identificaban con cintillos blancos en sus casacas y sombreros.

En sus 'Memorias Curiosas', Beruti comenta el uso de un cintillo blanco en la casaca y en el sombrero una escarapela encarnada acompañada con un ramo de olivo a modo de penacho. Una misiva atribuida a Ramón Manuel de Pazos dice que el 21 de mayo de 1810 Domingo French y Antonio Luis Beruti repartían tales cintas blancas como signo de paz y unión entre los patriotas y los partidarios de España pero que ante la hostilidad de los segundos, el 25 de mayo comenzaron a repartirse cintas rojas como signo "jacobino", ambos colores fueron entonces los adoptados por el cabildo de Tarija al sumarse a la Revolución de Mayo.

Bartolomé Mitre atribuyó a French la idea de repartir cintas blancas y celestes: Al mismo tiempo que en las galerías altas de la Casa Capitular se celebraba la sesión del Cabildo, una escena más animada se realizaba en la Plaza.
Como la reunión se engrosara por momentos y fuese necesario darle una organización, imaginó French la adopción de un distintivo para los patriotas. Entró en una de las tiendas de La Recoba y tomó varias piezas de cintas blancas y celestes, colores popularizados por los patricios en sus uniformes desde las invasiones inglesas, y que había adoptado el pueblo como divisa de partido en los días anteriores.
Apostando en seguida piquetes en las avenidas de la Plaza, los armó de tijeras y de cintas blancas y celestes, con orden de no dejar penetrar sino á los patriotas, y de hacerles poner el distintivo. Beruti fue el primero que enarboló en su sombrero los colores patrios que muy luego iban á recorrer triunfantes toda la América del Sur.

Instantáneamente se vio toda la reunión popular con cintas celestes y blancas pendientes del pecho ó del sombrero. Tal fue el origen de los colores de la bandera argentina, cuya memoria se ha salvado por la tradición oral. Más tarde veremos a Belgrano ser el primero que enarbole esa bandera y el primero que la afirme con una victoria.
Una comisión oficial nombrada en 1933 concluyó que Mitre atribuyó a French la creación de la escarapela por haber recogido el testimonio de uno de los chisperos, quien no le habría mencionado que esos colores ya estaban siendo utilizados por partidarios de la revolución.

Cornelio Saavedra en sus 'Memorias Póstumas' publicadas en la Gazeta Mercantil entre el 30 de marzo y el 28 de abril de 1830, refirió sobre el 20 de mayo:
"La Plaza de la Victoria estaba toda llena de gente, y se adornaban ya con la divisa en el sombrero de una cinta azul y otra blanca, con el primor que en todo aquel conjunto de Pueblo no se vio el más ligero desorden".
 


5- Jóvenes (y pobres)

Un dato interesante sobre la Revolución de Mayo es la edad promedio de los integrantes de la Primera Junta de gobierno que reemplazó al destituido virrey Baltasar Hidalgo de Cisneros: tan sólo 43 años.
El integrante más joven de la Primera Junta era Juan Larrea y tenía sólo 23 años, mientras que el mayor -Miguel de Azcuénaga- tenía 55 años. La mayoría de ellos murió en la pobreza y hasta debieron hacerse colectas para poder pagar sus entierros.

Por caso, Manuel Belgrano falleció el 20 de junio de 1820, sumido en la pobreza a pesar de que su familia había sido una de las más acaudaladas del Río de La Plata antes de que él se comprometiera con la causa de la independencia.
La historia cuenta que, en su lecho final, Manuel Belgrano -enfermo de hidropesía- fue examinado por el médico escocés Joseph Redhead, que lo atendió en su casa; al no poder pagarle por sus servicios, quiso darle un reloj como pago.
Ante la negativa del galeno a cobrarle, Belgrano tomó su mano y puso el reloj dentro de ella, agradeciéndole por sus servicios. Se trataba de un reloj de bolsillo con cadena, de oro y esmalte, que el rey Jorge III del Reino Unido le había obsequiado.
 


6- Del Cabildo original, poco y nada

La construcción del Cabildo, tal como lo conocieron los patriotas en la época de la revolución, se realizó entre los años 1725 y 1764 y posteriormente el edificio sufrió cinco modificaciones.
Del primer Cabildo queda poco y nada, salvo el espíritu, que es emblemático. Según cuenta Gabriel Di Meglio, el director del Museo del Cabildo, el edificio estuvo muy deteriorado durante décadas.
Se demolió y se volvió a construir siguiendo rigurosamente el plano original pero mucho más chico. De su estructura original quedan la primera celda de la cárcel de la ciudad y la sala capitular donde se reunían los patriotas.

Otro dato curioso: el 4 de febrero de 1821, el Cabildo de Buenos Aires fue asaltado: un grupo de ladrones abrió un boquete en una de las paredes del edificio y por allí ingresaron hasta llegar a la contaduría, de donde, forzando la caja de caudales, sustrajeron la por entonces nada despreciable suma de 3.200 pesos y un escudo de oro puro.
Jamás se supo quienes fueron sus autores, y mucho menos detenidos. Este hecho insólito y único en la historia argentina, sirvió para que, de inmediato, se encarara la creación de un departamento de Policía.
 


Créditos:

  • Publicado en el Sitio Urgente24. (25/05/22).
 



Plebiscito del Valle 16 de Octubre de 1902
 


Colegio Cwm Hyfryd, Chubut. La escuela funcionó únicamente a través del galés hasta que quedó bajo el control del gobierno argentino, después de lo cual las lecciones se impartieron en español.

El plebiscito del Valle 16 de Octubre se realizó el 29 de abril de 19021, en dicho valle de la actual provincia del Chubut, Argentina. Allí habitaban colonos galeses en tierras disputadas entre Argentina y Chile.
En ese año, se llevó a cabo un laudo limítrofe entre los dos países arbitrado por el Reino Unido. El hombre designado para hacer el trabajo era el representante británico sir Thomas Holdich, quien decidió llevar a cabo una votación para resolver la cuestión que resultó favorable a la posición argentina.
 


Antecedentes

Tras la expedición de los Rifleros del Chubut de 1885-1886, en los años siguientes se puebla el valle 16 de Octubre, en tierras asignadas a Chile por la divisoria de aguas (el valle pertenece a la cuenca del río Futaleufú que desemboca en el Océano Pacífico).
A orillas del río Corintos, comienza a instalarse el primer asentamiento de la zona denominada Villa Repentina. En 1894, se instalan una capilla y una escuela, que se oficializa al año siguiente.

En 1897 apareció una disputa de límites entre Argentina y Chile. El tratado de 1881 establecía como límite las cumbres divisorias de aguas; pero había una zona en la que las altas cumbres están en un lado y la divisoria de aguas, en otro.
Hacia finales de los años 1800, por la gran cantidad de elogios a la zona poblada, el gobierno chileno cuestionó los derechos argentinos de posesión en el valle y las regiones cercanas.

En 1895 se realizó un censo que arrojó los datos de 944 habitantes y 85 casas construidas. En el total de la población había unos 500 indígenas (tehuelches y mapuches) y chilenos que llegaban, estaban temporalmente y se marchaban.
Muchos de los colonos galeses tenían vivienda en la colonia y también en el valle inferior del río Chubut, y pasaban un tiempo en cada lugar. Cerca de un centenar de personas vivía de manera permanente en la zona siendo casi todas galesas.
 


Desarrollo

Para realizar el laudo limítrofe se creó una Comisión nombrada por el rey Eduardo VII del Reino Unido, cuyos representantes fueron Diego Barros Arana (de Chile), Sir Thomas Holdich (del Reino Unido) y Francisco Pascasio Moreno (de Argentina). También estuvo presente Carlos María Moyano.
A pedido de las partes, según acta del 28 de mayo de 1902, la comisión estaba también integrada por Holdich y los ayudantes capitanes Dickson, Robertson y Crosthwait. Al capitán Dickson se le adjudicó la sección desde el lago Nahuel Huapi hasta el valle 16 de Octubre, siendo secundado por los argentinos Emilio E. Frey, C. Bulgarelli y E. Scot.

Chile reclamaba:

  • Desde las sierras situadas al oeste de Leleque y Esquel.
  • El abra de Esquel.
  • El cerro Nahuel Pan.
  • El cerro Thomas.
  • El abra de Súnica.
  • El cerro Tecka.
  • El abra del lago Cronómetro.
  • La serranía de Caquel.
  • El cerro Cuche.

  • (Nota GonBal: abra es la abertura ancha y despejada entre dos montañas).
Los tres representantes llegaron al área del actual Trevelin para realizar las tareas de arbitraje.
Holdich decidió llevar a cabo una votación entre los colonos galeses, pobladores tehuelches y pobladores chilenos para resolver la cuestión el 30 de abril de 1902.
Pese a que Chile ofrecía una legua de tierra por familia, votaron a favor de permanecer en Argentina.
La gran mayoría de los colonos optaron por permanecer bajo la bandera argentina, sobre todo porque no querían establecer un límite entre ellos y sus familias en el resto del Chubut. Además, ya existían en el lugar algunos servicios como comisaría, escuela, correo y puesto sanitario colocados por el gobierno argentino.

La votación fue llevada a cabo durante tres días en la Escuela Nacional N.º 18 de Río Corintos, creada en 1895, siendo la primera escuela nacional más austral de la Argentina en su momento.
El 30 de abril se reunieron en la escuela unos 90 pobladores. El representante británico les preguntó si tenían preferencias por alguno de los dos países. Algunos de ellos respondieron:

"No es cuestión de preferencias, hemos venido a la Argentina bajo cuyo pabellón nos hemos amparado. Nuestras relaciones públicas son con la Argentina, nuestro comercio con la Argentina, y argentinos son nuestros hijos a quienes hemos inscripto en los registros civiles del país. Es cuestión de respeto a la bandera elegida, lealtad a la bandera de adopción y a la patria nativa para otros".
 


Según anécdota sobre el árbitro británico, alguien dijo en una comida «muy ricos estos patos» y Holdich les respondió «sí, son sabrosos los patos que se cazan en tierra argentina».
Tras los laudos arbitrales, Holdich publicó un libro con mapas y fotografías de la región, y también con las impresiones obtenidas de los pobladores galeses del Chubut.
Sobre el valle 16 de Octubre hace referencia a «la presencia de la gente de estirpe galesa que asumía y ostentaba con orgullo su destino argentino».

El plebiscito ayudó a la Argentina a conservar su soberanía en los valles 16 de Octubre, Nuevo (hoy El Bolsón y Lago Puelo) y Cholila, incluyendo también los actuales parque nacional Los Alerces y parque nacional Lanín. Solamente seis personas optaron por abandonar la colonia, trasladándose a tierras chilenas.
Luego de la votación, catalogada por los colonos como de «suma importancia», se realizó un acto emotivo y sencillo en el que el director de la escuela Owen Williams leyó una poesía en idioma galés y se entonaron varios cantos.

Actualmente, cada 30 de abril, las comunidades de Trevelin y Esquel, las autoridades locales y provinciales, junto con la comunidad galesa, se reúnen en la antigua escuela recordando el evento.
La escuela número 18 actualmente es un monumento histórico nacional y un museo visitado por turistas.


Videos relacionados:  



 


«Escuela Nº18 -Trevelin-»: 03:39
Esta es la Escuela Nº 18 "Benjamín Zorrilla", cercana al Río Corintos, a unos 13 Km. de Trevelin. Se encuentra en El Valle "16 de Octubre". "Cwm Hyfryd" (Valle Hermoso) lo llamaron los galeses, que integraban la compañía de "Rifleros del Chubut"
Enero 2011. Trevelin, Chubut, Argentina.  



 


«Valle "16 de Octubre" -Trevelin-»: 000:53
Estas imágenes corresponden al Valle "16 de Octubre". "Cwm Hyfryd" (Valle Hermoso) lo llamaron los galeses, que integraban la compañía de "Rifleros del Chubut".
Enero 2011. Trevelin, Chubut, Argentina.  


Créditos:

 



«Defensa Civil»

Servicio brindado por la Dirección General de Defensa Civil del Chubut

«Artículos»
 



Malvinas: el día que un grupo de marinos civiles sin los equipos adecuados rescató a una dotación militar a la deriva
 


Foto superior: Rumbo al rescate. Los oficiales Placenti y Morales, los cadetes Orquiguil y Marti y los tripulantes Carim y Brantiuk, todos con salvavidas, junto al primer oficial de máquinas Alberto Paladino.
Foto medio: El buque Mercante "Río Cincel" de la empresa estatal ELMA, construido en 1979 en Rio Santiago.
Foto inferior: En primer plano una de las EDPV que la Armada destacó en Malvinas para servicios de apoyo. La que llevaba el número 43 fue la rescatada por la dotación civil del Río Cincel.

  • Haga "click" Aquí para ver la imagen en un tamaño mayor en otra pestaña.  


  • Más videos y fotos: GonBal.
La mañana del 1 de abril de 1982 sorprendió al buque carguero “Río Cincel” amarrado en uno de los muelles de la dársena “B” del puerto metropolitano (en lo que hoy es parte del coqueto barrio de Puerto Madero).
La nave se encontraba en plena operación de embarque de carga general que comprendía desde madera de quebracho y tambores de miel hasta carne congelada y maquinaria industrial. Los puertos de destino se ubicaban a lo largo de toda la “Costa Este de Estados Unidos” ya que la embarcación unía regularmente el Puerto de Buenos Aires con terminales marítimas de Brasil y EEUU.

A primera hora del 2 de abril el Capitán Juan Carlos Trivelín, comandante del buque, recibió la orden de descargarlo y proceder a embarcar un cargamento militar ordenado por la Fuerza Aérea Argentina.
En el mismo acto se le informó que el destino de su barco no sería el puerto estadounidense de Baltimore sino Puerto “Gaucho Rivero” (luego Puerto Argentino). Él, su buque y su tripulación quedaban a ordenes del Comando de Operaciones Navales de la Armada Argentina. Oficiales y tripulantes deberían presentarse a bordo a las 21 horas de ese mismo día.

En el mismo momento, y fruto del desconocimiento sobre la situación, quien escribe esta crónica se aprestaba a celebrar su cumpleaños número 23 en familia ya que se encontraba franco de guardia.
El festejo no podía esperar ya que un par de días más tarde el Río Cincel lo llevaría a surcar el Océano Atlántico por primera vez como Oficial de la Marina Mercante Argentina (su promoción había egresado el 17 de marzo).
También lo haría estrenando su jerarquía de guardiamarina de la Reserva de la Armada Argentina, aunque esto último era algo más bien formal ya que tal condición solo le sería invocada para prestar servicios militares en el hipotético e improbable caso de que el país afrontara una guerra. Algo que obviamente resultaba imposible.

Sin embargo la vida de este cronista junto con la de otros 37 marinos profesionales y cinco cadetes de la Escuela Nacional de Náutica “Manuel Belgrano”, entre ellos dos mujeres, tuvo un giro inesperado.
Uno a uno fueron convocados por las autoridades navales a presentarse a bordo para ser parte de un acontecimiento que obviamente no estaba previsto en sus respectivos planes de vida. Lo que el Capitán Trivelín ya sabía desde muy temprano, era ahora puesto en conocimiento de la tripulación.

Tal vez fruto de la urgencia o la improvisación de la mayoría de las operaciones logísticas y de apoyo a las fuerzas militares desplegadas, el decreto de movilización de la reserva naval nunca se emitió por lo cual la tripulación del Rio Cincel al igual que la de al menos otros 30 buques civiles zarpó bajo el mismo régimen legal que ampara el funcionamiento de las naves mercantes en tiempo de paz.
Nadie tomó ni tan solo la simple medida de desembarcar a los tripulantes extranjeros ni a los cadetes que cursaban su práctica final a bordo.

Sin armas, sin escolta de buques militares y sin entrenamiento. Sin hacer preguntas y con la única convicción que la Patria los convocaba para ser parte de una historia con final abierto, se hicieron a la mar casi mil marinos civiles.
No hubo dilaciones ni deserciones. Tampoco hubo una banda militar ni autoridades de uniforme despidiendo al primer buque mercante que partía hacia las islas, solo un puñado de familiares que ya sobre el filo de la media noche vio la silueta del “Río Cincel” adentrarse en el Río de la Plata para alcanzar el mar.
 


Rumbo a lo desconocido

El Capitán Trivelín no solo era un marino experimentado, tenía la gran ventaja de haber navegado muchas veces rumbo a Malvinas, conocía el puerto y las maniobras de aproximación necesarias.
Lo que no conocía tanto el como su tripulación era demasiado sobre como navegar en condición de guerra. Silencio de radiocomunicaciones, ojos de buey y ventanas empapeladas para no dejar filtrar la luz hacía el exterior, sobres con claves militares que se debían poner en uso y desechar en días y horas preestablecidas las que a pocas horas de navegar fueron reemplazadas por diálogos en lunfardo o con modismos irreconocibles para eventuales oídos indiscretos durante la escasas comunicaciones radiales con por el entonces Comando en Jefe de la Armada.
Tampoco sabía Trivelín lo que lo esperaría al llegar al corazón mismo de las operaciones militares. Precisamente Puerto Argentino.
 


Un arribo complicado

El Río Cincel fondeo a casi dos millas de Puerto Argentino a las 07.10 horas del 7 de abril. Prismáticos mediante desde el puente de mando la tripulación pudo apreciar en parte el ir y venir de centenares de uniformados que realizaban todo tipo de tareas sobre la línea de costa.
La orden recibida había sido muy clara. “No emitir palabra alguna hasta que desde el Apostadero Naval Puerto Argentino se les diera instrucciones”.

No obstante con el paso de las horas y un creciente temporal que hacía peligroso mantener la nave fondeada balanceándose según el capricho del mar, el capitán Trivelín se comunicó por intermedio del equipo de radio VHF con el apostadero militar pidiendo instrucciones.
Grande fue su sorpresa cuando comprendió que quien operaba la radio desde tierra no tenía instrucciones para darle ya que por una de las tantas descoordinaciones entre las operaciones de las tres fuerzas armadas, tratándose de una carga para la Fuerza Aérea, el personal naval no estaba al tanto de que había que hacer.

No obstante, en relativamente poco tiempo, las indicaciones llegaron. Según la orden recibida, el buque ARA “Isla de los Estados” procedería al encuentro del Río Cincel para alijar -traspasar- la carga a sus bodegas.
Por las dimensiones del carguero civil, no era posible amarrarlo en el muelle local.

Ya sobre el mediodía un fuerte temporal se desarrollaba sobre las inmediaciones de Puerto Argentino. A pesar de estar fondeado el Cincel comenzó a desplazarse -garrear-, proyectándose sobre la proa del pesquero de bandera polaca “Goplo”.
A pesar de poner en marcha su poderoso motor principal, nada pudo impedir que la cadena del ancla de este último se enrollara en la hélice del carguero argentino dejándolo en la peor situación posible, sin máquinas junto a otra nave y en medio de una tempestad.
 


El pedido de ayuda

Pretender que desde el precario Apostadero Naval Malvinas se contara con una dotación de buzos experimentados en soldadura submarina con el equipo necesario y un medio de transporte apto para llegar al mercante, sumergirse, y cortar los gruesos grilletes que aprisionaban la hélice dejando al buque inutilizado, sonaba amenazadoramente imposible.
Faltaban apenas horas para el inicio del bloqueo naval anunciado por Londres y ni civiles ni militares tenían la más remota idea de si el primer ataque acontecería horas, días o semanas después de ese momento.

Si bien todo jugaba en contra, las profundas falencias del planeamiento estratégico del conflicto se vieron en parte contrarrestadas por la formidable voluntad e ingenio de los cuadros tácticos destacados al teatro de operaciones.
Fue así que luego de lidiar con la falta de equipos de buceo aptos, carencia de oxígeno, inexperiencia en la tarea específica y otras dificultades que sería tedioso enumerar, la embarcación naval EDPV 43 pudo amarrarse al casco del Cincel con cuatro buzos (dos de la Fuerza Aérea y dos de la Armada) más una dotación de ocho suboficiales y marineros del apostadero naval.

Diversas y sucesivas inmersiones permitieron liberar la hélice y de esta manera el “Río Cincel” recuperó el único medio de defensa con el que contaba. Su capacidad desplazamiento en el mar.
“Nos salvaron muchachos”. Fue la frase que resumió el agradecimiento de la tripulación para con los uniformados. Eran las 11 de la mañana del 9 de abril.
 


De salvados a salvadores

Sin más trámites ni ceremonias, los buzos junto al resto de la tripulación de la embarcación militar emprendieron el viaje de regreso hacía Puerto Argentino.
Las condiciones meteorológicas eran francamente malas y excedían el marco de seguridad con el que una EDPV podía navegar. A poco de iniciar el regreso a tierra firme la nave emitió un desesperado e imprevisto pedio de auxilio.
“May Day... May Day... EDPV 43 solicita ayuda urgente, perdimos el control de la embarcación, el motor no responde, probablemente perdimos la hélice”.

El pedido de auxilio emitido por el patrón de la lancha de la Armada Argentina emitido por el canal 16, la frecuencia de socorro en VHF, fue recibido tanto en el muelle de Puerto Argentino como a bordo del Cincel.
La situación era crítica. Una embarcación de ese tipo sin propulsión en medio de una mar gruesa tenía dos destinos posibles: ser arrastrada mar adentro o dar vuelta de campana (180°) poniendo en serio riesgo de supervivencia a quienes la tripulaban.
Ningún buque apto para un rescate seguro se hallaba en las proximidades del lugar, y los pedidos de auxilio se reiteraban con pocos minutos de diferencia.

Tanto Trivelín como sus oficiales debieron tomar una rápida decisión. Lo único que se podía hacer era arriar un bote salvavidas con una tripulación de rescate e ir en procura de la nave militar con dos intenciones.
La primera darles remolque y llevarlos a puerto.
La segunda intentar rescatarlos si ya hubieran naufragado y decidir sobre la marcha si llevarlos a tierra o al buque.

El panorama era desalentador. En primer lugar los marinos mercantes reciben capacitación en el arriado y abandono del buque que tripulan, la misma se hace normalmente en instalaciones terrestres y con prácticas en mares o ríos tranquilos (las prácticas que hacía el Río Cincel se realizaban habitualmente en el Mar Caribe).
Ningún tripulante tenía experiencia en arriado de botes con mar gruesa, menos en rescate de embarcaciones a la deriva y muchísimo menos en retornar con el bote al buque y realizar en pleno temporal la maniobra de reizado del mismo hasta su lugar de estiba en el buque.
La existencia de botes a bordo de un mercante es para escapar de la nave en caso de siniestro, no está previsto el regreso salvo durante las prácticas.

Trivelín solo podía hacer una cosa para salvar a sus salvadores, pedir voluntarios.
Los oficiales Placenti y Morales, los cadetes Martí y Orquiguil y los tripulantes Brantiuk, Carim y Gioia se destacaron para cumplir con la misión.
Considerando que la tripulación se había alistado para un viaje al verano estadounidense, la ropa de abrigo no era precisamente lo que abundaba a bordo. El frío y el mar serían implacables con aquellos hombres.
 


El rescate

El arriado del bote con los siete tripulantes a bordo del mismo fue supervisado en persona por el capitán Trivelín y el resto de la oficialidad del buque. A pesar del mal tiempo todo se desarrolló conforme a los procedimientos establecidos.
Una vez en el mar la tarea no resultó sencilla pues no se trataba solo de alejarse del buque madre en resguardo de la propia vida, sino que había que poner proa a la embarcación en peligro a pesar de que la corriente no era la más favorable.

Ninguno de los siete tripulantes recuerdan exactamente el tiempo transcurrido desde la zarpada hasta el avistaje del lanchón naval. Lo que si tienen presente es que una vez que se consiguió pasarle un cabo de remolque fueron al menos tres horas de navegación durante las cuales rescatistas y rescatados compartieron la misma incertidumbre sobre el resultado de esa verdadera “aventura marítima”.
Si bien se navegó a vista de costa, la sensación de todos era la de estar en presencia de una mano invisible que la alejaba cada vez más. Los golpes de mar sobre el bote y la lancha se incrementaban conforme el clima empeoraba, hasta que una señal luminosa efectuada por un marinero permitió enfilar la proa del bote hacía el punto de amarre que nadie obviamente había tenido tiempo de consultar.

Rescatistas y rescatados arribaron a Puerto Argentino sobre las 18 horas de aquel 9 de abril. El Jefe del Apostadero Naval, Capitán de Fragata Adolfo Gaffoglio, no se encontraba allí. Quien sí estaba era el Teniente de Fragata Pereyra, que hacía las veces de ayudante del oficial naval a cargo.
Ante la falta de posibilidades que el joven oficial tenía de brindar alguna bebida caliente a todos sus inesperados visitantes, la dotación de rescate se apersonó hasta un hotel próximo al apostadero en procura de al menos un té.
En esa circunstancias este cronista recibió una fuerte reprimenda de parte del mismísimo gobernador militar Mario Benjamín Menéndez por no estar adecuadamente vestido. Nada sabía el general de lo que aquellos mal ataviados marinos acababan de hacer por sus camaradas de armas.
 


El regreso

Terminada la fugaz estadía en el suelo patrio recuperado y a punto de disponerse a regresar, los marinos del Cincel fueron convocados al interior del apostadero. Una vez en el lugar, personal de inteligencia naval entregó un cofre lacrado con destino a la base naval Mar del Plata.
Supuestamente el contenido a transportar incluía material de inteligencia sobre actividad de miembros de la resistencia Kelper e hipótesis de atentados tipo guerra de guerrillas. Pero eso jamás pudo ser comprobado por los tripulantes del Cincel.

Volver fue una tarea ciclópea con el mar en contra. Literalmente el bote no avanzaba. El frio y el viento parecían haber alcanzado su máxima expresión y tanto el tramo final de la aproximación al buque como los reiterados intentos de volver a enganchar la proa y la popa del bote salvavidas a los cables de acero que permitirían izarlo fueron un cúmulo de fracasos.
Afortunadamente, cuando fruto de los reiterados golpes que el frágil bote se autopropinaba con el sólido casco de chapa naval del Cincel comenzaban a hacerlo colapsar, proa y popa se acoplaron a sus respectivos cables.
Así comenzó el izado con el milagroso saldo de doce tripulantes a salvo en tierra y siete marinos mercantes de regreso al buque sin mayores novedades que algunos golpes sin importancia.

El Río Cincel, prosiguió con sus tareas, entre ellas hubo de cumplir con escalas en Puerto Madryn y Mar del Plata y hasta pudo realizar parte de su viaje a EEUU donde incluso se especuló con la recepción de material táctico, miras nocturnas, que un proveedor del mercado negro de armas había vendido a la junta militar.
La nave regresó al puerto de Buenos Aires el 14 de junio, el mismo día de la rendición. Antes que las familias de los tripulantes, abordó el buque personal de inteligencia naval que “recomendó” a todos y cada uno no divulgar nada de lo visto, hecho o escuchado en el Atlántico Sur.

En reiteradas ocasiones, alguno de los improvisados rescatistas intentó obtener información sobre la suerte corrida por aquellos hombres a los que savlaron de la voracidad del mar. Nunca tuvieron éxito.
La historia desapareció de los registros navales y solo parecen recordarla sus protagonistas y algún escritor que ha volcado en un par de libros la epopeya de los buques tanque, cargueros y pesqueros que cumplieron distintas tareas durante las operaciones militares en el archipiélago malvinense.

Más allá de las condecoraciones y demás honores que la legislación vigente les otorgara a los civiles y militares que se han ganado el reconocimiento de la condición de Veteranos de Guerra, esta historia -una de las tantas que dejó la guerra- fue en los hechos ignorada por distintos mandos navales en los últimos 40 años.
Solo el Reino de España a través de la organización conocida como Patrulla Auxiliar Marítima al tomar conocimiento de los hechos, distinguió a alguno de los rescatistas civiles del Cincel por el sagrado cumplimento del deber marítimo más sagrado, la salvaguarda de la vida humana en el mar.

Ellos no esperaron jamás una medalla, un aplauso ni una banda militar tocando marchas en su honor.
Solo esperan no abandonar esta tierra sin saber que suerte corrieron sus rescatadores-rescatados de la EDPV 43, una simple embarcación en peligro que les permitió cumplir precisamente el ya mencionado juramento profesional de todo marino:
“Defender la vida humana en el mar aún a costa de poner la propia en peligro”.
 


Créditos:

  • Fotos: Gentileza de Fundación Histamar y Marcia Marchesotti. Por Fernando Morales. Publicado en el Sitio Infobae. (31/098/21).
 



La historia de los perros de Malvinas: Xuavia, Vogel y Tom
 


Keni, Xuavia, Vogel y Mortero integraban el Batallón Seguridad ARA Agrupación Perros de Guerra. Mientras que Tom era un perro callejero, sin raza ni padres conocidos.
  • Haga "click" Aquí para ver la imagen en un tamaño mayor en otra pestaña.  


  • Más videos y fotos: GonBal.
Xuavia

Como comenta el Guardiamarina Robles, Xuavia estaba preñada cuando fue al frente, un toque de amor entre tanto combate, pero no el único. Xuavia, en la noche del 13 al 14 de junio, seguramente estaba regresando del frente hacia la localidad cuando encontró a un soldado del Ejército herido que yacía en el suelo cubierto de nieve; Xuavia se le acercó, se pegó a él y le dio calor hasta que los camilleros lo encontraron y trasladaron hacia Puerto Argentino, la perra los acompaño hasta el Hospital, luego regresó con los suyos.

En su momento este hecho fue comentado por todos los que lograron verlo, luego el drama del tramo final de la batalla lo apagó. Por esa razón no se pudo rescatar el nombre del soldado ni el de los camilleros. Al comentarle el episodio el Guardiamarina Robles dijo:
“El relato sobre el regreso de Xuavia fue tal cual (como se comenta mas arriba), vino al lugar donde yo estaba; un soldado me grito: “Señor, volvió Xuavia, cuando me di vuelta la vi y me pareció mentira, todos le demostramos alegría y puedo asegurarle que ella respondió del mismo modo. Ya en la Base Naval Puerto Belgrano tuvo sus cachorros”.

Xuavia tuvo nueve cachorros, de los cuales fueron siete machos y dos hembras, tres de ellos murieron inmediatamente después del parto.
El padre fue Duque. De los perros que regresaron al continente algunos murieron de viejos, otros en accidentes en servicio.
 


Vogel

De la dotación de perros de guerra de la ARA Veteranos de Malvinas, el que superó a todos en longevidad fue Vogel.
Vogel es un término germano que significa pájaro, un ovejero alemán hijo de Tell y Nixie, también nacidos en la BNPA. Falleció el 1º de diciembre de 1991, está enterrado en el Batallón mirando hacia Malvinas, bajo un túmulo conmemorativo.
Hasta su muerte presidió todas las ceremonias de la Unidad luciendo en su capa la condecoración otorgada por la participación en la gesta.
Las Fotografías de Negro y Ñaro, desaparecidos en combate, están en su Batallón y en el Museo de la Infantería de Marina.
 


Tom

El camión me esperaba afuera, junto a mis soldados y los equipos. Tomé un gran manojo de camperas y me dirigí a la carrera, pero se me cruzó un perro de la base que habíamos criado desde cachorro y me hizo caer. Me levanté maldiciendo, tomé otra vez las camperas y retomé mi camino, pero a los pocos metros otra vez el perro me hizo caer.
De la bronca, lo tomé y le dije “Estás jodiendo, entonces venís con nosotros a Malvinas” y lo subí al camión.

Al ver el perro, el soldado Cepeda me preguntó asombrado.
–“¿Y eso mi Cabo Primero? ¿Cómo se llama el perro?”.
Entre risas le contesté: –“Desde hoy se llama Tom, porque vamos al Teatro de Operaciones Malvinas”.

Al poco tiempo se transformó en el ser mas mimado y querido entre todos, pero debíamos ocultarlo de los superiores, por eso en las inspecciones siempre estaba dentro de algún bolso, campera o saco de donde sólo salía su hocico para respirar.
Luego de unos días de espera en Santa Cruz partimos en un Hércules hacia las Islas Malvinas transportando a nuestro personal, dos cañones Sofma, un Unimog y desde luego a Tom, que para esa altura ya era otro soldado movilizado del Grupo de Artillería 101.

En Malvinas, Tom se comportó como un bravo artillero. Cuando tirábamos con la máxima cadencia de fuego hacia los británicos, él se paraba delante del cañón como el mejor de los combatientes; siempre ladraba y jugaba con aquél que estaba bajoneado en los momentos de calma para darle ánimo; cuando había “alerta roja de bombardeo naval” era el primero en salir del refugio para buscar a los más alejados y el último en entrar a cubrirse; y muchas veces su instinto canino presintió los bombardeos aéreos antes que se gritara la alarma, lo cual manifestaba con ladridos que ya conocíamos. Compartía con nosotros la comida y los soldados le fabricaron un abrigo con los gorros de lana y bufandas.

El 11 de junio, a las 11:15 hs, un avión pirata se lanzó frenéticamente sobre nuestra posición bombardeando nuestro cañón y haciéndolo estallar, nosotros corrimos a cubrirnos y Tom que, como siempre, estaba parado sobre una roca y ladraba dando la señal de alerta.
El avión efectuó otra pasada, esta vez ametrallando con furia nuestra tropa que repelía el ataque con fusiles. En ésta oportunidad varios fueron heridos (yo entre ellos), y Tom, que corría avisándoles a los más distantes, fue alcanzado por las esquirlas.

El humo y el olor a pólvora cubrieron el lugar. Como pudimos, heridos, buscamos a Tom y lo encontramos tendido sobre una piedra inmóvil, con sus grandes ojos negros mirándonos y despidiéndose lentamente de sus camaradas.
Allí quedó para siempre nuestro cañón y el mejor testigo de esta Gesta, nuestro querido Tom. Allá en la fría turba malvinera él es otro bastión argentino, que junto a los héroes que dieron su vida por la Patria, significan soberanía y un especial estilo de vida.

Cuando volví al continente, en honor a él, todos los perros que tuve se llamaron Tom y mientras yo viva, así lo haré.
Tom en Malvinas fue mi mejor amigo.
¡Y yo... jamás olvido a mis amigos!

Cbo 1º VGM Omar Liborio del GA 101 EA.

 


La Infantería de Marina de la Armada Argentina cuenta con el honor de haber destacado 18 perros de guerra en la Gesta de Malvinas de 1982, contándose con numerosas actuaciones heroicas por parte de estos “soldados”.
Por su parte, el Ejército también envió sus perros tácticos al Teatro de Operaciones.  


Fuentes:

  • http://www.lagazeta.com.ar/tom.htm
  • http://www.bajandolineas.com.ar/2012/07/los-heroes-no-mencionados-de-malvinas/
  • http://1982militariaforum.forumcommunity.net/?t=48706419
 


Un homenaje muy especial de nuestra parte, en el Día del Animal...

  • http://www.ellitoral.com/index.php/diarios/2011/04/09/nosotros/NOS-10.html
  • http://negrosolido.blogspot.com.ar/2011/07/ovejeros-sable-en-la-guerra-de-malvinas.html
  • http://www.laperlaaustral.com.ar/contenidos/index.php?option=com_content&view=article&id=68:perrosdeguerra&catid=49:infanteriademarina&Itemid=62
  • http://www.zona-militar.com/foros/threads/perros-en-malvinas.12092/page-3 .
 


Créditos:

 



El bronce púrpura es un metal prácticamente mágico: sus propiedades pueden revolucionar la informática
 


Podría transformar para siempre la tecnología cuántica, pero es un material escaso.
  • Haga "click" Aquí para ver la imagen en un tamaño mayor en otra pestaña.  


  • Más videos y fotos: GonBal.
Existen muchos materiales y aleaciones en nuestro plantea que son una absoluta sorpresa. No siempre somos capaces de encapsular toda la realidad que nos rodea alrededor de normas y tablas de elementos.
Sin embargo, catalogar la información es la mejor manera de que podamos entender lo que nos rodea y muchas veces basta, simplemente, con actualizar esas fuentes de conocimiento para adaptarlas un poquito más a nuestra realidad.
Este es el caso del bronce púrpura, un material que aseguran que puede revolucionar la computación cuántica y llevarnos a un nuevo nivel global en esta tecnología.

Hasta ahora, aunque podemos comprar ordenadores cuánticos y hay empresas importantes metidas en el proyecto como Google, está claro que es una tecnología en pañales.
Sin embargo, este superconductor puede cambiar un poco esto y lograr que se pegue un nuevo salto de calidad para que la tecnología cuántica sea algo más habitual en los hogares.
 


La tecnología cuántica encuentra un nuevo aliado: el bronce púrpura

Llevamos una gran cantidad de años escuchando que la tecnología del futuro iba a estar marcada por los ordenadores cuánticos. Su capacidad de procesamiento es absolutamente alucinante y permite hacer en segundos lo que un ordenador de hoy en día podría hacer en años.
Esto, sumado a la llegada de las inteligencias artificiales como ChatGPT podría marcar el camino.

Desafortunadamente, el desarrollo de estos ha sido lento hasta ahora, en buena medida por los materiales de los que se disponía para su elaboración.
Para suplir estas carencias llega el bronce púrpura, tal y como han publicado en la revista Science y ha recogido Urban Tecno.
Se trata de un metal capaz de contar con un gran aislamiento pero a la vez una potente capacidad para ser uno de los superconductores más fiables existentes.

Que sea a la vez aislante y superconductor es algo increíble que puede permitir que en el futuro tengan una aplicación fundamental en tecnología. En buena medida se debe al fenómeno de la simetría emergente en la que nos encontramos que un cambio en la luz o en el calor pueden causar el cambio de una a otra propiedad.
Se cree que se debe a que este metal se comporta como una partícula, ya que se trataría de una especie de excitón oscuro.
 


En resumidas cuentas

  • El bronce púrpura tiene unas características totalmente sorprendentes. Es capaz de conducir la electricidad como un superconductor, pero también es un aislante.
  • Depende de cambios en la luz si cuenta con una propiedad u otra.
  • Esto puede ser clave para utilizarse en la tecnología cuántica.
  • Podría revolucionar la tecnología con la que contamos hoy en día.
  • Sobre todo en el ámbito de los ordenadores cuánticos, que necesitan precisamente de este tipo de tecnologías.
Así, estas propiedades mágicas pueden marcar el futuro de la tecnología. Sin embargo, queda mucho camino por recorrer y todavía se debe investigar mucho en este camino para determinar si verdaderamente merece la pena o no.
En cualquier caso, los primeros signos de investigación alrededor de este metal son bastante alucinantes y tienen a los científicos especialmente entusiasmados al descubrir unas propiedades tan originales en el mismo.
 


Créditos:

  • Publicado en el Sitio Infobae. (02/12/23).
 



Las algas de Puerto Madryn, un tema que necesita solución
 


El alga Undaria es originaria del noreste asiático y se estima que llegó accidentalmente a las costas chubutenses en el agua de lastre de un barco hace más de 30 años.
En épocas de verano, donde vecinos, vecinas y turistas se abocan a las playas de Puerto Madryn, las algas marinas suelen ser un elemento ciertamente molesto para quienes pretenden disfrutar de una jornada playera, sobre todo cuando se secan, producen mal olor y atraen insectos.
Sin embargo, las algas en general forman parte del componente natural de los fondos marinos y también tienen un gran potencial productivo para la región.

La doctora Paula Raffo, investigadora del Laboratorio de Algas Marinas Bentónicas del Centro para el Estudio de los Sistemas Marinos (CESIMAR-CONICET), cuenta sobre a la especie que se encuentra mayoritariamente en la costa de la ciudad:
“La que domina en este momento entre las algas que salen y se acumulan en la playa es la especie invasora Undaria pinnatifida. Cuando este alga termina su ciclo de reproducción, se desprende del fondo y sale a la costa formando colchones muy grandes que se van pudriendo, despiden mal olor y, a veces, alteran el uso de las playas y nos impiden disfrutarla como realmente queremos”.

Hay que reconocer, que este fenómeno donde las algas se acumulan, llamado arribazón, es algo que se da de manera natural cuando termina el ciclo de vida de las especies que habitan en el fondo y es necesario para que la vida marina siga su ciclo.
Lo que ocurre, es que la presencia del alga invasora, de mayor tamaño y cantidad, es la que domina las costas en este momento ha desplazado a otras especies nativas.
 


¿Cómo llegó?

El alga Undaria es originaria del noreste asiático y se estima que llegó accidentalmente a las costas chubutenses en el agua de lastre de un barco hace más de 30 años.
La primera planta se detectó en un pilote del muelle Comandante Luis Piedra Buena y desde allí colonizó casi todo el fondo marino.

“Se hicieron varios estudios sobre el impacto que tiene este alga en el fondo del mar y el problema es que altera la diversidad que hay en el fondo. Por un lado, por ejemplo, desplaza otras algas porque crece muy rápido y les hace sombra o usa el mismo espacio.
Y al tener mayor tamaño y crecer muy rápidamente, principalmente en invierno y primavera, suele modificar la diversidad de otras especies de algas. Desde su llegada, la diversidad de otras algas ha disminuido drásticamente, hasta en un 50 por ciento”.

En este contexto vale poner el foco en el origen de las especies introducidas, que siempre tienen que ver con la actividad humana:
“El alga ya está establecida hace muchísimos años, el problema ya está presente, pero tenemos que ser conscientes de que el origen de la introducción de especies es ocasionado por la actividad humana. Por eso es tan importante trabajar en su prevención.
Es importante reflexionar sobre la manera en que uno se relaciona y se vincula con el mar y que, en las especies introducidas, el origen es antrópico”, agrega la especialista del CENPAT.
 


El potencial de la Undaria

Pero no todas son malas noticias en relación a la Undaria pinnatifida, sino que también tiene varios aspectos positivos, como su utilización productiva e industrial y el potencial económico que podría tener para la zona.
“Es una de las tres especies que más se consumen en el mundo, hoy es muy utilizada, y cada vez más elegida por personas que eligen consumir productos veganos y la alimentación saludable. Las algas tienen muchísimos nutrientes, son bajas en carbohidratos y aportan mucho a la salud humana”, cuenta Raffo.

Y agrega que:
“con la lámina se hace un producto que se llama Wakame, que junto con el Nori, es de las especies que más se comen en Oriente. Es un sabor muy delicado, muy rico y se puede usar en muchas comidas de manera muy fácil”.
Actualmente el alga es recolectada y comercializada para su consumo por un emprendimiento local y existe un grupo de Investigación que está estudiando sus propiedades y usos para consumo.

También es muy utilizado en cosmética, pero no es necesario ser un gran productor, ya que, teniendo las precauciones adecuadas, cualquier vecino o vecina puede recolectar el alga y darle utilidad en la casa:
“Si el alga está fresca todavía y es recolectada de ambientes sin polución, se puede llevar a casa, lavarla con agua dulce, secar las láminas, moler y usar, por ejemplo, en una bañera, porque tiene muchas propiedades para la piel”.

Otro uso casero que tiene el alga Undaria es el de bioestimulante natural para las plantas:
“Si hacemos permacultura o queremos algo más orgánico, el alga no tiene absolutamente nada químico y funciona como bioestimulante, le da más tolerancia a la desecación, al estrés hídrico y en muchos casos proporciona mejores frutos”.

Al estar hace más de 30 años en las playas de la región, el alga no solo forma parte del paisaje, sino que también los más chicos comienzan a incorporarlas a sus juegos.
Cabe aclarar que el contacto con esta especie no representaría un riesgo (tocarla o agarrarla cuando está fresca):

“Así como en la diversidad puede generar un impacto negativo o cambiar el ecosistema, pero a su vez podemos encontrar aplicaciones económicas, con el impacto social y el uso de las playas estoy viendo un poco lo mismo. Por un lado, siempre hay una percepción negativa porque se pudren en la playa y generan mal olor, interfiriendo con el uso recreativo.
Pero también se está viendo cada vez más a las infancias jugando en la costa e incorporando el uso de estas algas como un objeto lúdico. Hacen canchas de paleta, las usan para decorar las cosas de arena, hacen laberintos, así que de alguna manera también hay una transformación en su uso recreativo y las costumbres locales”, indica Raffo.

Todavía queda mucho por conocer, descubrir e investigar sobre las algas que habitan el Golfo Nuevo, de la misma forma que se estudia en el resto del mundo, tanto su impacto como especie invasora como sus usos y aplicaciones:
“Acá la cosecha de algas se lleva a cabo de manera artesanal. Pero ecológica y biológicamente queda muchísimo por conocer, porque es un sistema que va cambiando unto con otros factores que modifican el paisaje, como el cambio climático.
No nos olvidemos que las algas, además de producir oxígeno, son la base de la trama trófica, o sea, sin las algas no habría alimento u hogar para otros organismos que forman la comunidad que habita en el fondo del mar, desde los invertebrados hasta los mamíferos marinos”, finaliza la investigadora del CONICET. (Fuente: CONICET).  


Créditos:

  • Artículo publicado en el Sitio Diario Web. (06/02/24).
 



Argentina lidera el negocio del futuro que ya mueve u$s20.000 M
 


Los emprendimientos de deep tech argentinos tienen un valor de u$s1.900 millones.
  • Más videos y fotos: GonBal.
Desde hace cinco años, una nueva generación de startups biotecnológicas está cambiando la escena global.
Disrumpiendo un espacio dominado tradicionalmente por compañías enfocadas en el desarrollo de soluciones para la industria farmacéutica, estas startups están alcanzando nuevos verticales, a partir de la implementación de técnicas de la edición genómica y la interfaz entre la biología y la digitalización.

La creación de biomateriales, carne cultivada, biomanufactura, agricultura molecular, software de edición genética, secuenciación genética avanzada, fermentación de precisión, diseño de proteínas alternativas y semillas modificadas genéticamente son algunos de los desarrollos más innovadores de este sector.
 


Argentina, un jugador que pica en punta en la región

Según el censo de empresas de Bio y Nanotecnología, en Argentina hay unas 350 compañías que en 2022 facturaron más de u$s1.400 millones y generaron cerca de 20.000 puestos de trabajo.
Este número de proyectos ubica al país en el puesto número 10 en cantidad de empresas del sector a nivel mundial, por encima de países como Dinamarca, Noruega y Austria.
Mientras que, a nivel regional, Argentina ostenta el mayor número de startups de deep tech (103 en total), de las cuales el 30% se encuentran en etapas tempranas. Según datos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID):

  • Las startups locales del rubro tienen un valor de u$s1.900 millones.
  • Argentina es el país con más startups deep tech en la región.
  • Representan el 23% del valor total del ecosistema regional.
  • El país posee el mayor número (6) de fondos específicos, todos centrados en startups en etapas tempranas.
  • El 67% de las startups locales de deep tech son de biotecnología.
  • Estos emprendimientos son los mayores generadores de valor del sector.

Para que todo esto sea posible, es necesario una aceleradora de proyectos biotecnológicos que acompañe con fondeo a los emprendedores. Una de ellas es Grid Exponential (o, simplemente, GridX), creada en el país y la más importante de la región.
"Si analizamos el sistema científico donde se produce conocimiento y se crean estas empresas deep tech, cerca del 65%, unos 300.000 investigadores en América Latina, están relacionado a ciencias de la vida", asegura a iProUP Matías Peire, CEO de GridX.

Entonces, continúa el directivo, "tiene sentido que el crecimiento en del ecosistema deep tech se de en torno a la biotecnología, más que en cualquier otra tecnología potencial, que no tiene la misma masa crítica de investigadores".
Peire añade que, según un informe de McKinsey, un 60% de todos los insumos físico para la economía global podrían ser sustituidos por productos de origen biotecnológico, lo que abre una gran posibilidad de crecimiento para estas startups.

Pese a la falta de capital que afecta de manera generalizada a las startups de todos los rubros, el sector de biotecnología se perfila como un segmento cada vez más atractivo para los inversores.
En ese sentido, Peire explica que de algunos pocos miles de millones dólares que se invertían en el sector biotecnológico años atrás, pasó a recaudar casi u$s20.000 millones en 2021.
Aunque en 2022 y 2023 se registró una caída importante por el contexto global de baja inversión, "cuando veamos esa tendencia a 10 años, la curva va a seguir siendo ascendente", añade Peire.

Los inversores seguían las diferentes tendencias que fueron dándose en el mundo como ecommerce, social network, SaaS, B2B y fintech, y no miraban este tipo de proyectos en América Latina.
En cambio, actualmente hay un mayor interés por la tecnología meteorológica, un área emergente que aborda los problemas vinculados con el cambio climático, que incluye muchas soluciones del mundo deep tech.

"Hay muchos inversores interesados en deep tech a través de climate, pero cuando empiezan la conversación con este tipo de startups de biotecnología, se encuentran con un animal totalmente distinto. Entonces estamos medio trabados en esa conversación, por eso las preparamos para que vayan a buscar capital al mundo", explica Peire.
En ese sentido, Peire explica que GridX funciona como una especie de Tinder: matchea a los mejores científicos y emprendedores para creen su propia empresa.

La company builder hace foco en biotecnología aplicada a verticales como alimentos, salud, energía, diagnósticos, agricultura, materiales y herramientas, y desde sus fundación en 2017 impulsó la creación de 66 startups con equipos de Argentina, Brasil, Chile, Ecuador, Colombia, Costa Rica, México y Uruguay.
"Como no tenemos trayectoria de financiación en América Latina para este tipo de proyectos, hay que ir a competir al mundo lo más rápido posible. Pero eso es súper complejo, entonces se necesita intermediación", señala Peire.

Con un primer fondo de u$s12 millones, GridX construyó 36 empresas. Actualmente tienen en ejecución un segundo fondo de u$s30 millones para formar impulsar un total de 60 startups, y ya llevan invertidas la mitad.
"Recorremos toda América Latina, desde México hasta Argentina, en búsqueda de estos científicos extraordinarios que quieren transformar esa línea de investigación en un impacto concreto. Además, buscamos perfiles de negocios, jóvenes emprendedores, que quieran participar de este proceso", señala Peire.

Además, revela que "el año pasado, aplicaron casi unos 400 proyectos científicos y unos 300 perfiles de negocios. Luego, elegimos 20 proyectos científicos y 20 perfiles de negocios, para arrancar nuestro programa en abril del próximo año".
Peire espera que el nuevo gobierno considere preservar el sistema científico, al que califica de "valioso y relevante", mientras que también será clave dar una discusión más profunda sobre cómo el sector académico va a transformar todo ese potencial en valor real para las sociedades.
 


Créditos:

  • Por Sol Drincovich. Publicado en el Sitio IProUp. (30/12/23).
 



Temas de la Semana Anterior

Historia:

«Organizan una colecta para repatriar el avión
del ataque en solitario a la flota británica»

Mientras volaba en solitario a bajísima altura por el valle del río San Carlos para llegar al estrecho sin ser detectado, no imaginó que cuarenta años después estaría involucrado en el rescate de esa noble máquina que languidecía desguazada en dos hangares en Texas. El avión es un Aeromacchi MC 339 (4-A-115) y su piloto...
Entrar (www.elchenque.com.ar)

Salud:

«El legado de René Favaloro:
qué es el bypass coronario»

Resumir la historia de Favaloro en un solo párrafo podría convertirse en una injusticia, ya que desde su nacimiento el 12 de julio de 1923 en el barrio El Mondongo, de La Plata, hasta la realización del primer bypass aortocoronario el 9 de mayo de 1967, fueron 44 años de búsqueda y perfeccionamiento. Es que...
Entrar (www.elchenque.com.ar)

Política y Gobierno:

«Historia del
Comité Internacional de la Cruz Roja»

Entre sus cinco miembros había un hombre del lugar llamado Henry Dunant, quien un año antes había publicado un libro con el cual hizo campaña, Recuerdo de Solferino, en el que hacía un llamamiento para mejorar la asistencia a los soldados heridos en tiempo de guerra. A finales de año, el Comité había congregado a representantes...
Entrar (www.o-12.com.ar)

Economía:

«La minería desde el
período prehispánico hasta 1900»

La región cordillerana comprendida entre las actuales provincias argentinas de Jujuy y La Rioja constituyó el área sur del imperio incaico, que a lo largo de sus dominios desarrolló en puntos específicos una minería de superficie con instrumental manual adaptado a las características de cada yacimiento. Existen evidencias de lo..
Entrar (www.caletao.com.ar)