Comodoro Rivadavia - Chubut - Argentina
"Capital del Viento"

Bandera de la Ciudad de Comodoro Rivadavia.
Mapas
Página Principal
Mapas
Bandera de la República Argentina.

Buscador Interno



en la Web
en caletao.com.ar
en elchenque.com.ar

Indice Temático

Accesorio Arte y Cultura
Accesorio Bibliotecas
Accesorio Culto
Accesorio Deportes
Accesorio Ecología
Accesorio Economía
Accesorio Educación
Accesorio Efemérides
Accesorio Fauna
Accesorio Flora
Accesorio Fotografías y Videos
Accesorio Geografía
Accesorio Historia
Accesorio Org. No Gubernamentales
Accesorio Política y Gobierno
Accesorio Primeros Habitantes
Accesorio Salud
Accesorio Turismo

Accesorio Artículos
Accesorio Colaboraciones
Accesorio Editoriales
Accesorio Enlaces Páginas Comodoro
Accesorio Enlaces Ciudades
Accesorio Enlaces Indice
Accesorio Galería Arte
Accesorio Galería Fotos Artísticas
Accesorio Libros y Escritores
Accesorio Libros Electrónicos
Accesorio MP3
Accesorio Videos

Accesorio Webmaster
 


Servicios

Accesorio Estado del Tiempo
Este enlace lo llevará a conocer el Estado del Tiempo de la Ciudad de Comodoro Rivadavia.


Aspectos Técnicos

Este Sitio está en:
Permanente Construcción.

Actualizado al:
05 de Julio de 2022

Resolución:
Sin resticción.

Optimizado para:
1366 x 768 px.

Publicadas desde el:
03 de Abril de 2000


Correo Electrónico

E-Mail: gonbal@gmail.com

Enlace al Sitio de Caleta Olivia, Santa Cruz, Argentina.
Enlace al Sitio GonBal.
Enlace al Sitio de Cañadón Seco, Santa Cruz, Argentina.
 
4055 Páginas - Año XX - 2799 Imágenes
Actualizado al: 05 de Julio de 2022 - Próxima Actualización: 12 de Julio de 2022

Temas de la Semana

Historia:

"Manuel Belgrano:
Día del Inmigrante Italiano"

Nuevo.
Manuel Belgrano tuvo ascendencia italiana y española, y también sangre mestiza: quizás todo esto ayudó a que fuese amplio, multidisciplinario. Entre las familias de inmigrantes, la historia destaca a la conformada por Don Doménico Belgrano Peri, un genovés llegado al puerto de Buenos Aires, previo paso por España,...
Entrar (www.elchenque.com.ar)

Ecología:

"Los supergusanos capaces
de masticar desechos plásticos "

Nuevo.
El aumento de la contaminación plástica es un problema ambiental de envergadura, y una forma de contrarrestar esta tendencia es adoptar una economía circular, en la que los materiales usados se reciclen, en lugar de desecharse. Un paso importante para facilitar este proceso es crear nuevos enfoques para reciclar los desechos...
Entrar (www.elchenque.com.ar)

Historia:

"¡Feliz Aniversario
Cañadón Seco!"

Nuevo.
Los primeros pobladores, la mayoría, habían tomado ya contacto con las tareas de campo en la provincia de Buenos Aires. Algunos desembarcaron en éstas costas, trayendo consigo un capital que les permitió adquirir sus primeras ovejas; los menos, que llegaron después, trabajaron de peones en sus comienzos. Al tomar contacto...
Entrar (www.o-12.com.ar)

Economía:

"Tensión en Patagonia:
uno de los peces activó un conflicto"

Nuevo.
El área de pesca está frente a Georgia del Sur, una isla alejada, deshabitada, que está controlada por el Reino Unido. Se ubica a unos 1400 kilómetros al este de las Islas Malvinas. Se trata de la primera vez que se presenta un conflicto de este tipo desde que diferentes gobiernos se aliaron hace 40 años para proteger la...
Entrar (www.caletao.com.ar)

Salud:

"Autismo"
Nuevo.
Información y manual sobre «Autismo» para Padres de niños ...
Entrar (www.caletao.com.ar)

«Wallpaper» de 2019:

"Imágenes de Patagonia"
Nuevo.
A partir de este Mes podrán elegir los «Fondos de Pantalla» ...
Entrar (www.elchenque.com.ar)

Arte y Cultura:

"Ivana Adzija"
Un Nuevo récord mundial sin precedentes en el Mundo estableció ...
Entrar

«Artículo»
 



La historia del árbol: una emotiva historia de inmigrantes croatas
 


En mi jardín, todavía está esa Koperba plantada por mi padre, que mantiene viva las raíces de la familia generación tras generación y el recuerdo de mis padres inmigrantes.

  • Más videos y fotos: GonBal.

  • Durante el acto de inauguración por la recuperación del parque histórico de kilómetro 8 y en el marco del 121 Aniversario de Comodoro Rivadavia, se plantó un árbol llegado de Croacia que se llama Koperba, junto a Nelly Antonia Zupanovic.
    Ella es hija de croatas y creció jugando en el parque de km. 8. Por ese motivo, donó semillas de su árbol para sembrar su impronta en el renovado espacio público de zona norte.

    “Para mí es un honor que el Parque de Kilómetro 8 “Don Otto Blumberg” que me vio crecer, pueda albergar este árbol y junto con él este pedacito de la historia de mi familia”, manifestó con orgullo.
    Sobre la historia del “Koperba”, relató que su familia recibió en la década del 50´ un sobre desde Croacia y en él venían semillas del árbol, redondas y oscuras, parecidas al fruto del calafate de nuestra zona.

    “Mi padre, feliz de recibirlas y de sentir que tenía un pedacito de su añorada Croacia, las plantó en macetas y al cabo de un tiempo crecieron cinco árboles que los repartió entre mi hermano, mi prima, él y yo”, detalló Nelly, agregando que “se adaptó muy bien a nuestro clima, no tiene grandes raíces, su tronco es frío y recto, da un fruto muy parecido al calafate, pero no es dulce. En invierno pierde sus hojas, pero en verano es frondoso y da muy buena sombra”, ideal para la fisonomía del parque.

    “En mi jardín, todavía está esa Koperba plantada por mi padre, que mantiene viva las raíces de la familia generación tras generación y el recuerdo de mis padres inmigrantes”, sostuvo.
    Continuando con este legado, Nelly les dio a sus hijos esquejes del árbol que plantaron en sus jardines, sabiendo que sabrán transmitir a sus nietos el significado del mismo.

    “Un árbol puede no significar mucho para algunas personas, pero para nuestra familia la Koperba es el recuerdo vivo de mis padres inmigrantes croatas, que trabajaron, forestaron y cuidaron nuestra ciudad, no como extranjeros, sino con el amor y compromiso de quien se siente agradecido por estas tierras que lo albergaron”, sentenció.  


    Créditos:

     



    Las mujeres de Belgrano: amores, familia, romances clandestinos y heroínas en la vida del general
     


    De izquierda a derecha:
    • Infanta Carlota Joaquina de Borbón.
    • María Josefa "Pepa" Ezcurra.
    • María Remedios del Valle.
    • Manuel Belgrano.
    • Juana Azurduy.
    • Manuela Mónica, la hija de Belgrano.
    (Haga "click" Aquí ver la imagen en un tamaño mayor en otra pestaña).

  • Más videos y fotos: GonBal.

  • El 3 de diciembre de 1817, el general Manuel Belgrano le escribía al entonces gobernador de Salta, Martín Miguel de Güemes:
    “Mi corazón es franco y no puede ocultar sus sentimientos: amo además la sinceridad y no podría vivir en medio de la trapacería que sería precisa para conservar un engaño; sólo a las pobres mujeres he mentido diciéndoles que las quiero, no habiendo entregado a ninguna, jamás, mi corazón”.

    A la hora de hacer esa confesión, Belgrano tenía 47 años, leguas de viajes, de política y guerras, grandes derrotas y altas victorias, textos escritos y publicados, proyectos incumplidos, sueños hechos realidad, viejos amores clandestinos, un hijo no reconocido, una hija que ni siquiera había sido engendrada y un cúmulo de enfermedades que el 20 de junio de 1820, a diecisiete días de haber cumplido los 50 años, lo llevarían a la tumba, en medio de la pobreza y la falta de reconocimiento.

    Para la época, Belgrano fue un bicho raro en amores: nunca se casó. Sería errado aplicar conceptos actuales para leer esa “resistencia al matrimonio” y esa incapacidad confesa de entregar el corazón: podríamos caer en la trampa de pensar que Belgrano estaba en contra del matrimonio como institución o que valorizaba a las mujeres con parámetros fuera de caja para el momento histórico que vivió, aunque sí haya sido un precursor en la defensa de la educación formal y el trabajo remunerado como derechos inalienables de lo que consideraba el “sexo débil” o el “bello sexo”.

    Todos estos aspectos, y las frases de Belgrano sobre la educación de las mujeres pueden leerse en completa biografía de Felipe Pigna: Manuel Belgrano. Vida y pensamiento de un revolucionario (Planeta, 2020), o recorrerse con un clic en el micrositio de Pigna y equipo: https://www.elhistoriador.com.ar/belgrano/, así como en el breve artículo de su chozno nieto en https://www.cultura.gob.ar/la-educacion-la-economia-el-rol-del-docente-y-el-rol-social-de-la-mujer-pilares-en-las-ideas-de-manuel-belgrano_7796/

    En 1790, un joven Manuel le escribía a su padre desde España:
    “Me han servido de gran placer las noticias de bodas y partos de mis hermanas, a quienes, como a sus parientes y mis hermanos, deseo felicidades, y que propaguen el nombre de Belgrano, bien que, desde los romanos, como usted no ignora, se acaba en la familia en la mujer”.

    Un año y medio antes de escribir esa carta, Belgrano había conocido a la que sería su última mujer y amante: la tucumana María Dolores Helguero Liendo. Fue el 9 de julio, en un baile en el que se celebraba la Declaración de la Independencia. Belgrano quedó prendado de la joven. Y ella, de él.
    Él tenía 46 años; ella, 18. Pero Manuel y Dolores nunca legalizaron el matrimonio: Victoriano Helguero, padre de la joven, de una familia de la aristocracia tucumana, la había casado con un tal Rivas, que terminó abandonándola. El 4 de mayo de 1819 nacería Manuela Mónica del Corazón de Jesús. Belgrano recién conoció a su hija en septiembre, cuando pidió licencia militar por la avanzada hidropesía que le generaba tremendos dolores en las piernas.

    Un derrotero similar había seguido la relación con la porteña María Josefa “Pepa” Ezcurra y Arguibel, hermana de María Encarnación, quien se casaría con Juan Manuel de Rosas. La había conocido en 1800, poco tiempo después de volver de España, recibido de abogado. Él tenía 30 años; ella, 15. Empezaron a estar juntos dos años después. Pero el padre de la adolescente la casó con su primo, el realista Juan Esteban Ezcurra, quien en 1810 volvió a España. La pareja reanudó su relación clandestina sin papeles y María Josefa lo siguió cuando se hizo cargo del Ejército del Norte, un par de años después.

    En su libro Belgrano. El gran patriota argentino (Sudamericana, 2020), Daniel Balmaceda señala:
    “Manuel y Josefa permanecieron juntos en el norte alrededor de ocho meses que, a su vez, serían los únicos. En el transcurso de esos meses de 1812 tuvieron lugar tres acontecimientos que quedaron grabados en los anales de la Patria:

    • La bendición de la bandera argentina en San Salvador de Jujuy (el 25 de Mayo).
    • El éxodo jujeño (iniciado el 23 de agosto).
    • La batalla de Tucumán (24 de septiembre).
    Y destaca el valor singular de Pepa con una pregunta: “¿Cuántas mujeres abandonarían la ciudad capital para dirigirse a la frontera, donde la guerra no era un comentario de tertulias sino un ejercicio cotidiano?” Aunque no sería la única mujer valiente en la historia privada y pública del héroe.
    Al enterarse de que estaba embarazada, Pepa pegó la vuelta. Belgrano jamás reconoció a Pedro Pablo, el hijo que fue adoptado por Encarnación y Rosas y a quien la madre biológica crió como si fuera su tía. Una compleja trama que siguió con un hijo que, recién a los 24 años, muerto el padre, supo la verdad y pudo retomar el vínculo con su hermana Mónica, con quien llegaron a convivir.

    Dos elementos que no hacían de Belgrano un “buen partido” a pesar de sus títulos y su condición de político: no era un aristócrata (aunque provenía de una familia de la burguesía comercial) y, sin duda, para esa élite, su ideología revolucionaria pesaba en contra. Y algo más, a la luz de su confesión a Güemes, quizás él no deseaba atarse a nadie que pusiera trabas en su misión independentista.
    En su testamento, Belgrano se declaró soltero (cosa que era cierta) y sin hijos (acaso para salvar el “honor” de sus mujeres), aunque dejó indicaciones claras para que su hija Mónica recibiera una herencia. La niña fue criada por sus tías Juana Belgrano y Flora Ramos (esposa de su hermano Miguel Belgrano), y por su tío Joaquín.

    Hubo un tercer romance prohibido. Fue con una francesa, Isabelle Pichegru, durante su viaje a Europa en 1814, enviado por el gobierno junto con Bernardino Rivadavia, en misión diplomática. Se conocieron en Londres, donde “La” Pichegru se hacía pasar por pariente de un general legendario de la Revolución francesa: Jean-Charles Pichegru. El tiempo demostró que se trataba de una estafadora.
    O, mirada al bies y en forma conjetural, pudieron ser las “tretas del sexo débil” las que la llevaron a fraguar un apellido y conquistar a un forastero deseable y seductor (aparentemente Belgrano siempre lo fue). La historia y las leyendas dicen que vivieron un amor breve y apasionado, aunque no exclusivo, ya que ella parecía ser una mujer bastante libre para la época.

    Ya retornado al Río de la Plata, ella decidió seguirlo (¿le habrá mentido Belgrano diciéndole que la quería?) cruzó el océano (por entonces y con viento favorable la travesía duraba unos cuarenta días) y llegó a estas lejanas tierras dispuesta a todo. Pero el plan de la Pichegru fracasó. Belgrano ya no estaba en Buenos Aires. Ya hacia el final de su estadía en Londres, la insistencia de la mujer en establecer un vínculo más firme y duradero se había convertido en una carga para él.
    Así lo cuenta en clave de ficción Florencia Canale en su novela Amores prohibidos. Las relaciones secretas de Manuel Belgrano (Planeta, 2013), un libro que recorre la vida adulta del prócer a través de estos vínculos y en base al cual, según adelantó Infobae, la TV Pública producirá una miniserie. Allí Canale recrea una escena en la que la Pichegru acompaña a Belgrano al estudio del pintor François-Casimir Carbonnier, a quien se atribuye el célebre retrato que forma parte de la colección del Museo Nacional de Bellas Artes.

    Pero además de los amores y de esa hija que no guardó ningún recuerdo del padre en vida, hubo otras mujeres que tuvieron un verdadero peso en la historia de Belgrano.
    Empezando por su madre, María Josefa González, la principal impulsora de que el hijo recibiera una buena educación y se graduara en Leyes en España. Sobre Manuel pesó el síndrome nacional de m’hijo el dotor.
    Su padre, Domingo Belgrano y Peri, era un inmigrante genovés de una familia exiliada en España, que vino a hacer la América, fue un activo hombre vinculado a la Iglesia, pero fue acusado y preso como cómplice de la quiebra de un funcionario de la Aduana.
    María Josefa no solo sostuvo a su familia numerosa en esos años sin padre, sino que hizo lo imposible para que liberaran a su marido. Cuando lo declararon libre de culpa y cargo, era tarde: la fortuna familiar se había desvanecido.

    En su libro El enigma Belgrano, Un héroe de nuestro tiempo (Siglo XXI, 2014), el historiador Tulio Halperín Donghi plantea y fundamenta la hipótesis de que fue la gran carga paterna (y materna), esa sobrexigencia sobre el hijo pródigo, lo que generó en Belgrano una permanente sensación de fracaso, una autopercepción de “falta de competencia para la gran epopeya revolucionaria para la cual ha sido designado”.

    Fue el cuarto de dieciséis hermanos, y en esa multitud tuvo que destacarse. Tres de ellos murieron de niños. Sus nombres fueron:

    • María Florencia (1758-1777).
    • Carlos José (1761-1814).
    • José Gregorio (1762-1823).
    • María Josefa Anastasia (1767-1834).
    • Domingo José Estanislao (1768-1826).
    • Francisco José María (1771-1833).
    • Joaquín Cayetano Lorenzo (1773-1848).
    • María del Rosario (1775-1816).
    • Juana María (1776- 1815).
    • Miguel José Félix (1777-1825).
    • Juana Francisca Josefa (1779-1835).
    • Augustín Leoncio José (1781-1810).
    Los varones tuvieron cargos militares, eclesiásticos, uno de ellos siguió los pasos del padre y otro, Miguel, llegó a ser rector del Colegio de Ciencias Morales.
    De las hermanas se sabe que fueron amas de casa, esposas y madres, como correspondía a la época (y a tantas épocas), profesiones no reconocidas y trabajos invisibles de aquellas mujeres a quienes, hace dos semanas, la historiadora Araceli Bellotta, en el curso online Las mujeres en la historia argentina, caracterizó como “las verdaderas heroínas de la independencia”. Es sabido que, en su rol de esposas, las mujeres servían para establecer lazos políticos entre familias: para 1816, año de la Independencia, María del Carmen Ramos y Belgrano, hija su hermana Juana, estaba casada con el Director Supremo Ignacio Álvarez Thomas.
    Años antes, su hermana María Josefa lo había albergado en su casa de España, mientras cursaba Derecho, una carrera que comenzó en Salamanca y terminó en Valladolid, y de donde volvió con una infección de transmisión sexual (se presume blenorragia) y el germen de una idea que luego plasmaría en proyecto independentista: establecer una monarquía constitucional con sede en Cusco y un rey inca en el trono. Así como abogaba por la educación de las mujeres, Belgrano fue un defensor de los derechos de los pueblos originarios y un precursor de la ecología.

    Después de la Revolución de 1810, Belgrano y otros juntistas, entre ellos su primo Juan José Castelli, coincidieron en la estrategia de proponer a la infanta Carlota Joaquina de Borbón, integrante de la corte portuguesa que se había “mudado” al Brasil tras la invasión napoleónica a la península en 1808, como candidata a la corona.
    Se trataba de una cobertura para las verdaderas aspiraciones independentistas de los hombres de Mayo: Carlota era hermana de Fernando VII, el rey “deseado” y depuesto, quien volvería al trono con un marcado sesgo absolutista en 1814.

    Carlota traicionó los planes (aunque la historia no es tan simple y las traiciones políticas, desde Judas en adelante, también merecen un análisis). Aquel resultó el primer proyecto monárquico alternativo, que también fracasó porque el modelo que se impuso fue, naturalmente, la República, sinónimo de independencia. La ponderación política de Carlota y las complejidades de su figura y de su historia están desarrolladas en el libro de Marcela Ternavasio: Candidata a la corona. La infanta Carlota Joaquina en el laberinto de las revoluciones hispanoamericanas (Siglo XXI, 2015).

    Hubo guerreras anónimas que acompañaron a sus parejas, ayudaron a cuidar heridos o incluso pelearon en las batallas, como las “Heroínas de Coronilla” o las “Niñas de Ayohuma”. Y si bien Belgrano no era muy amigo de que hubiera mujeres (ni negros) en sus tropas, fue él mismo quien jerarquizó con grado militar a tres de ellas.
    Una es la célebre “flor del Alto Perú”, Juana Azurduy (Potosí, 1780- Sucre, 1862), quien luchó junto a su marido Manuel Padilla y perdió cuatro hijos en las guerras independentistas. Fue su capitana y obtuvo el grado de “teniente coronel” a instancias de Belgrano. En 2015 fue ascendida a generala del Ejército Argentino. Su estatua reemplazó a la de Cristóbal Colón detrás de la Casa Rosada durante el gobierno de Cristina Kirchner y, luego de mucha polémica, terminó emplazada frente al Centro Cultural Kirchner.

    Otra capitana fue María Remedios del Valle (1767-1847), una oficial negra que perdió a su marido y a sus dos hijos en el campo de batalla. Entre 1812 y 1814, participó en las victorias de Tucumán y Salta y en las derrotas de Vilcapugio y Ayohuma. El general Gregorio Aráoz de Lamadrid la bautizó con un título simbólico pero mayor: “Madre de la patria”. Un completo estudio de su trayectoria figura en el artículo de Florencia Guzmán “María Remedios del Valle. ‘La Capitana’, ‘Madre de la Patria’ y ‘Niña de Ayohuma’.
    Historiografía, memoria y representaciones en torno a esta figura singular”, y puede consultarse en (http://journals.openedition.org/nuevomundo/69871). Allí, la autora hace notar que las únicas “pruebas” de su valentía que la historia recoge son “seis cicatrices feroces de bala y sable. Su caro esposo, un hijo y un entenado que han expirado en las filas de los libres”, además de haber sido azotada en público durante nueve días y haber estado siete veces en capilla: “Las marcas en el cuerpo (tal como sucedía con los/as esclavizados/as que demandaban a sus amos y que nos muestran los expedientes judiciales tanto coloniales como poscoloniales) constituyen su único capital y la materialidad conservada de su participación patriótica y guerrera”. En honor a Remedios del Valle, en 2013 se declaró el 8 de noviembre como “Día de las/los afoargentinos y de la cultura afro”. Dora Barrancos la menciona en su libro Mujeres en la Sociedad Argentina. Una historia de cinco siglos (Sudamericana, 2007).

    La tercera fue Martina Silva de Gurruchaga (Salta, 1790-1874), cuyas donaciones fueron decisivas en la victoria de la batalla de Salta. Como reconocimiento, Belgrano la nombró capitana. Las donaciones y aportes de las damas de la alta sociedad fueron otra de las formas con la que las mujeres participaron en la epopeya de la independencia.

    Las mujeres en la vida de Belgrano fueron no solo sus parejas y amantes, aquellas a quienes “les mintió” por sus propias limitaciones o las que la época y sus circunstancias le impusieron en el terreno del amor. Fueron las heroínas calladas de su familia. Las políticas. Las guerreras. En el año del General Manuel Belgrano, así dispuesto por decreto del gobierno argentino, a 250 años del nacimiento y 200 de la muerte del político, militar, periodista, escritor, diplomático, defensor de minorías y de los excluidos de la historia, creador de la bandera nacional, es justo recordar sus nombres. Ellas fueron parte esencial, cada cual a su manera, de la gesta independentista.  


    Créditos:

    • Por Gabriela Saidón. Publicado en el Sitio Infobae. (19/06/20)
     



    «Defensa Civil»

    Servicio brindado por la Dirección General de Defensa Civil del Chubut

    «Artículos»
     



    Polémica por el trigo transgénico: el Gobierno lo defiende, pero los exportadores y productores plantean objeciones
     


    Un fuerte debate abrió la aprobación de Argentina para avanzar con la siembra de trigo genéticamente modificado para tolerar la sequía, conocido como HB4.

  • Más videos y fotos: GonBal.
  • Un fuerte debate abrió la aprobación de Argentina para avanzar con la siembra de trigo genéticamente modificado para tolerar la sequía, conocido como HB4. El tema fue abordado por productores, exportadores e incluso por funcionarios nacionales. La semana pasada el Gobierno autorizó la siembra del mismo y su posterior cosecha, para que luego esos granos puedan ser molidos para hacer harina.
    En este contexto, desde la cadena del trigo, disparan la alarma respecto al riesgo de que se trabe la comercialización mientras que desde el Ministerio de Agricultura se admite que es el momento propicio para avanzar con este tipo de propuestas frente a un escenario internacional altamente demandante de alimentos, a cuenta de la previsión que genera el cambio climático.

    Argentina aguardaba que Brasil, como principal comprador de harina de trigo, cumpliera con su aprobación, sin embargo la autorización obtenida por el HB4 en Australia y Nueva Zelanda, apuró la decisión oficial para avanzar con la concesión de los certificados de aprobación para su siembra en el país.
    Matías Lestani, Secretario de Agricultura de la Nación, indicó que “el objetivo puntual dispuesto por el Gobierno argentino fue aprovechar la oportunidad que genera el escenario internacional, donde claramente va haber una necesidad más grande de trigo, ya que el conflicto bélico Ucrania-Rusia pone en jaque a toda la cadena de aprovechamiento mundial”.

    Por ello, en declaraciones a Radio Colonia, Lestani manifestó que “todo criterio de sustentabilidad y que proponen los organismos genéticamente modificados queda todo eso suspendido hasta nuevo aviso, y además en los países desarrollados comienza a primar el criterio de seguridad alimentaria sobre otras decisiones”.
    Atento a lo expresado por el funcionario, para la cartera agropecuaria la oportunidad mundial está dada para avanzar con la promoción y desarrollo del HB4, y así lo presentó el propio ministro de Agricultura, Julián Domínguez, en el marco del Congreso “A Todo Trigo, que se desarrolló en Mar del Plata la semana pasada. Para Agricultura, estos granos servirán para ampliar la frontera agrícola y llevar el trigo a aquellos campos marginales por el clima seco y con un errático nivel de lluvias.
     


    Exportadores y productores

    Más allá de esto, Gustavo Idígoras, presidente de Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina y del Centro Exportador de Cereales (CIARA-CEC), planteó sus objeciones y de toda la cadena de valor, por los riesgos comerciales que puede abrir la aprobación argentina a la siembra de este trigo transgénico.

    “Los exportadores celebran la existencia de biotecnología en la Argentina, ya que es el gran camino y la promovemos a nivel mundial porque es la única manera de dar respuesta a la seguridad alimentaria en el mundo, pero esta tiene que estar de la mano de la aceptación comercial y del consumidor.
    Hoy el mercado mundial de trigo es de 150 millones de toneladas, y Argentina es el séptimo exportador, con la venta de 14 millones de toneladas anuales, y por lo tanto cualquier cosa que hagamos nosotros va a ser castigada en el mercado. Y habrá otros países exportadores que nos desplacen.
    Por esa razón es que estamos siendo tan explícitos y rotundos en decir que no vamos a aceptar un solo grano de trigo HB4 en los embarques porque eso es rechazo absoluto en cualquier mercado”, explicó Idígoras.

    También los productores expresaron su “preocupación”. Fue el caso de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (CARBAP), que mediante un comunicado disparó su alerta frente a lo que considera “la falta de aceptación por parte del mercado mundial” del trigo HB4.
    Atento a que en breve comienza la siembra fina de la campaña 2022-23, CARBAP aseguró que “actualmente el trigo que se comercializa en el mundo es no transgénico, y esta aprobación es altamente riesgosa mientras no exista una aceptación de, al menos, los mercados más importantes para la Argentina”.

    Por último, frente a los “desafíos” que plantea el próximo ciclo triguero, desde la entidad se indicó que “es indispensable en esta coyuntura que atraviesa el mundo dar señales claras y precisas al sector productivo para que pueda desarrollar todo el potencial necesario para proveer de alimentos a los argentinos y al mundo, y este inoportuno anuncio del gobierno no aporta nada en ese sentido”.
     


    La estrategia de la empresa

    Horas después de la aprobación del Gobierno nacional, el Directos de Estrategia de la empresa Bioceres, Claudio Dunan, mantuvo un encuentro con la prensa en el marco del Congreso “A Todo Trigo”, el evento organizado por la Federación de Acopiadores. La empresa brindó su apoyo al trabajo que viene realizando la investigadora de la Universidad del Litoral, Raquel Chan.
    En la rueda de prensa, el directivo de Bioceres confirmó que la empresa no saldrá a comercializar libremente las semillas de trigo HB4 a la generalidad de productores, sino que mantendrá en el nuevo ciclo del cereal que está por comenzar la estrategia de hacer acuerdos especiales con unos 250 empresarios agrícolas que ya reciben la semilla y deben entregar luego la producción a la empresa, a través del cumplimiento de un protocolo de bioseguridad que permite evitar fugas de granos transgénicos que pudieran contaminar trigos convencionales.

    Además, Dunan señaló que Bioceres realizó acuerdos con establecimientos industriales para que no solo elaboren la harina del trigo HB4, sino que hagan un producto terminado con esa harina. El anuncio se haría en las próximas semanas, aunque el directivo no brindó más detalles al respecto. Hay que recordar que el año pasado anunciaron un acuerdo semejante con la firma Havanna, que luego se habría frustrado por la repercusión que tuvo la noticia de que posiblemente se lanzaría el primer alfajor transgénico del mundo.
     


    Créditos:

    • Publicado en el Sitio Infobae. (16/05/22)
     



    Día de la Armada Argentina

     


    Busto de Guillermo Brown -Caleta Olivia-.

  • Más videos y fotos: GonBal.

  • Armada Argentina o Armada de la República Argentina (ARA) es el brazo naval de las fuerzas armadas de la Argentina.
    Su corazón operativo es la Base Naval Puerto Belgrano. Tuvo un rol fundamental en la Guerra de Independencia de la Argentina, la Guerra del Brasil y la Guerra de las Malvinas.
    Actualmente participa activamente en las Campañas antárticas de la Argentina, misiones de paz y defensa del patrimonio marítimo argentino.

    Los datos del 2007 indican que el personal de la Armada está formado por 20.033 militares y 7.437 civiles, sumando un total de 27.470 hombres que integran la fuerza naval del país.
    La Armada cuenta con una flota de aviones la Aviación Naval encargada de potenciar el cuidado marítimo nacional, la componen 75 aviones,cazas,fotógrafos y transportistas.

    Fue creada como consecuencia de la Revolución de Mayo, y bajo el comando del almirante Guillermo Brown desempeñó un papel importante en la Guerra de Independencia y en los conflictos con el Brasil y las potencias europeas. A principios del siglo XX fue potentemente modernizada.
    El 17 de mayo se rememora el triunfo de la fuerza naval al mando del almirante Guillermo Brown en el "Combate de Montevideo", sobre la escuadra realista que dominaba hasta ese momento las aguas del Río de la Plata.

    Así se puso término al poder naval español sobre aguas de ese estuario, que había comenzado tres siglos antes cuando las naves de Juan Díaz de Solís surcaron ese río.
    Esa victoria naval hizo posible la caída de Montevideo en poder de fuerzas argentinas. El general Alvear tomó posesión de la ciudad el 23 de junio de 1814.

    Este triunfo de nuestra Armada tuvo las siguientes consecuencias:

    • Los patriotas tomaron la plaza de Montevideo, lo cual privó de sus bases posibles a la expedición de 20 mil soldados de Morillo, que había salido de España y tuvo que desviarse hacia Venezuela, al no contar con un punto de ataque en el Río de la Plata).
    • Fijó las bases para que fuera posible la Declaración de la Independencia, el 9 de julio de de 1816, puesto que los patriotas ejercieron a partir de ese momento el dominio del territorio nacional.
    • Frenó la injerencia portuguesa en el Río de la Plata.
    • Fortificó la guerra de recursos de Güemes y demás combatientes en el Alto Perú.
    • Convirtió al Río de la Plata en una vía de agua bajo el poder nacional, facilitando el comercio y por lo tanto proveyendo de recursos de todo tipo a la Revolución.
    • Al quedar libres las tropas sitiadoras de Montevideo, fue posible reforzar el Ejercito Auxiliar del Alto Perú y se facilitó la organización del Ejército de los Andes.
    Es por ello que todos los 17 de Mayo se conmemora el Día de la Armada Argentina.
     


    Créditos:


     


    Canción a Guillermo Brown

    "Los Wolfe Tones", es un mítico grupo de rock de los años '70. Sus letras combinan el costumbrismo irlandés con el compromiso político a favor de la anexión de Irlanda del Norte a la República de Irlanda, y el retiro definitivo de los británicos de la isla.
    Aún hoy siguen dando recitales y giras por Irlanda y el exterior. Es uno de los símbolos del rock irlandés.

    "The Wolfe Tones" son un grupo de música irlandés, quien hace unos pocos años compuso un magnífico tema sobre el Almirante Guillermo Brown. En la canción también se nombra las invasiones inglesas de 1806 y 1833, donde usurpan las islas.
    El tema está en inglés, pero para el que no sepa el idioma, vale la pena escuchar como dicen "Islas Malvinas Argentinas".

    A continuación transcribo la traducción de la letra.
     


    Almirante Guillermo Brown
     


    Desde una ciudad del Condado de Mayo,
    vino un hombre de gran renombre
    no había marinero ni
    soldado más valiente.

    Dicen que se fue a
    América de muy jóven
    como un grumete a navegar
    alrededor del mundo.

    Luego la aventura lo llevó
    hacia el Sur, a la boca Del Plata
    San Martín estaba en camino,
    en Argentina.

    Así que tres barcos balleneros compró,
    y contra Brasil y España peleó
    y la Libertad deseó
    para Argentina.

    Almirante William Brown, eres un
    hombre que gran coraje demostró
    en las batallas tenías
    todas las de perder.

    Pero tu corazón irlandés era fuerte,
    y en la memoria todavía vive
    y en Irlanda hay algunos
    que no te olvidan.

    En el Día de San Patricio se dice,
    que tuviste muchas valientes victorias
    derrotaste todos los invasores,
    matones y prepotentes.

    Luego en el corazón
    de La Pampa encontraste
    un hogar felíz.
    "Las Islas Malvinas Argentinas".

    Se ha escuchado de
    gallardas manos irlandesas
    que ayudaron a liberar la
    tierra llamada Argentina.

    Se ha escuchado con gran algarabía
    el nombre y fama de "Los Patricios"
    cuando en 1806 los
    ingleses fueron a masacrar.

    Y es hasta hoy en día
    que en Argentina dicen
    que los ingleses
    huyeron de Buenos Aires.

    Hacia las islas de más abajo,
    y las tomaron en
    nombre de la Corona
    "Las Islas Malvinas Argentinas".

    Recordamos a William Brown
    y su tierra de gran renombre
    los invasores robaron
    las islas de Tu País.

    En 1833 obligados
    por piratas a huir
    y en Irlanda os aseguro que
    conocemos la historia completa.

    Y la gente que fue a
    la naciente Argentina
    para escapar de las leyes
    inglesas, guerras y hambrunas.

    Han probado ser gente leal,
    como todos los
    irlandeses somos
    "Las Islas Malvinas Argentinas".

    Los viejos días coloniales y
    las crueles maneras inglesas
    con sus estruendosos saqueos
    le enseñaremos a los nativos.

    Que los ingleses van a la guerra, como
    así lo hizo Whitelocke anteriormente
    con sus barcos, armas,
    tambores, banderas y estandartes.

    En los viejos días
    Imperiales cuando asesinaron
    por oro y desfilaron por
    las calles de Londres.

    Oh, ningún "Derecho Humano"
    fue dado a los nativos,
    vivos o muertos
    "Las Islas Malvinas Argentinas".

    En la Argentina murió
    con el Padre Fahey a su lado
    ´57 fue el año en el cual
    su País lo lloró.

    Un Héroe de la Nación es
    recordado con alegría
    a través del mundo donde
    la Libertad todavía abunda.

    Y en la Cruz del Sur toman nota donde
    el valiente Willie Bulfin escribió
    los irlandeses todovía
    te apoyan Argentina.

    Con el Imperio tambaleando,
    ningún "Paddy" apoya la Corona
    "Las Islas Malvinas Argentinas".

    Con el Imperio tambaleando,
    ningún "Paddy" apoya la Corona
    "Las Islas Malvinas Argentinas".

     



    Mayor (PM) Hugo Ángel del Valle Palaver
     


    De izquierda a derecha: Alférez Vasquez (muerto en combate) y Capitán Palaver (muerto en combate).
    (Haga "click" Aquí ver la imagen en un tamaño mayor en otra pestaña).

  • Más videos y fotos: GonBal.

  • Hugo Ángel del Valle Palaver (18 de enero de 1947, Deán Funes-25 de mayo de 1982, islas Malvinas) fue un aviador militar argentino perteneciente a la Fuerza Aérea Argentina que murió en combate en la guerra de las Malvinas.
    El 25 de mayo de 1982 el capitán Palaver lideró una sección de indicativo «Marte». Su numeral fue el teniente Daniel Gálvez. Ambos salieron armados con una bomba MK-17 de 1000 libras (454 kg).
    Despegaron desde la Base Aérea Militar Río Gallegos a las 8:00 am.

    El 25 de mayo de 1982 cuatro A-4B Skyhawk, indicativo "Marte", (Capitán Hugo Palaver (avión C-244), Teniente Daniel Eduardo Gálvez (avión C-250), Teniente Vicente Auterio (avión C-221) y el Alférez Hugo Edgardo Gómez (avión C-209), armados con bombas 1000 libras (454 kg) despegaron de Río Gallegos a las 08:00.
    La segunda sección regresó a los 25 minutos (Auterio y Gómez) por falla del N° 3; el N°4 (Gómez) lo siguió pues no tenía la primera sección a la vista, siguieron Palaver y Gálvez.

    Se reabastecieron en vuelo y luego vieron el brazo San Carlos y lo recorrieron.
    Divisaron un buque blanco, iniciaron el ataque, pero al ver una cruz roja pintada en su casco, no lanzaron sus bombas, era el buque Hospital SS Uganda. No observaron otros buques.
    Luego giraron a la derecha y les fue indicado un blanco, via radial, a unas quince millas náuticas, siguieron y observaron lo que creyeron era Puerto San Carlos.
    Allí divisaron un buque color verde y casco negro (probablemente el MV Norland) y al proseguir su vuelo sobrevolaron la zona de Puerto Darwin sin reconocerla ya que por un error de navegación, no estaban correctamente ubicados.

    En su confusión, abrieron fuego contra un buque (capitán Palaver), que resultó ser el Monsunen, y contra un grupo de casas (teniente Gálvez), por lo que recibieron fuego de la artillería antiaérea argentina en Darwin.
    Palaver informó que su indicador de combustible marcaba 0. Había sido alcanzado en la parte inferior de su avión, de acuerdo con lo que vio su numeral, pero podía continuar volando.
    Desgraciadamente, al considerar que se hallaban sobre San Carlos, el capitán Palaver inició su escape hacia el norte y el teniente Gálvez, hacia el sur.

    Esta acción llevó al guía de sección a sobrevolar la zona más densamente defendida por la artillería antiaérea inglesa y fue alcanzado por dos misiles, disparados desde un buque (probablemente el HMS Coventry). Su avión fue destruido instantáneamente sin darle oportunidad de eyectarse.
    El teniente Gálvez arribó a Río Gallegos a las 11:00.
     


    Condecoraciones

    El Congreso de la Nación Argentina declaró a Palaver «héroe nacional» por Ley N.º 24.950 de 1998.
    Palaver recibió también la Medalla al Valor en Combate, la Medalla al Muerto en Combate y la medalla Medalla a los Combatientes.
     


    Créditos:


    Video relacionado:  



     


    «Plazoleta Héctor Bordón y Pucará A566 en Comodoro Rivadavia -2017-» : 03:08
    La imagen del soldado Héctor Bordón, oriundo de Goya, Corrientes, pero comodorense por adopción, se recorta ahora al final de la ruta 39 que marca por la calle Yapeyú el ingreso a Palazzo, el barrio que lo vio crecer, y partir. En la entrada del Aeropuerto General Mosconi.
    El avión Pucará A566, que desde esta ciudad cumplió una importante función en la guerra de Malvinas de 1982, regresó a Comodoro Rivadavia.
    Por gestiones de la Unión de ex Combatientes de Malvinas la aeronave fue transportada, desarmada en un camión, desde Reconquista, Santa Fe.
    16 de Noviembre 2017. Comodoro Rivadavia, Chubut, Argentina.

     


     



    ¿Quién fue "Paco" Porrúa, el hombre que da nombre al CIP?
     


    Francisco "Paco" Porrúa murió el 18 de diciembre de 2014 en Barcelona.

  • Más videos y fotos: GonBal.

  • “(…) un consejo que era más bien del abuelo escaldado que de padre sabio y que el niño no habría olvidado jamás aunque hubiera vivido tanto como él porque se lo enseñó mientras lo preparaba para disparar por primera vez a los seis años de edad un cañón de retroceso a cuyos estampidos de catástrofe atribuimos la pavorosa tormenta seca de relámpagos y truenos volcánicos y el tremendo viento polar de Comodoro Rivadavia que volteó al revés las entrañas del mar y se llevó volando un circo de animales (…)”.

    El fragmento corresponde a la página 197 de “El otoño del patriarca”, cuya primera edición se publicó en 1975. Según palabras de Gabriel García Márquez es la novela en la que más trabajo y esfuerzo invirtió. Comenzó a escribirla en 1968, época en que vivía en Barcelona. Le llevó siete años terminarla.
    Es probable que Gabo haya escuchado sobre la violencia de nuestro viento en alguna charla con Francisco “Paco” Porrúa, el legendario editor argentino-español que entre 1924 y 1930 hizo del cerro Chenque escenario de sus juegos de infancia. Él fue quien en 1967 apostó por un escritor todavía ignoto al publicar para Editorial Sudamericana la primera edición de “Cien años de soledad”.
    Desde el último jueves, el Centro de Información Pública (CIP) lleva el nombre de Francisco “Paco” Porrúa, alguien que también fue parte del boom latinoamericano de literatura de los años ‘60.
     


    El editor traductor

    Porrúa murió el 18 de diciembre de 2014 en Barcelona y se podría afirmar, sin titubeos, que es uno de los mejores editores que la literatura en lengua española tuvo en el siglo pasado, según afirmaba el suplemento literario Radar en junio de 2009.
    Allí también se preguntaban si “¿no nos quedamos cortos? ¿Sería exagerado, acaso, decir que el editor de novelas fundamentales como Cien años de soledad y Rayuela, creador de la mítica editorial Minotauro –en donde obras maestras de la ciencia ficción de autores como J. G. Ballard, William Gibson, Ray Bradbury, Angela Carter, entre tantos otros, vieron la luz por primera vez en castellano– es en realidad el mejor de todos? ¿No lo justifica el hecho de que durante algo más de una década (desde 1958 hasta 1970) haya estado al frente de editorial Sudamericana y haya publicado, además de novelas de García Márquez, Cortázar, Puig, Saer y Lawrence Durrell, poesía de Pizarnik, Alberto Girri y Arturo Carrera?
    Y que haya sido el primero en traducir al español la trilogía de El señor de los anillos, ¿no es mérito suficiente? ¿Y que haya sido uno de los padres editoriales del boom latinoamericano? ¿Y que haya rescatado del olvido Adán Buenosayres, de Leopoldo Marechal? ¿Y etcétera, etcétera, etcétera?”-

    Pero a Paco Porrúa no le gustaba que le dijeran estas cosas, por supuesto. Y por humildad (no por falsa modestia) relativizaba méritos y se reía cuando se lo ponderaba como “editor legendario”. El prefería definirse simplemente como “sensato”. “La función del editor es editar un buen libro. Yo publico algo y espero que sea bueno. Y ahí se acabó el asunto”, decía.
    “En este sentido, cuando publico algo mi único mérito es haberlo publicado. Nada más. El resto depende de los lectores, de los críticos, de la historia. El editor no tiene mucho más que hacer. Es un colaborador del autor, no el crítico ni el representante. Es un colaborador que da forma material a un texto. Cumple su tarea y desaparece, ¿o no? No es mucho más que eso”.
     


    El minotauro en su laberinto

    Pero el pequeño Francisco no soñaba con convertirse en editor en la ventosa infancia que pasó con su familia de emigrados españoles en Comodoro Rivadavia. Aunque, sin sospecharlo, ya enfilaba sus pasos por la veredita del destino cada vez que se extraviaba en la lectura de esas novelas de Julio Verne y de H. G. Wells que él sacaba de una biblioteca, puesto que su casa era una casa de pocos libros.

    “Yo tenía un año y medio cuando llegué a la Patagonia, y de los dos años en adelante vivimos en Comodoro Rivadavia. Mi padre era agente marítimo, había sido marino mercante, se casó en España y trajo a mi madre a vivir a la Argentina. Entre los años 1924 y 1930, viví frente al mar, en la falda de un cerro, y ese recuerdo, el recuerdo de la inmensidad del desierto junto a la inmensidad del mar, es algo muy poderoso. Me lo pasaba todo el día en el cerro o en la playa, y quedó en mí un recuerdo muy hondo de la Patagonia. Hudson decía: ‘Uno está en medio del desierto patagónico y parece que todavía está en la prehistoria’. Todo eso influyó mucho en mí y fue lo que me convirtió en argentino”.
     


    Créditos:

    • Publicado en el Sitio Urgente24. (14/09/21).


    Video relacionado:  



     


    «Centro de Información -interior 2014-» : 02:43
    Vista del exterior del edificio del Centro de Información donde funcionará la Biblioteca Municipal, el Centro de Convenciones y una sala de muestras.
    En la parte inferior estarán ubicados talleres, los accesos y la confitería.
    Estiman que será inaugurado para el aniversario número 114° de Comodoro.
    19 de Diciembre 2014. Comodoro Rivadavia, Chubut, Argentina.  



    Pelear y cocinar en Malvinas: el emocionante testimonio de los soldados que lucharon junto al único cocinero muerto en la guerra
     


    Edgar Néstor Ochoa, sargento ayudante cocinero, un jefe y un padre para sus soldados.

  • Más videos y fotos: GonBal.

  • Pasaron casi 40 años y Jorge Norberto Tolosa, hombre de pocas palabras, de rostro bondadoso, de fijar de tanto en tanto la mirada al suelo, aún se quiebra cuando recuerda su última charla con el sargento ayudante cocinero Edgar Néstor Ochoa.
    “Yo de acá, Tolosa, no me voy, me voy con las patas para adelante. Hágale saber esto a mi esposa y a mis hijos”, fue el pedido de ese suboficial recto, severo, pero justo y muy protector de sus soldados. “Quiero que le cuente a mi familia todo lo que pasamos acá”.
    En las primeras horas del 14 de junio, el destino quiso que una de las últimas bombas disparada por una fragata inglesa le provocara la muerte en el patio de una casa en Puerto Argentino.

    Tolosa, un conscripto afectado al rancho del Regimiento de Infantería Mecanizado 6, era un muchacho al que la guerra lo hizo crecer de golpe, como a muchos, pero que no supo entonces cómo cumplir con esa última y difícil misión encargada por el sargento ayudante, al que apreciaba como un segundo padre.
    Un equipo de Infobae reunió en la ciudad de Navarro a siete soldados que estuvieron bajo las órdenes de Edgar Ochoa, el único cocinero fallecido durante el conflicto del Atlántico Sur.

    Además de Tolosa, estuvieron presentes Oscar Alfredo Onetto, José Luis Pitrau, Raúl Burgos, Lisandro Quiroga, Fernando Ferrero y Daniel Michalkow, todos integrantes de la compañía servicios “Tucumán”, del Regimiento de Infantería Mecanizado 6. Todos recordaron a Juan Dodaro, un compañero fallecido unos años atrás.
    El encuentro fue en el Parque del Bicentenario donde Malvinas tiene una fuerte presencia, con monumentos, esculturas y placas, todo armado por los propios veteranos.
    Muchos, no se veían hace tiempo, otros solo habían hablado por teléfono y las bromas por la silueta perdida de aquellos jóvenes de 18 años enseguida afloraron. Llegaron acompañados por esposas, hijos y nietos. Algunos nunca habían sido entrevistados.
    Todos tenían algo en común: su propia historia con Ochoa.
     


    El padre de todos

    El sargento ayudante -ascendido a suboficial principal post mortem- había nacido el 12 de agosto de 1940 en Oliva, Córdoba, una ciudad que tiene tres muertos en combate. Se había casado con Antonia y tenía dos hijos, Edgar Daniel y Marta Edith, cuyas fotos guardaba celosamente en el interior de su casco. Al momento de estallar la guerra vivía en Mercedes, casi a la vuelta del Regimiento 6 donde estuvo en el grupo Rancho y en la Compañía Servicios.
    Todos lo conocieron de la época de la colimba. Tolosa, entonces un chico humilde corto de palabras, fue uno de los más cercanos. Trabajaba de carnicero junto a su padre, en Navarro. El propio Ochoa se había ofrecido como su padrino de confirmación, ya que su familia vivía demasiado lejos. Ese carácter fuerte que exhibía en el cuartel, “para que los soldados no tomasen mucha confianza”, contrastaba con su comportamiento en su casa. “Ahí era otra persona”, explicó.

    Para todos, Raúl Burgos es Luli, aunque Ochoa le decía “Gringo”. El suboficial encontró en él al colaborador perfecto. “Era recto y exigente. Siempre le cumplí. Me sacó dragoneante y así salí en la primera baja”, recuerda. Y sonríe al admitir que poco sabía de cocinar y que Ochoa le enseñó a preparar y a condimentar la comida para todo un regimiento. Era el mejor tirador de la compañía pero terminó en el rancho por el consejo de un soldado viejo. “En el rancho no hacés guardia”, lo avivaron. Lo que Burgos no imaginó fue que debía levantarse a las 5 de la mañana para darle de comer a 800 personas y acostarse recién a medianoche.

    Lisandro Quiroga, que en la posguerra negaba haber estado en Malvinas por el temor de ser tratado de loco y que evitaba hablar porque no quería que lo vieran llorar, coincide en que Ochoa “era como un padre que daba claridad en todo y que nos protegía”.
    A Quiroga la vida lo enfrentó a varios desafíos. Primero fue la guerra y a comienzos del 2000 sufrió un ACV, que le dejó secuelas. Sus compañeros le envidian su fortaleza de espíritu y esas ganas de salir adelante. Él, auxiliado con un bastón, acota que tuvo “el ataque” justo a veinte años de Malvinas.
    De la guerra contó que ellos, a pesar de ser cocineros, también pasaban hambre, porque priorizaban a los que estaban en las trincheras, y explica los malabares que hacían para estirar los guisos que terminaban siendo sopas, usando fideos porque con el correr de los días la carne ya no se conseguía.

    Oscar Alfredo Onetto luce en su camisa una escarapela con la figura de las islas Malvinas. Era el colimba de 18 años que sus padres, que vivían en el campo, no lo visitaban ni iban a buscarlo al Regimiento. Y Ochoa se lo llevaba el fin de semana a su casa, en la calle 2 y 17, de Mercedes, donde era tratado como un hijo más. “Cuando entraba al Regimiento, ahí cambiaba. Pero era como un padre”, recuerda.

    Hace poco que el vasco José Luis Pitrau se animó a hablar de Malvinas. Se emociona y se disculpa. Fue muy fuerte el impacto que sufrió cuando, en un regreso de vacaciones, pasó por el museo dedicado a las islas en Oliva, y se encontró con el uniforme y pertenencias de Ochoa. No lo podía creer. Desde chico, trabajó en una carnicería y dice que no se arrepiente de haber levantado la mano para ir al rancho. Para él, Ochoa era como un padre estricto, cuenta a Infobae, mientras mira a sus compañeros.
    “Ahora que los veo a ellos se me vinieron más recuerdos...”. Siempre quiso volver a verlos y justifica su emoción: “Uno se pone grande y más flojo, ¿no?”

    Con Fernando Ferrero, sus amigos concuerdan en algo: nunca lo acompañarían a Malvinas sabiendo de antemano que no respetaría las restricciones que los británicos imponen a los visitantes argentinos, empezando por el sello en el pasaporte. Igual dice que no le interesa ver cómo está todo allá, solo iría para visitar a los muertos. “Yo los tengo acá”, y se señala con convicción el corazón.
    Fue a la guerra sabiendo cocinar lo básico, y todo lo aprendió de Ochoa, “un padrazo”. Hasta le indicó cómo usar la cuchilla mocha sin riesgo a cortarse. “Con su disciplina, el hombre la tenía clara, era muy didáctico”.

    Y para Daniel Michalkow, el del apellido ruso polaco, todo lo que aprendió de Ochoa le sirvió para implementarlo en la vida cotidiana. Y dice que fueron tan precisas las indicaciones del sargento ayudante que los soldados desarrollaban las tareas en forma muy coordinada y no necesitaban órdenes ni indicaciones.
     


    Cocinar en la guerra

    Trabajaban en condiciones adversas. “La ‘morocha’, la cocina de campaña, fue nuestra compañía en las islas, fue por la que nos preocupábamos y vivíamos con ella”, dice Tolosa. Cocinaban a leña, escasa, que luego se reemplazó por turba, de bajo poder calórico. A alguien se le ocurrió incluir gas oil, y todos terminaron con el rostro oscuro del combustible quemado, por la densa humareda que desprendía, y que el agua y jabón no podía quitar. Solo se les distinguía el blanco de los ojos y los dientes, recuerdan. Recién de regreso al continente se pudieron lavar. “Pero la cocina nunca dejó de funcionar”, aclaran orgullosos. Hasta aún como prisioneros en el aeropuerto se las arreglaron para hacer un guiso con fideos y con pedazos de carne congelada que cortaban con las tapas de las latas de paté.

    Burgos casi tuvo pie de trinchera. Tenía los dedos amarillos y violetas, producto de trabajar en ese pisadero de barro y agua helada que se colaba por los borceguíes. Onetto recuerda que siempre tuvieron el mismo par de medias y los mismos calzoncillos.
    Pitrau describió que todos los días era “levantarse temprano, trabajar y trabajar”. De madrugada, en un Land Rover iban a un galpón en Moody Brook a buscar víveres, “y siempre nos daban menos.
    A la mañana preparábamos mate cocido, al mediodía guiso, a la tarde otro mate y a la noche nuevamente guiso. Y luego, de cada comida, debíamos lavar la cocina. Era una intensa labor que no tenía descanso. Llegó el momento en que las provisiones empezaron a escasear y se daba una sola comida”, se lamentó Burgos.

    Con la comida lista, se largaban al campo a abastecer a los soldados de la Compañía A, a la Comando y a los del Regimiento 1 de Patricios. Muchas veces salían sin saber que se había declarado una alerta roja. Había que rogar que no comenzara un tiroteo, porque debían volverse con la comida. La muerte de Ochoa los golpeó.
     


    Una triste despedida

    El sargento ayudante insistía que no regresaría vivo al continente. “Como su hubiese tenido una premonición”, concuerdan sus viejos soldados. “Pero nosotros éramos chicos -dice Tolosa- no sabíamos qué decirle”.
    Lo trasladaron al puesto comando del regimiento. Ese 12 de junio se despidió de sus soldados, como intuyendo el final. Lo abrazó con fuerza a Burgos, luego de mostrarle la foto de su familia. “Nos saludó de una forma que nunca olvidaré”.

    Onetto acota que “si se hubiese quedado con nosotros, no se moría. Perdimos un padre, pero no podíamos darnos el lujo de quedarnos, había que seguir adelante”. Otros, al enterarse, se abrazaron y lloraron “por todo lo que había hecho por nosotros”, explica Quiroga mientras busca con la mirada a su hija -con un tatuaje de Malvinas en su brazo-, “en homenaje a él”, y a su nieta.
    A Tolosa le gustaría poder encontrarse con los hijos de Ochoa y hablarles del padre. “Si ellos me dan una oportunidad, es una carga que aún llevo”.

    Ferrero acota que el 14 de junio era una tarde luminosa, y llamaba la atención el silencio. Se habían terminado el ruido ensordecedor de las bombas y el tableteo de las ametralladoras. La explicación la encontraron cuando vieron sobrevolar un helicóptero con una bandera blanca. En ese momento recuerda que se enteró de la muerte de Ochoa. “Fue una gran tristeza”. Junto con Ochoa también falleció el sargento ayudante Eusebio Aguilar.
    La vida para los soldados de Ochoa continuó. Algunos volvieron a sus antiguos empleos, formaron familia, otros con los años viajaron a las islas, pero están los que se niegan como Michalkow, que sostiene que a sus compañeros los guarda en el corazón y que no necesita ir al cementerio de Darwin para llorarlos.

    Tolosa confiesa que “superé cosas que no creí que podría”. El vasco Pitrau destacó el papel de la familia, “que son los que me hicieron salir adelante”. Cuando regresó al continente, recuperó cartas que sus seres queridos le habían mandado y que nunca habían llegado a las islas. Aún no las abrió. Promete hacerlo cuando su nieto, de dos años, tenga edad para comprender.
    A poco de terminar la guerra, un veterano logró ubicarlo. Lo buscó por guías telefónicas. Solo quería decirle que, gracias a la comida que preparaban, le había salvado la vida. Nunca supo su nombre.

    Los restos de Ochoa -que en una carta escrita desde las islas le decía a su madre que había ido “como buen argentino y militar que soy”- descansan en la tumba 8 de la primera hilera del cementerio de Darwin. La cruz de su primera sepultura, con la flor de tela que le pusieron los británicos, se exhibe en el Museo de Oliva junto con su uniforme, sus cartas y fotografías.
    Por ley 24950, fue declarado, como tantos otros, “héroe nacional” y los familiares recibieron la medalla La Nación Argentina al muerto en combate. En Oliva, además, un monumento lo recuerda. Y el próximo 2 de abril, el Ejército y la especialidad a la que pertenecía, le harán un merecido homenaje.

    Quiroga, al despedirse de sus compañeros, señaló la cocina de campaña que el veterano del Regimiento 6 Carlos Di Santo restauró, y dijo que “cuando veo una de éstas, me pongo a llorar de la emoción”.
    Antes de partir, todos posaron junto a la “morocha”, esa cocina fiel que cumplió con creces. Como el padrazo Ochoa y sus soldados cocineros, que la pelearon hasta el final.

    Agradecimientos: Carlos Di Santo; Daniel Torres, presidente del Centro de Veteranos de Guerra de Navarro; Gabriel Fioni, fundador del Museo Nacional de Malvinas; Coronel (r) VGM Jorge G. Zanela, Jefe de la Oficina de Coordinación de Veteranos de Guerra del Ministerio de Defensa.
     


    Créditos:

    • Por Adrián Pignatelli. Artículo publicado en el Sitio Infobae. (07/03/21).
     



    Cinco áreas protegidas de Chubut conmemoran su fecha de creación
     


    El 11 de marzo se conmemoró el aniversario de cinco áreas naturales protegidas (ANP) en la provincia del Chubut.

  • Más videos y fotos: Entrar.

  • En Chubut hay cinco áreas naturales protegidas que el viernes conmemoraron su aniversario de creación. La provincia cuenta con un total de 18 áreas naturales protegidas, las cuales forman parte del Sistema Provincial de Áreas Protegidas, dependiente del Ministerio de Turismo y Áreas Protegidas del Chubut.
    El 11 de marzo se conmemoró el aniversario de cinco áreas naturales protegidas (ANP) en la provincia del Chubut. Se trata de Cabo Dos Bahías, Punta Tombo, Península Valdés, Bosque Petrificado Sarmiento y Laguna Aleusco, las que cuentan con protección especial por albergar valores naturales, culturales o sociales intrínsecos.
     


    Cabo Dos Bahías

    El ANP Cabo Dos Bahías, cabecera norte del Parque Interjurisdiccional Marino Costero Patagonia Austral, posee carácter de Reserva a fin de proteger las especies que en ella habitan; vulnerables ante el contacto humano y otras situaciones que alteran la vida y el hábitat, como son los ruidos, los residuos y diferentes perturbaciones que se pueden provocar sin el debido conocimiento, guía y responsabilidad al transitar la zona.
    Se caracteriza por un bello paisaje de rocas volcánicas de distintas tonalidades que contrastan en forma espectacular con el azul intenso del mar. Cuenta con sendero elevado de 1km (ida y vuelta) el cual permite observar una gran colonia de Pingüinos de Magallanes, que según la época del año tienen distintos comportamientos, y también, cuenta con apostaderos de lobos marinos de dos pelos, lobos marinos de un pelo y otras especies de mamíferos terrestres típicos de la estepa patagónica.
    El área tiene una gran riqueza ornitológica, debido a que también es sitio de reproducción del pato vapor de cabeza blanca no volador (especie endémica) y variadas especies de Cormoranes.
    Se puede acceder desde Camarones por la ruta Provincial Nº 1 con rumbo Sur, distante a 28 kilómetros, transitando por camino de ripio.
     


    Punta Tombo

    El ANP Punta Tombo, entre sus objetivos de conservación se destaca el de proteger una de las colonias de aves marinas más diversas de la Argentina y la mayor colonia continental del Pingüino de Magallanes, con casi medio millón de individuos.
    Posee un Centro de Interpretación, que invita a adentrarse en un recorrido por el fondo del mar hasta la superficie y su convivencia con la fauna local.
    Asimismo, posee el “Sendero de la Pingüinera” de 3 kilómetros ida y vuelta, que permite recorrer diferentes miradores, observar, fotografiar y disfrutar el paisaje, los pingüinos, sus nidos y el comportamiento de los mismos en plena etapa reproductiva; en un escenario natural de gran belleza, donde contrastan la estepa patagónica y el mar argentino.
    A ésta área se puede acceder desde las localidades de Trelew y/o Rawson, distantes aproximadamente a 115 Km o, desde la localidad de Comodoro Rivadavia desde el sur de la provincia a una distancia de 375 Km a través de las rutas: Provincial Nº1, Ruta Nacional Nº 3 / Ruta Provincial Nº 32, Ruta Nacional Nº3 / Ruta Provincial Nº75.
     


    Península Valdés

    La maravillosa ANP Península Valdés, se destaca por poseer los tres títulos honoríficos que otorga la UNESCO: Sitio Patrimonio de la Humanidad, Sitio RAMSAR y Reserva de Biósfera.
    Su objetivo de conservación radica en mantener muestras representativas de los ecosistemas; proteger el patrimonio paisajístico, natural y cultural; facilitar la investigación y el monitoreo; promover actividades sostenibles compatibles; propiciar el conocimiento y el valor del Área.
    Sus características la hacen única en el mundo como sitio de reproducción y cría de imponentes mamíferos como la ballena franca austral, las cuales desde mediados de junio hasta fines de noviembre se pueden observar en su ciclo reproductivo. Y además, maravillan con sus espectaculares saltos y otros comportamientos en interacción con otras especies.

    Allí también habitan, colonias de elefantes marinos del sur; lobos marinos de un pelo y el pingüino de Magallanes.
    Por otro lado, se puede observar orcas. Éstas han desarrollado allí un modo de alimentación especial que consiste en realizar varamientos intencionales para cazar crías de lobos marinos y, de elefantes marinos según cada época.
    También, posee humedales de importancia internacional, que son sitios de parada muy importantes de aves playeras migratorias, que se desplazan entre la tundra ártica y la costa patagónica sur, aproximadamente unos 30.000 km.
     


    Bosque Petrificado de Sarmiento

    El Bosque Petrificado Sarmiento fue creada en el año 1970 para proteger una de las mayores acumulaciones de madera petrificada de la Patagonia.
    Posee un Centro de Visitantes y un sendero natural de 2400 metros (ida y vuelta) con diferentes miradores desde dónde se puede disfrutar de la belleza panorámica del Área y las distintas formaciones rocosas policromas, erosiones con formas exóticas, grandes montañas, volcanes, entre otros.
    Su conservación y puesta en valor reviste una importancia fundamental en cuanto a la investigación, resguardo del recurso cultural y la preservación del hábitat y biodiversidad actual.

    En ese marco, si pudiéramos establecer una línea de tiempo en el lugar, hablaríamos de la convivencia de dos mundos: uno extinto, que reinó en el pasado donde los dinosaurios, el bosque y el mar tuvieron su preeminencia; y el actual, en el cual la estepa patagónica, montes, llanuras y mesetas con su belleza autóctona le confiere una identidad con un atractivo singular.
    Se puede acceder desde Comodoro Rivadavia por la ruta Nacional N° 26 hasta Sarmiento y luego por la ruta Provincial Nº 23 y; desde Esquel la ruta Nacional N° 40, ruta Provincial N° 20 y ruta Nacional N° 26 hasta Sarmiento y luego por la ruta Provincial N° 23.
     


    Laguna Aleusco

    ANP Laguna Aleusco, Está cercana a la cordillera de Los Andes en la estepa patagónica, abarca 1.200 hectáreas.
    Se trata de una zona con sitios de nidificación del Flamenco austral y otras aves acuáticas. Es por ello, por la presencia de especies y en una etapa sensible de su ciclo de vida; que esta área no se encuentra abierta para los visitantes y no posee población que habite el territorio.

    [Nota de GonBal.com.ar: "...A partir del registro de los vecinos y los visitantes, se evidencia el drástico descenso del caudal de la laguna en pocos años. De 2018 a 2021, el espejo de agua perdió prácticamente todo su caudal, quedando tierra seca, arena y barro en la zonas que permanecen húmedas, sin aves ni fauna en las cercanías...".
    Créditos: https://radio3cadenapatagonia.com.ar/laguna-aleusco-un-espejo-de-agua-que-desaparecio-en-la-meseta/].
     


    Créditos:

     



    Temas de la Semana Anterior

    Historia:

    "Qué es el tesoro Quimbaya,
    valiosa colección precolombina"

    En horas recientes se conoció, a través de una carta, que el gobierno español no devolverá el tesoro Quimbaya. Al ser considerada como un bien de interés cultural, las piezas seguirán bajo custodia del Museo de América de Madrid. Sin embargo, ¿Qué es el tesoro de Quimbaya? ¿Por qué está en España? En esta nota le...
    Entrar (www.elchenque.com.ar)

    Educación:

    "Nacional de Buenos Aires:
    creado para “aprender todo”"

    Luego, el virrey Juan José Vértiz dispuso en 1772 la apertura del Colegio de San Carlos, que contaba con una capacidad para 60 internados. Su primer director fue el cura Juan Baltasar Maziel. Cornelio Saavedra, futuro presidente de la Primera Junta, cursó hasta 1776, el año en que egresó Juan José Paso. También pasaron por sus...
    Entrar (www.elchenque.com.ar)

    Reino Animal:

    "Es uno de los argentinos
    que más aves avistó"

    El camino para llegar a la estación biológica es hostil, casi tanto como el clima en la zona cuando es invierno. Después de 45 minutos rebotando entre piedras sin nada a la vista más que guanacos y vegetación que crece al ras del suelo, se levanta dentro de lo que parece ser un oasis verde, una vieja casa que en algún momento...
    Entrar (www.o-12.com.ar)

    Reino Animal:

    "Biólogo y detective:
    secretos del científico francés"

    La especie que Morgan estudia, el chinchillón anaranjado, es un roedor herbívoro de tamaño mediano, similar a la vizcacha y de hábitos poco conocidos, ya que no abunda y es difícil de ver si no se tiene el ojo acostumbrado. Los escasos estudios y registros que existen lo ubican habitando cañadones de ríos y paredones...
    Entrar (www.caletao.com.ar)