Comodoro Rivadavia - Chubut - Argentina
"Capital del Viento"

Bandera de la Ciudad de Comodoro Rivadavia.
Mapas
Página Principal
Mapas
Bandera de la República Argentina.

17 de agosto 1850 - Aniversario de la muerte del Gral José de San Martín - 17 de agosto 2021


Buscador Interno



en la Web
en caletao.com.ar
en elchenque.com.ar

Indice Temático

Accesorio Arte y Cultura
Accesorio Bibliotecas
Accesorio Culto
Accesorio Deportes
Accesorio Ecología
Accesorio Economía
Accesorio Educación
Accesorio Fauna
Accesorio Flora
Accesorio Fotografías y Videos
Accesorio Geografía
Accesorio Historia
Accesorio Org. No Gubernamentales
Accesorio Política y Gobierno
Accesorio Primeros Habitantes
Accesorio Salud
Accesorio Turismo

Accesorio Artículos
Accesorio Colaboraciones
Accesorio Editoriales
Accesorio Enlaces Páginas Comodoro
Accesorio Enlaces Ciudades
Accesorio Enlaces Indice
Accesorio Galería Arte
Accesorio Galería Fotos Artísticas
Accesorio Libros y Escritores
Accesorio Libros Electrónicos
Accesorio MP3
Accesorio Videos

Accesorio Webmaster
 


Servicios

Accesorio Estado del Tiempo
Este enlace lo llevará a conocer el Estado del Tiempo de la Ciudad de Comodoro Rivadavia.


Aspectos Técnicos

Este Sitio está en:
Permanente Construcción.

Actualizado al:
05 de Agosto de 2021

Resolución:
Sin resticción.

Optimizado para:
1366 x 768 px.

Publicadas desde el:
03 de Abril de 2000


Correo Electrónico

E-Mail: gonbal@gmail.com

Enlace al Sitio de Caleta Olivia, Santa Cruz, Argentina.
Enlace al Sitio GonBal.
Enlace al Sitio de Cañadón Seco, Santa Cruz, Argentina.
 
4055 Páginas - Año XX - 2799 Imágenes
Actualizado al: 05 de Agosto de 2021 - Próxima Actualización: 12 de Agosto de 2021

Temas de la Semana

Salud:

"Aníbal Alonso
es el Favaloro de los dentistas"

Nuevo.
Es como si Favaloro vendiese su Fundación, dice el dentista Diego Huberman para dar la medida del impacto que ha causado en el universo de la odontología la noticia de que el doctor Aníbal Alonso ha cerrado su clínica-escuela y la ha puesto en venta. En la Clínica D.A.T.O. (docencia y asistencia en tratamientos odontológicos)...
Entrar (www.elchenque.com.ar)

Educación:

"A 25 años
de la clonación de la oveja Dolly"

Nuevo.
Eran alrededor de las 16:30 del viernes 5 julio de 1996. El investigador Douglas McGavin, la técnica en cultivo celular Angela Scott, el especialista agrícola John Bracken y el embriólogo Bill Ritchie, todos científicos del Instituto Roslin, estaban reunidos en una granja ubicada en las afueras de la ciudad escocesa de Edimburgo...
Entrar (www.elchenque.com.ar)

Deportes:

"A mi hermano lo vi nacer
y lo vi morir entre mis manos"

Nuevo.
Impacta escuchar su voz al teléfono porque es idéntica a la de Carlos Alberto Reutemann. Enrique (83), hermano mayor del Lole, siempre estuvo muy cerca del subcampeón mundial de Fórmula 1, desde aquella niñez en el campo donde junto con sus padres se acostumbraron a vivir en soledad. Resultó su primer amigo...
Entrar (www.o-12.com.ar)

Salud:

"5 escenarios
para un mundo post-pandemia"

Nuevo.
¿Cómo será la sociedad del futuro, una vez que termine la pandemia? El autor de esta columna aborda esta pregunta desde los valores que orientan nuestra sociedad y como podrían modificarse. Sugiere, por ejemplo, que la salud pública se revalorizará por el trauma que dejará el coronavirus y porque el estado suele crecer...
Entrar (www.caletao.com.ar)

Salud:

"Autismo"
Nuevo.
Información y manual sobre «Autismo» para Padres de niños ...
Entrar (www.caletao.com.ar)

«Wallpaper» de 2019:

"Imágenes de Patagonia"
Nuevo.
A partir de este Mes podrán elegir los «Fondos de Pantalla» ...
Entrar (www.elchenque.com.ar)

Arte y Cultura:

"Ivana Adzija"
Un Nuevo récord mundial sin precedentes en el Mundo estableció ...
Entrar

«Artículo»
 



Padrinazgo presidencial, historia de una ley que nació para "protegernos del lobizón"
 


Hombre lobo transformándose | Foto: CEDOC.

  • Más videos y fotos: GonBal.
  • Todos los países poseen múltiples leyendas que forman parte de su folclore y Argentina que no es la excepción. Aunque nuestro país posee la particularidad de tener una ley que se origina en el temor a una criatura mítica, el lobizón, y la misma involucra al mismísimo Presidente de la Nación como el gran protector: la ley de "Padrinazgo Presidencial". ¿Cómo la leyenda del lobizón se terminó convirtiéndose en una ley que se aplica hasta la actualidad?
     


    De la leyenda a una la ley nacional

    Para nuestros antepasados, lo que hoy consideramos como mitos o leyendas eran una realidad indiscutida. Así fue que la superstición tenía una enorme importancia e implicancia en la vida de las personas. Una de ellas, el mito del lobizón (la versión local de la originada en Europa del "hombre lobo") la sufría el séptimo hijo varón de una familia, que sufría la estigmatización, ya que, según la leyenda, las noches de luna llena se convertían el lobizones y mataban a todos aquellos que se les crucen. A tal punto llegaba la creencia que, según cuenta la historia, los más supersticiosos han llegado a sacrificar a sus séptimos hijos varones.
    Muchos de de los inmigrantes oriundos de la Rusia zarista conocían el mito y la tradición proveniente de la época de la zarina Catalina la grande, donde el padrinazgo imperial a los séptimos hijos daba “protección mágica” contra estos males y evitaba el abandono de los niños.

    En 1907, Enrique Brost y Apolonia Holmann, una pareja rusa radicada en la localidad bonaerense de Coronel Pringles, tras nacer su séptimo hijo varón, le enviaron una carta al entonces presidente, la máxima autoridad del país, José Figueroa Alcorta, pidiéndole que apadrinara a su hijo y “salvarlo” de que se transforme en lobizón. El mandatario aceptó y dio origen a la tradición del "padrinazgo presidencial", que, años más tarde, tendría un marco legal, además de otorgarle a cada ahijado una beca asistencial para contribuir con su educación y alimentación.

    Durante el tercer gobierno de Perón en 1973, mediante el decreto 848/73, el padrinazgo presidencial se amplió a las mujeres. Y a fines de 1974,se convirtió el ley, la Nº20.843.
    Con los años, la ley sufrió diversas ampliaciones La última fue por medio del decreto 1416/2009, donde autoriza a aplicar el padrinazgo presidencial aunque el bautismo religioso no sea católico, lo que permitió que Cristina Kirchner pudiera amadrinar al joven Lair Tawil, de religión judía, convirtiéndolo en la primera persona no católica en acogerse a esta ley.

    ¿Cómo se produce el padrinazgo? Un edecán se hace presente en el bautismo en nombre de la presidencia y otorga una medalla, el diploma y la constancia de una pensión asistencial hasta los 18 años para el niño o niña. La pensión se efectúa a través del Banco de la Nación y, regularmente, el menor es visitado por un asistente social del Ministerio de Desarrollo Social para garantizar el seguimiento de la crianza.
    Desde el inicio de esta particular tradición ya se han registrado más de 1.200 ahijados presidenciales, algo que el matrimonio Brost difícilmente hubiera podido imaginar a principios del siglo pasado.
     


    El origen de la leyenda del lobizón

    Oriunda de la mezcla de las tradiciones europeas y guaraní, la leyenda del lobizón es el equivalente argentino del hombre lobo, representado como una mezcla de cerdo y un perro muy peludo con grandes orejas, que luego recupera su forma humana. La tradición folclórica atribuye su origen al nacimiento de un séptimo hijo varón, quien al llegar a su adolescencia se transforma en lobizón los martes y los viernes por la noche. En caso de ser siete hijas mujeres, la maldición caería sobre la séptima hija mujer transformándola en bruja.

    Para cumplir el proceso de transformación en lobizón, la leyenda describe que la persona se revuelca sobre arena, ceniza o las tumbas del cementerio, otras veces se detalla el proceso de transformación de la persona, cuando esta gira tres veces sobre sí mismo contra las agujas del reloj recitando un credo al revés. Así mismo se creía que esta maldición podía ser traspasada a otros no con una mordida, sino pasando entre las piernas de alguien, lo que convertía a la víctima en lobizón y el anterior escapaba del maleficio.

    A esta mítica criatura se la atribuía rondar por los corrales y comerse los animales y sus heces, o en cementerios alimentándose de los cadáveres, a veces incluso se alimentaba de niños no bautizados, siendo que la criatura solo podía ser lastimada con armas blancas. Así, la tradición ofrecía diversas medidas para librarse de tan terrible mal, como bendecir al niño en siete iglesias o que el mayor de sus hermanos oficie de padrino en el bautismo del niño. Si bien el lobizón es solo un mito, para los inmigrantes oriundos de Europa en las provincias argentinas a fines del siglo XIX la presencia de esta criatura se tornaba muy real.
     


    Créditos:

    • Publicado en el Diario Perfil. (24/07/21).
     



    Chubut será la provincia patagónica con más representantes en los Juegos
     


    De izquierda a derecha: Eduardo Sepúlveda, Sofía Gómez Villafañe, Joaquín Arbe, Eulalio Muñoz y Florencia Romero.

  • Más videos y fotos: Entrar.

  • A solo 15 días del inicio de los 32° Juegos Olímpicos que se desarrollarán en Tokio, Japón, la expectativa en la provincia de Chubut sigue creciendo a medida que se acerca la hora señalada. Y es que no será un Juego Olímpico más para la historia del deporte chubutense. Por primera vez, cinco deportistas más un entrenador nacidos en la provincia, serán parte del evento que se desarrollará desde el 23 de julio hasta el 8 de agosto (convencional) y del 24 agosto al 5 septiembre (Paralímpicos) en el país del Extremo Oriente.

    Los atletas becados por Chubut Deportes, Joaquín Arbe y Eulalio Muñoz en la prueba de maratón y Eduardo Sepúlveda en ciclismo de ruta, sumados a Sofía Gómez Villafañe en mountain bike, serán los competidores chubutenses en Japón.
    Como si fuera poco, el entrenador de Eulalio “Coco” Muñoz, Rodrigo Peláez, viajará junto a la delegación nacional de atletismo, como parte integrante del cuerpo técnico de Maratón.

    Además, la atleta esquelense Florencia Romero, también deportista becada por Chubut Deportes, participará en los Juegos Paralímpicos en las pruebas de lanzamiento de bala y disco.
    De este modo, Chubut será la provincia dentro del territorio patagónico, con más representantes en el máximo evento del deporte mundial.
    Del resto, solamente La Pampa sumará una presencia: La del jugador de fútbol Alexis Mac Allister (ex Argentinos y Boca Juniors, actualmente en el Brighton inglés), que formará parte del seleccionado Sub-23 dirigido por Fernando Batista.
    Tanto Neuquén, como Río Negro, Santa Cruz y Tierra del Fuego, no tendrán presencia en Tokio 2020, en el evento convencional.
     


    Actualidad chubutense

    Respecto al presente de los atletas de la provincia a dos semanas del inicio de la competencia en Tokio 2020, hay que destacar que el ciclista de Rawson Eduardo Sepúlveda, que será el primer chubutense en competir (finamente el próximo 23 de julio a las 23 horas en la prueba de ruta), continúa entrenando por las carreteras de Andorra, su lugar de residencia. Se prevé que durante la semana del 16 de julio viaje a Japón.
    De la misma forma se prepara Sofía Gómez Villafañe. La ciclista nacida en Esquel, que correrá en la prueba femenina de Mountain Bike el 27 de julio a las 3 AM de Argentina, sigue entrenando en la ciudad de Utah, Estados Unidos, donde se encuentra radicada hace más de 15 años. Al igual que Sepúlveda, estará viajando rumbo a Japón durante la semana del 16 de julio. Distinto es el caso de los maratonistas cordilleranos. El esquelense Joaquín Arbe hace cuatro días se entrena en la ciudad de Paipa, ubicada en el centro-oeste colombiano, dentro del departamento de Boyacá, a unos 2500 metros de altura sobre el nivel del mar. Esta geografía que le dará la posibilidad de mejorar la oxigenación y la adaptación al clima tropical, tal cual tocará en Sapporo. Allí estará hasta el 28 de julio, fecha estimativa de la partida hacia Japón.

    Por su parte, Eulalio “Coco” Muñoz, después de algunos imprevistos que le impidieron viajar durante la semana a la ciudad de Toluca, México, en la mañana de este jueves, junto a su entrenador Rodrigo Peláez pudieron tomar un vuelo rumbo a Lima, Perú, donde harán escala esperando arribar al país centroamericano, entre viernes o sábado.
    Muñoz junto a Peláez se disponían a partir rumbo a México el fin de semana pasado, pero ante la cancelación de vuelos por los distintos DNU que rigen en los países sudamericanos, más precisamente en Perú donde harían escala, debieron postergar la partida.

    Es por eso, que durante la semana se trasladaron a la localidad bonaerense de Lobos (ubicada a 287 km de Capital Federal) para realizar entrenamientos de fondo en los campos de la zona y de velocidad en la pista municipal.
    Una vez arribados a la ciudad azteca, ubicada a 2600 metros de altura, se sumarán a los trabajos junto al equipo del experimentado Rodolfo Gómez, exatleta (con dos Juegos Olímpicos) y entrenador mexicano que formó a grandes atletas de ese país.
    Permanecerán allí hasta fines de julio (sin fecha confirmada), cuando emprenderán el viaje que los depositará en Sapporo, sede de la disciplina que le pondrá fin a la versión 2020 de los Juegos Olímpicos.
     


    Créditos:

    «Defensa Civil»

    Servicio brindado por la Dirección General de Defensa Civil del Chubut

    «Artículos»
     



    9 de Julio de 1816 en perspectiva
     


    9 de Julio de 1816 en perspectiva.

  • Más videos y fotos: Entrar.

  • La predisposición de María Francisca Bazán de Laguna al ofrecer su casa en la Calle del Rey 151 de San Miguel de Tucumán allanó un problema. El Congreso ya tenía lugar de reunión. Por unas monedas criollas (las primeras monedas «nacionales»; no acuñadas por España y sin símbolos de la realeza) doña Francisca alquiló su casona. Un puñado de «duros» y otras pocas «chirolas» bastaron para que la tradicional familia tucumana se sintiera «bien pagaa».

    Inmediatamente el gobierno realizó oportunas reformas al caserón de los Laguna. Se amplió el salón destinado a las sesiones (demoliendo el tabique que separaba el comedor de la sala principal), se repararon los techos del salón ampliado y se construyeron letrinas. Los muros se pintaron de blanco y las puertas y ventanas de color azul para que la casa tuviera los colores de la patria. El gobierno mandó fabricar las mesas, sillas, candelabros y todo lo necesario para el funcionamiento del Congreso.

    Mientras tanto el gobernador Aráoz y algo más de 12.000 tucumanos esperarían la llegada de los congresistas. Pero además el encuentro independentista contaría con una enorme cobertura periodística: «El redactor de la Asamblea», «El independiente», «El censor», «La prensa argentina», «El redactor del Congreso Nacional», «El observador americano», «La crónica argentina», «El español patriota en Buenos Aires», «El independiente del sud», «El abogado nacional» y «El americano», obraron como multiplicadores de las posiciones ideológicas, componiendo verdaderas tribunas que estimulaban las ideas revolucionarias.

    Fue entonces que la natal tierra tucumana de los indios calchaquíes, Monteagudo, Lamadrid, Avellaneda, Roca, Alberdi, Alvarez Condarco, Benjamín Matienzo, Lola Mora, Ricardo Rojas, y más recientemente en el tiempo, de Mercedes Sosa, Palito Ortega, Tomás Eloy Martínez, García Hamilton, Miguel Ángel Estrella y el arquitecto Pelli, se convertiría en el centro de atención del antiguo virreinato, ante la atenta mirada del mundo político americano y europeo.

    Así pues, restablecido en el trono español Fernando VII, derrotado Napoleón, formalizada la restauradora «Santa Alianza» de tronos europeos, afianzados los portugueses en Brasil, sofocados todos los proyectos independentistas americanos surgidos de las luchas libertarias, como el movimiento de Hidalgo y Morelos en México y el de José Artigas en la Banda Oriental, más el rotundo fracaso de las campañas libertadoras al Alto Perú, pintaban un oscuro panorama.

    Además, derrotadas la insurrecciones americanistas en Cartagena, Bogotá, Nueva Granada, Santiago y consolidada la elite aristocrática españolista en Lima, hacían de Buenos Aires en ese 1816, la única ciudad capital de América que resista al absolutismo, y de nuestra provincia de MENDOZA, embrión de la campaña libertadora sanmartiniana, la última esperanza para concretar la anhelada emancipación, de la mano de la gesta que diagramaba el general oriundo de Yapeyú, mientras soñaba morir en el Este mendocino.
    Es fácil percibir entonces, que para las «Provincias Unidas del Río de la Plata» el contexto externo era abiertamente desfavorable.

    En el plano interno la situación no estaba mejor. Consideremos que lo qué se intentaba establecer era un modelo de Estado identificado, no con una persona (príncipe o rey), sino con instituciones sujetas a factores representativos para poder establecer una nación. Entonces el primer paso lógico era, imprescindiblemente, ser independiente. Y como sostendrá el General San Martín desde Mendoza en correspondencia con el congresal cuyano Tomás Godoy Cruz: «es ridículo acuñar moneda, tener pabellón nacional y hacer la guerra al soberano del cual dependemos. ¡Hasta cuándo esperamos declarar nuestra independencia!». Contemplemos también que todos los actos de gobierno en las «Provincias Unidas» de esos años (desde 1810) se hicieron invocando al rey español, sin dar el paso definitivo que nos libere del yugo imperial.

    Aunque tan complejo como lo anterior, en el ámbito «doméstico» (muy propio de nosotros) empezaban a subyacer dos posturas que surcarán el derrotero de gran parte de la historia nacional. A las “mal intencionadas” dudas que generaba San Martín en el “establishment» porteño (con la cantidad de enemigos «que supo conseguir» por su intransigencia y convicción) se sumaba claramente en el Congreso, el divorcio entre dos grupos bien diferenciados:

    1) El grupo porteño; sostenedores de una doctrina liberal, y cuyo principal objetivo político y económico era la hegemonía de Buenos Aires.
    2) El grupo criollo rural; representante de los intereses del litoral o del interior mediterráneo.
    Los dos grupos coincidirán en cuanto al ideal emancipatorio, pero eran irreconciliables en el campo de las realizaciones institucionales. Además entre el litoral y Buenos Aires, el añejo pleito por la aduana y el régimen comercial de los ríos, generaban heridas que demoraban en cicatrizar. Revisemos que para los sectores terratenientes concentrados en la pampa húmeda la situación fue mucho más cómoda que para las pocas economías regionales (de características pre–industriales) que emergían y daban trabajo a la gente de las provincias. Por el contrario, los terratenientes bonaerenses cobraban sus exportaciones de cueros o lanas en oro o libras y les pagaban a sus peones en la devaluada moneda nacional, lo cual establecía una brecha muy amplia entre un grupo y otro. En consecuencia, para que las provincias pudieran eludir la dominación porteña, necesitaban cierto grado de autonomía económica y fiscal y limitar los poderes del gobierno central.

    Mientras tanto, también cuestiones ideológicas separarán al «interior profundo» (las provincias) de Buenos Aires y su puerto – centrismo económico y cultural. La fuerte inclinación porteña a costumbres «modernas» y europeizantes, nada tenían que ver con el tradicionalismo provinciano. En síntesis, el grupo de Buenos Aires procurará una nación bajo un régimen centralizado como única forma de garantizar su existencia constituyente, generando una fuerte reacción en el interior, que manifestaba su sentimiento patriótico bajo la forma de un ferviente localismo.
    Pero a su vez, el clima político reinante en el Congreso tucumano mostrará una rica gama de opiniones.

    Conviven concepciones monárquicas, republicanas, partidarios de un protectorado inglés, y hasta el sueño de un emperador inca como modo de «americanizar» el nuevo Estado y lograr el apoyo de la población nativa (posición de Manuel Belgrano). La idea de democracia tal cual la concebimos hoy, todavía necesitará un largo tiempo para madurar.

    El texto definitivo del acta del Congreso, decía: «nación libre e independiente de los reyes de España y su metrópoli, y de toda dominación extranjera», generando el consenso para restablecer un Estado, recomponiendo la autoridad moral de un gobierno revolucionario que se debatía entre la dependencia y la anarquía.

    La Independencia implicará también, la institucionalización del orden, lo que permitiría el reconocimiento externo de las Provincias Unidas, pese a que el debate por la Constitución quedaba pendiente. En 1817 el Congreso se trasladará a Buenos Aires, y las provincias se verían seriamente afectadas en su calidad soberana. Mientras tanto, y en paralelo, durante ese 1817, San Martín desde Mendoza seguirá siendo la alternativa emancipadora de América. Y así Mendoza, como presagió de su «Canto a la Vendimia», será la provincia «que acunó la libertad».

    Los años trascurridos entre 1810 y 1816 fueron de búsqueda y controversias respecto de la oportunidad por declarar formalmente rotos los lazos con España. Vínculos que habían comenzado a romperse en 1810 cuando el proceso revolucionario empieza a construir un nuevo orden político y una nueva legitimidad después del deterioro de la corona y las organizaciones absolutistas, en pos de pensar nuevas formas de hacer y pensar la política. Entonces, la Declaración era una urgencia, pues el proceso emancipador iniciado en mayo de 1810 demandaba una forma republicana.

    Durante ese tiempo, la ambigüedad fue una de las características que distinguió los primeros años de ese proceso (1810 – 1816), donde todos los actos públicos (aquí la contradicción) se hicieron en nombre de Fernando VII. Y si bien todos sabían que estaban sumergidos en un proceso de trasformación (muchos revolucionarios mostraron una pragmática capacidad de adaptación), habían determinaciones que no podían esperar más.

    Tucumán; el Congreso de 1816 fue el reflejo de todo lo opuesto. Ninguna ambigüedad mostró la Declaración de la Independencia, y en forma unánime todos los Congresales manifestaron su voluntad de romper definitivamente los vínculos con España y toda nación extranjera, lo que permitió decidir sobre el sistema político propio, las relaciones internacionales y el sistema económico.

    En ese sentido, el Congreso de Tucumán, junto a la «Declaración de la Independencia» permitió el reconocimiento externo de las Provincias Unidas, herramienta imprescindible para que el General San Martín pudiera movilizar su ejército fuera de las fronteras de nuestro país. Pero además aprobó el referencial “Manifiesto a los Pueblos» (1 de agosto de 1816) que entre algunos párrafos expresaba:

    «Que renazca la unión y se restablezca el orden, y veréis renacer el espíritu patriótico...».
    Pero también dicho Manifiesto incluye un Decreto que, simbólicamente, declaró concluida la revolución:
    «Fin á la revolución, principio al orden y respeto a la autoridad soberana y pueblos representados...», fueron sus primeras palabras.  


    Créditos:

     



    Martín Miguel de Güemes
     


    "Gral. Martín Miguel de Güemes" Oleo sobre tela de Montellano T. - Colección Matassi.

  • Más videos y fotos: Entrar.

  • Martín Miguel Juan de la Mata de Güemes Montero Goyechea y la Corte (8 de febrero de 1785, ciudad de Salta - 17 de junio de 1821, Cañada de la Horqueta, provincia de Salta) fue un militar argentino que cumplió una destacada actuación en la guerra de la independencia y en las guerras civiles argentinas. Durante seis años ejerció la gobernación de la provincia de Salta y con muy escasos recursos libró una casi constante guerra defensiva, conocida como Guerra Gaucha, que mantuvo al resto del territorio argentino libre de invasiones realistas.

    Martín Miguel de Güemes se crió en el seno de una familia acomodada. Su padre, Gabriel de Güemes Montero, nacido en Santander, en la provincia española de Cantabria, era un hombre ilustrado y cumplía funciones de tesorero real de la corona española. Logró que su hijo tuviera una buena educación con maestros particulares que le enseñaron los conocimientos filosóficos y científicos de su tiempo. Su madre era María Magdalena de Goyechea y la Corte, de origen jujeño. Se casó en la Catedral de Salta con Carmen Puch, con quien tuvo tres hijos: Martín, Luis e Ignacio.

    Martín cursó sus estudios primarios en su ciudad natal, alternando la enseñanza formal con el aprendizaje de las labores campesinas en la finca donde vivía con su familia. A los 14 años se enroló en el Regimiento Fijo de Infantería, cuyo cuartel central estaba en Buenos Aires pero tenía un batallón en Salta a raíz de la rebelión de Túpac Amaru II desde 1781.

    En 1805 fue enviado con su regimiento a Buenos Aires, ya que el Virrey del Río de la Plata Rafael de Sobremonte temía un ataque inglés. Éste se produjo al año siguiente, iniciando las invasiones inglesas, participando Güemes en la Reconquista de Buenos Aires. Al año siguiente participó también de la Defensa de la ciudad y protagonizó una curiosa hazaña: al ver que un barco inglés había encallado por una bajante repentina del río, dirigió una carga de caballería y lo abordó. Fue una de las muy pocas veces en la historia que un buque de guerra fue capturado por una partida de caballería.

    En 1808 sufrió una enfermedad en la garganta, de la que surgió una seria deficiencia al hablar, una pronunciación gangosa de las palabras, que causaba la burla de sus compañeros. Todo indica que sufrió las complicaciones que suelen acompañar a la hemofilia, enfermedad que hasta ese momento no era conocida, y que dificulta mucho la cicatrización de las heridas externas e internas. Logró su traslado a Salta.

    Después de la Revolución de Mayo de 1810 la Primera Junta envió la Primera expedición auxiliadora al Alto Perú. Martín Miguel de Güemes, como integrante del Ejército del Norte, fue puesto al mando de un escuadrón gaucho en la Quebrada de Humahuaca (Jujuy) y en los valles de Tarija y Lípez, impidiendo la comunicación entre los contrarrevolucionarios y los realistas altoperuanos. En la batalla de Suipacha, librada el 7 de noviembre de 1810 y que fue el único triunfo de las armas patriotas durante esta primera expedición, la participación del capitán Güemes fue decisiva.

    Permaneció en la zona de la Quebrada hasta después de la derrota de los ejércitos de las provincias "de abajo" en la Batalla de Huaqui, el 19 de junio de 1811 y prestó su ayuda a los derrotados que huían; allí comenzó su famosa guerra de recursos, con la que posiblemente retrasó el avance de partidas realistas antes de la llegada del ejército principal, que mandaba el general Pío Tristán.
    Con su colaboración, el general Juan Martín de Pueyrredón logró atravesar la selva oranense y salvar los caudales de la Ceca de Potosí, que estaba en poder de los realistas.

    Güemes, siguiendo órdenes de Eustoquio Díaz Vélez, el 18 de enero de 1812 recuperó Tarija para los patriotas. La ciudad había caído en poder de los partidarios del virrey del Perú José Fernando de Abascal. Díaz Vélez le mandó reintegrarse al ejército -lo cual realizó- llevándose con él 300 hombres, 500 fusiles y dos cañones. Los revolucionarios fueron obligados a retirarse a San Salvador de Jujuy debido al avance de las tropas realistas numéricamente superiores que comandaba José Manuel de Goyeneche.

    Cuando el general Manuel Belgrano asumió el mando del Ejército del Norte e inició la Segunda expedición auxiliadora al Alto Perú ordenó su traslado por indisciplina, causada por un discusión sobre mujeres entre oficiales bajo su mando. Permaneció en Buenos Aires, agregado al Estado Mayor General.

    Al conocerse en Buenos Aires el desastre patriota de la batalla de Ayohuma, Güemes fue ascendido a teniente coronel y enviado al norte, como jefe de las fuerzas de caballería de José de San Martín, nuevo comandante del Ejército del Norte. En esta Tercera expedición auxiliadora al Alto Perú se hizo cargo de la vanguardia del ejército reemplazando en ese puesto a Manuel Dorrego, otro oficial brillante que había sido desterrado por problemas de disciplina.

    Se presentó en Salta como el protector de los pobres y el más decidido partidario de la revolución. Pero aun así, no logró nuevos aportes de recursos de parte de los sectores adinerados. Contó con su hermana María Magdalena "Macacha" Güemes como una de sus principales colaboradores.

    San Martín le encomendó el mando de la avanzada del río Pasaje (o río Juramento, porque en sus márgenes el general Belgrano había hecho jurar obediencia al gobierno de Buenos Aires, la Asamblea del Año XIII, y a la Bandera Nacional). Poco después, asumía también el mando de las partidas que operaban en el Valle de Lerma en el que está situada la ciudad de Salta. De este modo iniciaba la Guerra Gaucha, ayudado por otros caudillejos, como Luis Burela, Saravia, José Ignacio Gorriti o Pablo Latorre. Ésta fue una larga serie de enfrentamientos casi diarios, apenas cortos tiroteos seguidos de retiradas. En esas condiciones, unas fuerzas poco disciplinadas y mal equipadas pero apoyadas por la población podían hacer mucho daño a un ejército regular de invasión.

    Con sus tropas formadas por gauchos del campo, rechazó el avance del general Joaquín de la Pezuela y posibilitó el inicio de un nuevo avance hacia el Alto Perú. Bajo el mando del general José Rondeau tuvo un papel destacado en la victoria de batalla de Puesto del Marqués. Pero, indignado por el desprecio que mostraba éste por sus fuerzas y por la indisciplina del ejército, se retiró del frente hacia Jujuy. Daba por descontada la derrota del Ejército del Norte en esas condiciones y, en ese caso, necesitaría a sus hombres. Al pasar por Jujuy se adueñó del armamento de reserva del ejército; al enterarse, Rondeau -que era también el Director Supremo de las Provincias Unidas del Río de la Plata- lo declaró traidor.

    Güemes había conversado con San Martín sobre las ideas de atacar Perú desde Chile. Pero San Martín necesitaba tener las espaldas cubiertas, con fuerzas activas en la frontera norte de Salta, para mantener ocupados los ejércitos realistas muy lejos de Lima. La persona más indicada para dirigir esas operaciones era Güemes, y San Martín lo nombró General en Jefe del Ejército de Observación. El salteño estaba continuamente informado sobre los movimientos de San Martín en la campaña del Pacífico, y cuando éste desembarcó en la costa peruana, decidió avanzar hacia el Alto Perú.

    Pero ya no podía contar con el Ejército del Norte, del que sólo quedaba una pequeña división al mando del coronel Alejandro Heredia (que estaba a órdenes de Güemes), y algunas armas en Tucumán. Pero éstas estaban en poder del gobernador Bernabé Aráoz, que las estaba usando para tratar de volver a la provincia de Santiago del Estero a la obediencia a su gobierno.

    A principios de 1821, el gobernador de Santiago del Estero, Juan Felipe Ibarra, pidió auxilio a Güemes, y éste invadió Tucumán, más para apoderarse de las armas que necesitaba que por solidaridad. La expedición salteña se componía de 2.000 hombres provenientes de Salta, San Carlos y Rosario de la Frontera, saliendo rumbo a Tucumán en febrero; por la amenaza realista, las milicias de Jujuy no participaron en la acción. Pero el ejército salteño y santiagueño, al mando de Heredia (tucumano) e Ibarra, fue derrotado por el tucumano al mando de Manuel Arias (salteño) y Abraham González en la batalla de Rincón de Marlopa (3 de abril). Otra columna salteña tuvo éxito en expulsar a los partidarios de Aráoz de Catamarca, aunque el tucumano la recuperaría poco después su República de Tucumán desaparecería definitivamente en agosto.

    El cabildo de Salta, formado por las clases altas de la ciudad, cansadas de pagar las contribuciones forzosas que exigía Güemes, aprovechando la ausencia del caudillo, lo acusó de “tirano” y lo declaró depuesto. Muchos de sus miembros se habían puesto de acuerdo con el general español Olañeta para entregarle la ciudad. Güemes regresó sin prisa, ocupó pacíficamente la ciudad, y perdonó a los revolucionarios. Ésa fue la llamada "Revolución del Comercio"; aunque fracasada, dio inicio a un partido de oposición, conocido como "Patria Nueva", en oposición a la "Patria Vieja", es decir, al partido de Güemes.

    Pero no todo había terminado: Olañeta ya estaba en camino, y mandó al coronel “Barbarucho” Valdez por un camino desierto de la Puna, acompañado por miembros de la familia realista Archondo. El coronel Valdez era un español nativo de Valencia, radicado desde hacía décadas en la región y con experiencia en arriar y robar ganado, oficios que le permitieron conocer múltiples senderos poco transitados.

    El 6 de junio, Valdez ocupó la ciudad de Salta, y al salir a combatirlo, Güemes fue herido por una bala. Siguió a caballo hasta una hacienda a dos leguas de la ciudad. Pero su herida —como cualquier herida profunda de un hemofílico— nunca cicatrizó.

    Murió diez días después, el 17 de junio de 1821, a los 36 años de edad. En el momento de su muerte, en la Cañada de la Horqueta, cerca de la ciudad de Salta, yacía a la intemperie, en un catre improvisado por el Capitán de Gauchos Mateo Ríos, luego su cadáver fue inhumado en la Capilla del Chamical. Martín Miguel de Güemes fue el único general argentino caído en acción de guerra exterior.

    Desde que supo de la muerte de su esposo, Carmen Puch se encerró en su habitación, y se cree que se dejó morir de hambre.
     


    Créditos:

     



    El deporte comodorense está de luto por la muerte de Felipe Avila
     


    Felipe Avila, quien fue un ícono del deporte de Comodoro Rivadavia.

  • Más videos y fotos: Entrar.

  • Este martes falleció a los 82 años Felipe Avila, quien fue un ícono del deporte de Comodoro Rivadavia y que durante el centenario de la ciudad fue elegido como el deportista del siglo XX.
    “Felipe Avila nació el 08 de agosto del año 1939 en Comodoro Rivadavia, se trasladó con su familia a Kilómetro 5 en el año 1944, a pocos metros de la cancha de Unión San Martín Azcuénaga. Cursando sus estudios primarios en la exescuela 37 hoy N°111 “Mar Argentino” de Km 5, y sus estudios secundarios en el Colegio Perito Moreno.

    En sus primeros pasos en el fútbol de divisiones menores, comenzó en el Club USMA, debutó en Primera división en partido amistoso del año 1954 ante Florentino Ameghino. En su trayectoria como futbolista, integró el equipo campeón de USMA del año 1957 y Comferpet campeón del año 1965.
    Además, jugó como refuerzo en Huracán e integró selecciones comodorenses.
    En el tenis, jugó por dos décadas siendo el número uno y en básquetbol, un gran jugador y entrenador en los equipos de USMA.

    Nos dejó una persona que siempre estuvo vinculada al deporte y desde un rol tan importante como deportista, práctico golf, tenis, básquetbol y fútbol. Fue la figura del deporte de la ciudad, por ello destacado el Deportista del Siglo XX.
    ¡Te recordaremos por siempre, Felipe!”, finaliza el comunicado del Ente Autárquico Comodoro Deportes, que posteó en su Facebook.
     


    Créditos:


    ¿Sabías qué Felipe Avila fue el único jugador intransferible del Club USMA?
     


    Entre las glorias del Club Unión San Martín Azcuénaga de los años 60, se encontraba Felipe Avila. Quien llegó a la institución luego de mudarse con su familia a la barriada de Km5, en el año 1944. Viviendo muy cerca del Club, junto a sus hermanos se iniciaron futbolísticamente en USMA, dando sus primero pasos en las divisiones inferiores.
    Felipe Avila debutó en Primera división en un partido amistoso del año 1954 ante Florentino Ameghino y fue integrante del equipo campeón del año 1957. Sus virtudes y despliegue futbolístico lo llevaron a ser integrantes de Selecciones de Comodoro Rivadavia, y ser un jugador muy requerido en aquellos tiempos, por los clubes comodorense.

    Por lo que, en el mes de junio del año 1961, el Club USMA emite un comunicado luego de haber tomado una resolución en Comisión directiva donde lo declara jugador “intransferible”.
    Publicando en un diario local,” Determinación del Club Unión San Martín Azcuénaga, dispuso declarar intransferible al jugador de la entidad, Felipe Avila, quedando así aclarada la situación de este jugador, por quien se interesaron algunas entidades”.

     


    Créditos:

     



    Alerta por invasión de ardillas en la Ciudad de Buenos Aires y varias provincias
     


    Ardillas de vientre colorado. | Cedoc Perfil.

  • Más videos y fotos: GonBal.

  • Una invasión de ardillas de vientre colorado, una especie exótica introducida en el país, se registró en los últimos tiempos tanto en la Ciudad de Buenos Aires como en las provincias de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe y Mendoza, entre otras. La inesperada situación causó alarma entre las autoridades locales ya que pueden comer cables de telecomunicaciones, atacar plantaciones o transmitir leptospirosis, según se informó.

    En este sentido, Florencia Gómez, secretaria de Política Ambiental en Recursos Naturales del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación, aseguró a la agencia Télam que "las ardillas de vientre colorado fueron traídas en 1970 a Jáuregui, cerca de Luján, para adornar el paisaje porque a un señor le hacían acordar a su Bélgica natal. Ahora hay más de 100.000 ejemplares distribuidas en la Ciudad y Provincia de Buenos Aires Provincia, Santa Fe, Mendoza y Córdoba”.
    Atentos a estas circunstancias, a mediados del mes pasado el Ministerio incluyó a las ardillas de vientre colorado en el listado de especies exóticas invasoras presentes en el territorio nacional.

    "Las especies invasoras son una de las principales amenazas a la conservación de la diversidad biológica. Sus riesgos asociados pueden aumentar debido al incremento del comercio mundial, el transporte, el turismo y el cambio climático. Muchas de las especies exóticas que se vuelven invasoras fueron trasladadas de manera intencional con fines como la producción y el aporte de insumos para la industria, la caza y su uso ornamental, como animales de compañía y otros", explicaron desde la cartera.
    En ese sentido, Gómez aseguró que "como las ardillas no tienen depredadores, avanzan sobre el ecosistema sin ningún control, como lo que ocurre con el castor en Tierra del Fuego".
    En la provincia de Buenos Aires se han reportado daños en barrios privados de Luján, Pilar y Escobar, donde están comiendo los cables de telecomunicaciones y las mangueras de riego.
     


    Invasión en la Ciudad de Buenos Aires

    Mientras que en la Ciudad de Buenos Aires se pueden encontrar en espacios grandes como la exESMA, el Jardín Botánico o en la Agronomía, donde los gatos pueden depredarlas, explicaron. "En Córdoba se han expandido en Calamuchita, en La Cumbrecita, adonde las han llevado para unos hoteles y las han soltado ahí. En Mendoza están muy alertas porque pueden avanzar hasta los viñedos y generar una catástrofe en la producción", aseguró Gómez.
     


    Qué hacer ante la presencia de ardillas

    Según aclaró la secretaria de Política Ambiental, "lo principal es detener la curva de crecimiento, y para eso hay que poner en alerta a la gente, que avise a las autoridades apenas vean un ejemplar para implementar distintos métodos de control".
    "No hay que tocarlas ni llevarlas a la casa como mascota. Las ardillas son carismáticas, entonces es doble es desafío de alertar a la ciudadanía. Pueden causar leptospirosis con su orina", aseguró, y concluyó que "lo que buscamos es que que no avancen hacia más lugares porque afectan a la salud, lo económico y la biodiversidad".
     


    Créditos:

    • Publicado en el Diario Perfil. (12/05/21).
     



    Un grupo de biólogos que busca preservar a una especie en peligro y clave para el ecosistema en el Parque Nacional Iguazú
     


    Tortuga Herradura (Phrynops williamsi). Tortuga de arroyo misionera. Foto: Marcelo Allende.

  • Más videos y fotos: GonBal.

  • El Parque Nacional Iguazú no sólo es uno de los más visitados y valorados de la Argentina. También es el resguardo de especies que pelean por su supervivencia. Una de ellas, es la tortuga herradura, un animal considerado como vulnerable y con un valor especial para el ecosistema del lugar.
    Esta especie de tortuga habita ríos y arroyos rocosos poco profundos con correderas de las provincias de Corrientes y Misiones. Es una especie seriamente amenazada por la construcción de represas hidroeléctricas que limitan su hábitat y las aíslan con una tendencia poblacional en decrecimiento.

    Pero se conoce poco de la tortuga herradura. No estaba muy claro cuáles eran los tiempos de su evolución, de sus características reproductivas ni de sus costumbres de anidamiento, o sus predadores, por ejemplo.
    La Unión Mundial por la Naturaleza (UICN, por sus siglas en inglés) que la tiene catalogada como vulnerable, explica: “Existe una explotación moderada de Phrynops williamsi, tal su nombre científico, dirigida al comercio nacional e internacional de mascotas, especialmente en Uruguay, pero aparentemente no en Brasil, y una importante mortalidad por captura incidental asociada a de la pesca de subsistencia y la captura en algunos arroyos y ríos en los que se encuentra”.

    Atilio Guzmán, biólogo del CIES (Centro de Investigación Ecológica Subtropical), trabaja en un proyecto junto a la Administración de Parque Nacionales y el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación para estudiar la población, y le contó a Infobae que surgió cuando empezaron a notar que las tortugas anidaban al costado de las vías del trencito que va a la Garganta del Diablo. Allí, en épocas donde los turistas llegan al parque, la gente alimenta a los coatíes y les tira alimento. Entonces cuando estos mamíferos buscan su comida, arrasaban también con los nidos.

    La presencia de esta especie fue registrada sobre el río Iguazú superior y su costa, en áreas zonificadas de uso público intensivo que incluyen pasarelas, senderos pedestres y circuitos náuticos de bajo impacto. Para poder conocer y estudiar las condiciones en las cuales se desarrolla la especie y obtener datos sobre la duración del periodo de incubación y la fecha en la que se produce, se procedido al “cierre” de ese espacio y se colocó un cartel informativo para el conocimiento público, y evitar posibles impactos con la ayuda del personal de la empresa Iguazú Argentina.  


    Créditos:

    • Por Laura Rocha. Publicado en el Sitio Infobae. (01/05/21).
     



    El día en que Macondo se estremeció con el viento que sopló en Comodoro
     


    Gabriel García Márquez.

  • Más videos y fotos: GonBal.

  • Visitó la Patagonia una sola vez en su vida. Fue en 1994, al otro lado de la cordillera. Ese año, Gabriel García Márquez llegó al sur de Chile casi de incógnito, como un turista más, para navegar los fiordos de Aysén y conocer los milenarios glaciares de la laguna San Rafael.
    Dos décadas antes, sin embargo, ya se había transportado literariamente a esta región del mundo en una de sus obras cumbres.
    (...) un consejo que era más bien del abuelo escaldado que de padre sabio y que el niño no habría olvidado jamás aunque hubiera vivido tanto como él porque se lo enseñó mientras lo preparaba para disparar por primera vez a los seis años de edad un cañón de retroceso a cuyos estampidos de catástrofe atribuimos la pavorosa tormenta seca de relámpagos y truenos volcánicos y el tremendo viento polar de Comodoro Rivadavia que volteó al revés las entrañas del mar y se llevó volando un circo de animales (...)”
    El fragmento corresponde a la página 197 de “El otoño del patriarca”, cuya primera edición se publicó en 1975. Según palabras de Gabo es la novela en la que más trabajo y esfuerzo invirtió. Comenzó a escribirla en 1968, época en que vivía en Barcelona. Le llevó siete años terminarla.
    En el campo de la crítica literaria existe un consenso casi absoluto de que el premio Nobel ha construido en este libro una maquinaria narrativa perfecta. El relato tiene como eje la vida de un dictador latinoamericano cuyo nombre, Zacarías, solo es mencionado una vez en toda la obra. Es que ese personaje constituye un arquetipo con el que el autor se propone retratar la figura de un tirano de cualquier época y nacionalidad.

    Como analiza su compatriota Dasso Saldívar, sucede que en esta novela García Márquez desarrolla y cristaliza las preocupaciones sobre el poder y la figura de los caudillos, algo que el escritor colombiano ya había concebido y expresado en algunos pasajes de “Los funerales de la Mamá Grande” (1962), “La Mala Hora” (1962) y “Cien años de soledad” (1967).

    “El tiempo vital y político del dictador dura unos 450 años, pues conoce a Colón en persona y un viernes histórico ve ancladas frente a su ventana las tres carabelas. La también destacada presencia del poeta Rubén Darío, con sus muchos versos engastados a lo largo de la narración, nos permite concluir que, como en ‘Cien años de soledad’, en ‘El otoño del patriarca’ García Márquez vuelve a fundir en un mismo discurso poético-narrativo todos los tiempos y una síntesis esencial de la historia de América Latina”, dimensiona Saldívar.

    A mi entender, mientras tanto, la característica más extraordinaria de “El otoño del patriarca” está en su estilo. Se divide en seis bloques o capítulos de narración continua, sin intercalación de diálogos ni existencia de puntos aparte. Tampoco abundan las comas ni los puntos seguidos. A contramano de lo que recomienda la lógica, cada capítulo ha sido redactado como una extensa oración de decena de páginas, pero totalmente comprensible y que se deja leer con facilidad. Esa compleja genialidad también explica que Gabo haya invertido casi una década de su tiempo para cincelarla con su máquina de escribir.

    El Caribe natal de García Márquez es el escenario donde se desenvuelve esta historia, como ocurre con la mayoría de sus novelas y cuentos. No obstante, hacia la mitad del libro aparece una de las excepciones. Allí la geografía excede las coordenadas del territorio que gobierna el patriarca. Es donde para orgullo nuestro aparece mencionada Comodoro Rivadavia.
    La pregunta que muchos de quienes vivimos en esta tierra y tuvimos la oportunidad de leer “El otoño del patriarca” nos hemos formulado al llegar a esa parte del libro es ¿por qué el escritor colombiano la escogió como referencia?, siendo que quizás hay otros lugares en el mundo donde el viento brama con igual furia.

    El propio Gabo se encargó de responderla en “El olor de la guayaba” (1993), un libro que reproduce las conversaciones del premio Nobel con Plinio Apuleyo Mendoza, otro periodista y escritor colombiano.
    En un momento dado, Mendoza le pregunta por ese “realismo mágico” en el que se inspiran sus creaciones literarias. “Tengo la impresión de que tus lectores europeos suelen advertir la magia de las cosas que tú cuentas, pero no ven la realidad que las inspira”, le señala.

    Y García Márquez le contesta: “seguramente porque su racionalismo les impide ver que la realidad no termina en el precio de los tomates o de los huevos. La vida cotidiana en América Latina nos demuestra que la realidad está llena de cosas extraordinarias (...) En Comodoro Rivadavia, en el extremo sur de Argentina, vientos del polo se llevaron por los aires un circo entero. Al día siguiente, los pescadores sacaron en sus redes cadáveres de leones y jirafas.”
    Es probable que García haya escuchado sobre la violencia de nuestro viento en alguna charla con Francisco “Paco” Porrúa, el legendario editor argentino-español, quien durante la década de 1920 hizo del cerro Chenque escenario de sus juegos de infancia. Él fue quien en 1967 apostó por un Gabo todavía ignoto al publicar para Editorial Sudamericana la primera edición de “Cien años de soledad”.

    En una ocasión, sin embargo, el escritor caribeño comentó que cuando se le ocurrió incluir en la novela la escena del cañón, necesitaba ilustrarla con una metáfora lo suficientemente poderosa. En una enciclopedia que tenía en su biblioteca buscó cuál era el lugar en el planeta donde soplaban los vientos más intensos y así dio con el dato de que en Comodoro Rivadavia la furia de la naturaleza había destruido un circo.
    Entre aquellos memoriosos de la época que “viven para contarlo” hay quienes aseguran que en ese pasaje de “El otoño del patriarca”, García Márquez hace referencia a un temporal que se registró por estos lares en la década del 60. Algunos lo ubican en 1962, otros en 1964. Falta esa precisión, pero la anécdota remite a que el viento arrasó con la carpa de un circo instalado en Playa Sud.

    Después la imaginación del novelista enriqueció la escena para poder convertirla en fábula, al describir que leones y hasta jirafas –animal exótico incluso para un circo- murieron ahogados. Lo hizo apelando a un procedimiento totalmente lícito en el universo de la narrativa de ficción, pero absolutamente vedado en los relatos de la vida real como él mismo solía advertirlo a partir de su experiencia simultánea como literato y periodista.

    “Lo malo es que en el periodismo un solo dato en falso desvirtúa sin remedio a los otros datos verídicos. En la ficción, en cambio, un solo dato real bien usado puede volver verídicas a las criaturas más fantásticas. La norma tiene injusticias de ambos lados: en periodismo hay que apegarse a la verdad. En cambio, en la literatura se puede inventar todo, siempre que el autor sea capaz de hacerlo creer como si fuera cierto”, planteó García Márquez alguna vez. Lo hizo para reflexionar sobre dos géneros hermanados por el lenguaje y en los que brilló como un indiscutido maestro.

    Artículo publicado originalmente el 25 de abril de 2014 en la sección Opinión del diario El Patagónico.
     


    Créditos:

    • Por Victor Latorre. Publicado en el Sitio El Patagónico. (17/04/21).
    Temas de la Semana Anterior

    Reino Animal:

    "Desde la Antártida,
    ballenas jorobadas a Ecuador"

    Las costas de Ecuador se vieron invadidas por la presencia de más de 6.000 ballenas jorobadas que llegaron procedentes de la Antártida, tras recorrer más de 7.000 kilómetros, según lo informó, a través de un comunicado de prensa, el Ministerio de Turismo del país ubicado en la región noroccidental de América del...
    Entrar (www.elchenque.com.ar)

    Biografía:

    "Los descendientes:
    hasta qué punto influye el origen"

    Belgrano llegó de traje y con una escarapela. Al cruzar la entrada, Passo se acomodó su poncho salteño, que amenazaba con dejar descubierto un hombro. "Yo no uso poncho, lo visto", aclaró, inflando el pecho. Mientras escribía un mensaje en su iPhone, Thames saludaba a los demás con una sonrisa amplia. Lo siguieron....
    Entrar (www.elchenque.com.ar)

    Reino Animal:

    "Tierra del Fuego prohibirá
    por ley la cría de salmones"

    La Legislatura de Tierra del Fuego sancionó este miércoles una ley que prohíbe la cría de salmones en la provincia, una decisión que según sus impulsores resulta histórica porque se trata del primer país del mundo en legislar contra esta actividad nociva para el medio ambiente. El proyecto presentado por el diputado...
    Entrar (www.o-12.com.ar)

    Economía:

    "¿Cómo elegir una cerveza
    artesanal sin probarla?"

    De hecho, una encuesta de la Academia de Cerveza de la UTN.BA demostró que el 96,60% de quienes eligen la cerveza artesanal quieren conocer más sobre las variedades que pueden llenar sus vasos por la satisfacción de probar una combinación de agua, malta, levadura y lúpulo que no tenga agregados industriales sino...
    Entrar (www.caletao.com.ar)